Subcampeón, participó en la Concachampions

Metrópoli 08/01/2016 02:41 Actualizada 11:05

La llegada a la final de un torneo, la llegada de un nuevo técnico, la despedida de un crack, el debut en una competencia internacional, fueron algunas de las cosas que ocurrieron a los Gallos Blancos del Querétaro durante 2015.A inicios del año, cuando comenzó el torneo Clausura 2015, el panorama era desalentador e incierto. El goleador del equipo, Camilo Sanvezzo sufrió la rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla durante un partido amistoso contra Irapuato, que se celebró en el estadio Corregidora, como parte de la pretemporada del equipo.

La llegada del delantero Emanuel “Tito” Villa, procedente del Tigres, parecía la solución, aunque las características del jugador eran diferentes a las del carioca. Asimismo, llegaron otros jugadores al plantel, como el arquero brasileño Tiago Volpi, el delantero chileno, Patricio “Pato” Rubio. El andino prometió 14 goles en la temporada, promesa que no pudo cumplir, pues sólo logró concretar una anotación, lo que a la postre le valió la salida del equipo para la siguiente temporada.

Con este panorama, el cuadro dirigido por Ignacio Ambriz arrancó el Clausura 2015 el domingo 11 de enero contra Pumas, en el estadio Olímpico Universitario, donde rescató un punto al empatar a un gol contra el cuadro universitario.

Una semana después, Gallos Blancos tuvo su primer partido en casa, ante el equipo de los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, que peleaba la permanencia en el máximo circuito, pero que del Corregidora se llevó una derrota de un gol a cero, siendo la primera victoria del plantel queretano en el torneo.

Luego se dieron dos derrotas consecutivas, contra Pachuca (2-1) y Santos Laguna (0-1). Para la fecha cinco del certamen el Querétaro empató de visitante a un gol con los Tiburones Rojos del Veracruz, lo que dio un respiro a Ambriz, quien ya para esa fecha y a menos de un mes de iniciado el torneo era blanco de críticas por el desempeño del equipo.

Para la fecha seis el cuadro emplumado cayó en casa ante Cruz Azul por dos goles a uno, y la salida de Ambriz del banquillo del equipo parecía más que “cantada”, pero la directiva decidió “darle un voto de confianza” y esperar el partido contra Monterrey, encuentro que Gallos Blancos perdió 2-1.

Ese mismo sábado 21 de febrero, se dijo, Ambriz ya no hizo el viaje de regreso con el equipo a Querétaro. La suerte estaba echada y los hombres de pantalón largo anunciaron el lunes 23 de febrero el cese del técnico, que en casi dos años al frente del equipo sólo logró calificarlo en una ocasión a la liguilla.

Dos días después fue anunciado su relevo: Víctor Manuel Vucetich. El llamado “Rey Midas” tomó al equipo con sólo cinco de 21 puntos posibles. Con apenas un par de días al frente del plantel, viajó a Puebla para enfrentar al equipo de la franja, debutando con una derrota por cuatro goles a uno.

Sin embargo, el equipo mostró una mejoría en la actitud y el desempeño dentro de la cancha, y regresó a casa para vencer a las Chivas del Guadalajara por la mínima diferencia, aunque en la siguiente fecha, en su visita a Toluca, hiló otra derrota por un gol a cero.

Pero los resultados comenzaron a llegar al cuadro albo, que logró una racha de cuatro victorias consecutivas, siendo la más recordada la que obtuvieron contra las Águilas del América en el estadio Azteca, por un contundente cuatro goles a cero.

A la par del Clausura 2015, Gallos Blancos participaba en la Copa MX, donde logró meterse hasta cuartos de final, donde cayó frente a las Chivas.

La calificación en el Clausura 2015 estaba a la vista, había que ganar los partidos restantes para meterse a la fiesta grande del futbol, pero una derrota ante Tigres parecía nublar el panorama y los obligaba a sumar en los dos últimos partidos de la fase regular, contra Morelia y contra Chiapas, objetivo que se logró.

En la liguilla, los pupilos de Vucetich, dieron cuenta del Veracruz y Pachuca, para meterse a la final del futbol mexicano de Primera División por primera vez en su historia.

Ello provocó una fenómeno pocas veces visto en la ciudad de Querétaro y el estado, que además en plena efervescencia política, pues se llevaban a cabo elecciones para renovar la gubernatura, los 18 municipios y del Congreso local, pues los aficionados, para conseguir boletos para los partidos en el Corregidora, acamparon días antes de que se comenzaran a vender los boletos para los encuentros.

Las tiendas de campaña, tapancos y lonas improvisadas como techos para protegerse de las inclemencias del tiempo, rodearon el estadio por poco más de dos semanas, pues los seguidores del cuadro queretano querían ser testigos de la historia que estaba escribiendo el cuadro local.

Esta situación también fue aprovechada por los partidos políticos que estaban en la contienda electoral en la entidad, pues además de que afuera del estadio, cada vez el equipo jugaba como local, había “ejércitos” de jóvenes repartiendo propaganda de los candidatos, incluso los mismos abanderados repartían volantes y sonrisas a los aficionados. Incluso, algunos seguidores de un candidato se atrevieron a hacer un mosaico con su apellido en las gradas del estadio en dos partidos de la fase regular.

