“La lactancia materna es un acto natural y de amor”

06/08/2016
01:38
-A +A

S entadas en el piso o de pie, mujeres convocadas a través de las redes sociales por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) se dieron cita después del mediodía para amamantar a sus bebés, con el propósito de crear conciencia en la sociedad sobre la importancia de la lactancia materna.

Debajo de la lona que se instaló en la explanada de Rectoría, por unos minutos se convirtió en un lactario al aire libre, donde las mujeres se sintieron alegres de alimentar a sus hijos sin ser juzgadas por la gente, como en ocasiones les suele pasar.

Lilian Guadalupe Juárez Juárez participó en la dinámica con motivo de la Semana Internacional de la Lactancia Materna; dijo que el deseo de normalizar la lactancia en la vía pública motivó su participación en la “tetada”, pues aún existen muchos prejuicios y señalamientos en contra de esta actividad.

Narró que a ella, en lo personal, le ha sucedido que es vista de manera ofensiva y obscena en la calle, cuando amamanta a su hija: “Hay hombres que nos ven diferente, con morbo, por estar amamantando. Es un acto natural, un acto humano, un acto de amor”.

Sin embargo, Lilian sostuvo que las situaciones incómodas no sólo se dan por parte de los hombres, ya que las mujeres también le han expresado comentarios negativos.

“Si los hombres lo hacen con morbo, las mujeres lo hacen enjuiciando. Ven a una mujer amamantando y piensan que lo hacen como para provocar a los hombres y yo creo que esa es la peor parte, que las propias mujeres juzguen a otras mujeres por amamantar”, dijo.

Agregó que ella se enteró de la actividad en las redes sociales de la universidad, donde invitaban a la segunda Feria Estatal de la Lactancia Materna, evento que tuvo una respuesta amplia de la sociedad.

Un caso más fue el de Adriana Vega de la Cruz, quien acudió también para amamantar a su pequeña hija en el encuentro, invitada por un amigo que trabaja en la UAQ.

“Mi principal motivación [para participar] es apoyar eventos como este, que se difundan y se dé apertura. Que reconozcamos la lactancia materna a través de estos proyectos de difusión”, comentó la mujer.

Aunque nunca la han juzgado en la calle por amamantar a su hijo de ocho meses, indicó que conoce de casos y ve en las redes sociales que hay personas que agreden a las mamás.

Adriana consideró que aquellas personas que fustigan a las mujeres por amamantar a sus hijos en la calle “son de mente cerrada y que, finalmente, es algo natural, es el principio de la vida y es lo que da más nutrientes a los bebés”.

Subrayó que las fórmulas lácteas nunca se compararán a la leche materna y sus bondades, ya que no cuenta con los mismos nutrientes.

Agregó que amamantar a un niño es un proceso natural y cuando no se lleva a cabo sufre la mamá y el niño.

“El bebé se enferma más durante su crecimiento. Mi hija no es muy gordita y es criada con leche materna. Las fórmulas lo que hacen es subir de peso a los bebés. Sufren las mamás porque el dolor del pecho por almacenar la leche es muy fuerte”, mencionó la mujer.

En la explanada de la UAQ, fueron colocados los stands de diversas organizaciones y dependencias, como la Liga de Leche y la Secretaría de Salud, las cuales brindaron asesoría a las mujeres embarazadas y las mamás primerizas.

Fernanda Chávez, profesora de la licenciatura en Nutrición en la Facultad de Ciencias Naturales de la UAQ, apuntó que el evento superó las 200 personas que acudieron el año pasado, entre estudiantes, profesionales de la salud, mujeres embarazadas y madres lactando.

Comentó que el objetivo es la promoción de la lactancia materna, ya que las cifras que arroja la Encuesta Nacional de Salud es el 14% de las madres que lactan, en promedio de seis meses a sus bebés.

“Es importante porque la lactancia materna no sólo tiene beneficios médicos, sino más allá de ellos. Es una cuestión cultural y social, pues si el entorno de la madre no está bien apoyado, en muchas ocasiones desiste la falta de información que tienen las propias madres, esa lactancia casi es fallida”, sostuvo.

Agregó que la Organización Mundial de Salud (OMS) establece que una lactancia materna exclusiva es durante los seis primeros meses de vida del bebé; posterior a este lapso, puede ser hasta los dos años si así lo deciden la madre y el bebé.

La leche materna, puntualizó, se va adaptando a las necesidades del bebé, por lo tanto, a los dos años le sigue siendo benéfico para el menor, ya que tiene los nutrientes necesarios para el menor.