Inmovilizan huevo en dos negocios

Metrópoli 06/03/2013 03:04 Actualizada 09:59

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), delegación Querétaro, suspendió la venta de huevo en dos establecimientos de Farmacia Guadalajara, ubicados en las colonias Carretas y Arboledas de la capital queretana, debido a que incrementaron el precio del producto.

La Profeco constató que el cartón con 12 unidades era vendido en 30 pesos, mientras que el precio por kilo debía ser de 21 a 22 pesos.

Las diligencias de inspección fueron dirigidas por tres empleados de la Profeco, quienes acudieron a los lugares referidos y al constatar el aumento comercial, procedieron a inmovilizar el producto, medida con la que las farmacias pueden operar con normalidad, pero no deben vender huevo, debido a que al producto se le colocaron sellos para evitar que se comercialice a precios altos.

El jefe del departamento de Verificación y Vigilancia de la dependencia federal, José Ignacio Quijano Quijano, informó que el procedimiento suspensivo inició con la verificación del costo al que son comerciados los paquetes de huevo.

“Si acreditan por qué lo venden a 30 pesos, tendríamos que dejarlos como están, pero difícilmente pueden acreditarlo; en cambio si se procede a la suspensión, posteriormente tendrán que acudir con nosotros para solicitar se levante la medida precautoria y corregir, es decir, bajar el precio hasta dentro de los límites del mercado”, detalló.

Agregó que la sanción se determinará durante el proceso de aplazamiento al cual será sometido el negocio infractor.

El delegado de la Profeco, Alfredo Lugo Oñate, informó que “estos son los primeros negocios donde actuamos con este tipo de sanciones; no lo habíamos hechos porque no lo teníamos detectado y porque no teníamos la facultad”. Añadió que el 4 de febrero las oficinas centrales de la Profeco concedieron a la delegación la facultad para suspender e inclusive clausurar cualquier establecimiento que incumpla.

En ambos establecimientos se corroboró el aumento en el precio del huevo; aunque en la primera diligencia, en la colonia Carretas, además se detectó que la báscula presentaba alteraciones de 25 gramos, mientras que lo reconocido es de únicamente 5 gramos.

En la sucursal de la colonia Arboledas, se estima que la multa sea mayor que en el primer establecimiento, debido a que los trabajadores del lugar —al percatarse de la presencia de los inspectores— alteraron las etiquetas que marcaban el precio en que vendían el producto; pero para entonces los inspectores ya habían fotografiado las etiquetas anteriores.

Las primeras etiquetas indicaban que la caja con 12 huevos costaba 30 pesos y fue cambiado a 23.50 pesos; la caja con 15 unidades costaba 37.50 pesos y se le puso una etiqueta por 29 pesos; finalmente el cajón con 18 huevos era vendido a 45 pesos y lo etiquetaron por 34.95 pesos.

Esta situación más que beneficiarlos podría ser un factor que incremente la multa a la que serán acreedores, pues esta acción fue denominada por los inspectores como un intento de engaño a los consumidores y a los mismos visitadores. La Profeco han efectuado 75 verificaciones, en las que exhortó a 5 comercios a exhibir el precio del producto.