 

El 28 de mayo, Gallos Blancos enfrentó en Torreón a Santos Laguna, en el partido de ida de la final del futbol mexicano, de donde se trajo un marcador de cinco goles a cero, que sentenció la final a favor del cuadro de la Comarca Lagunera.

El domingo 31 de mayo se jugó la vuelta en el Corregidora, ante un estadio lleno y que no dejó de apoyar a su equipo hasta el final. Gallos Blancos venció 3-0 a Santos Laguna, pero no le alcanzó, se quedó a dos goles de empatar el marcador y forzar los tiempos extras. A pesar del resultado, la afición se le entregó al equipo, reconociendo el esfuerzo hecho dentro de la cancha.

Este sería el último partido de Ronaldo de Assis Moreira “Ronaldinho” con el cuadro albo, pues a pesar de que le quedaba un año de contrato el carioca no volvió a vestir los colores queretanos.

Durante su estadía en Querétaro, “Dinho” dio de qué hablar, pues se decía que llegaba tarde a los entrenamientos, que solía asistir a fiestas con su amigo y compatriota Danilo Verón “Danilinho”, e incluso ambos fueron “castigados” por el cuerpo técnico no convocándolos para el partido contra Toluca de la fecha 10.

Con el subcampeonato, el Querétaro se ganó el boleto para participar en la Concachampions, torneo en el cual aún sigue participando y en el que verá acción en los primeros meses de 2016.

Para el Apertura 2015, la expectativas de la afición eran muchas, pues el equipo demostró que se podía aspirar a trascender con el equipo que se tenía. Así, dejaron al equipo “Dinho” y Patricio Rubio, quien pasó sin pena ni gloria por el futbol mexicano para regresar a su natal Chile.

En su lugar llegaron el uruguayo Édgar “Pájaro” Benítez, el colombiano Yerson Candelo y el argentino Juan Forlín, medio y delantero, respectivamente, en quienes se pusieron esperanzas para reforzar al plantel de cara a los dos torneos que jugarían los queretanos. Además se esperaba el regreso de Sanvezzo, quien se dijo estaba recuperado de su lesión en la rodilla.

El goleador del equipo regresó a la liga local, el 25 de julio, jugando unos minutos y anotando un gol contra el Atlas en la fecha uno, luego de entrar de cambio, lo que auguraba que el rompe redes estaba de vuelta.

En los siguientes partidos del Querétaro el delantero tuvo actividad entrando de cambio y jugando unos minutos, para que, de acuerdo el técnico, fuera obteniendo nuevamente ritmo de juego.

Sin embargo, en el debut de los emplumados en la Concachampions, ante el San Francisco, de Panamá, el carioca volvió a lesionarse la misma rodilla, lo que lo relegó nuevamente de la canchas para el Apertura 2015.

El equipo comenzó a sufrir por resultados y lesiones, pues casi toda la temporada jugadores titulares del equipo sufrieron lesiones: Villa, Orbelín Pineda, Jonathan Bornstein, William da Silva, Antonio Naelson “Sinha”, Juan Forlín, Yasser Corona, entre otros, no vieron actividad debido a dolencias físicas.

A la par, en la Concachampions, el equipo sufrió de más, pues aunque calificó a la siguiente fase, lo hizo gracias a otros resultados que se dieron con sus rivales de grupo.

El equipo tuvo actuaciones inconstantes, pues aunque tuvo victorias importantes sobre equipos “grandes” como Cruz Azul, América, León y Monterrey, también tuvo goleadas en contra de escándalo, como la sufrida ante Tigres por cinco goles a uno, el 4-2 ante Toluca.

Gallos Blancos apenas logró sumar 15 unidades en el Apertura 2015, quedando en el doceavo lugar de la tabla general y, por ende, fuera de la liguilla, pues faltando cuatro fechas para terminar la fase regular aún aspiraba a colarse a la fiesta grande del futbol mexicano, para lo cual necesitaba ganar todos sus partidos, lo que no ocurrió, pues perdió contra Pumas en la jornada 16, lo que selló el destino del cuadro dirigido por Vucetich.

El equipo sólo pudo celebrar el título de goleo obtenido por “Tito” Villa, quien junto con Mario Boselli, del León, compartieron el honor de ser los máximos anotadores con 14 dianas cada uno.

Dos jugadores importantes del Querétaro ya no estarán en el equipo para próxima campaña: Orbelín Pineda, quien fue comprado por las Chivas, y William da Silva, quien defendará los colores del América.

Por otro lado, procedente del Guadalajara, Carlos Fierro fue el único jugador que se integró al cuadro queretano, lo que extrañó a propios y extraños, ya que se esperaba que la directiva contratará a refuerzos de renombre, ante la salida de Pineda y de William.

La razón la dio en una conferencia de prensa a mediados de diciembre el estratega del equipo: el grupo dueño del club tiene otros negocios como prioridades, por lo que para Gallos Blancos debió ser austero.

Así, el cuadro queretano deberá enfrentar en 2016 dos torneos, con plantel limitado, según lo dijo el técnico, y con la esperanza de una afición que se ha mostrado incondicional con el equipo.