Emiten medidas para evitar picadura de alacrán

Metrópoli 05/08/2014 00:01 Actualizada 03:30

La Secretaría de Salud de Querétaro, con la finalidad de evitar que la población queretana se vea afectada por la picadura de alacrán, fortalece acciones de prevención y difusión, exhortando a la ciudadanía a dar seguimiento a las recomendaciones emitidas por la dependencia.

Existe una amplia variedad de animales e insectos, especialmente arácnidos que son venenosos e inoculan a las personas a las que pican. Algunos de ellos, como el alacrán, dependiendo de su especie, tienen efectos peligrosos e incluso letales, ya que la persona afectada, en caso de no ser atendida con oportunidad, puede sufrir graves consecuencias que le pueden llevar a la muerte.

Los alacranes son animales nocturnos, resisten a condiciones físicas adversas, suelen encontrarse en lugares húmedos y tranquilos como la corteza de los árboles, grietas, paredes, piedras, escombros, ladrillos, maderas, entre otros sitios.

El veneno de estos animales es una mezcla de toxinas de las que sólo algunas ocasionan envenenamiento, situación que puede ser leve o mortal en los humanos.

La persona agredida por un alacrán presenta cuadro clínico que depende, en gran medida, de la especie, del tamaño y de la etapa de desarrollo del arácnido, así como de la cantidad y calidad del veneno introducido, y de la edad, peso, salud física y sensibilidad del agredido.

Los pacientes pueden presentar dolor, enrojecimiento, inflamación o adormecimiento en el lugar de la picadura. También hay datos graves que son lagrimeo, sensación de cuerpo extraño en la faringe, dificultad para tragar, salivación abundante, dificultad respiratoria, náuseas, vómito, diarrea, dolor abdominal, convulsiones, además de la pérdida de la conciencia.

El antídoto específico para la intoxicación por picadura de alacrán es el antiveneno — suero o faboterápico — antialacrán, el cual interfiere y neutraliza las toxinas circulantes y las acumuladas en los órganos y tejidos, evitando de esta manera complicaciones más graves.

Durante 2013, las instituciones de salud del sector público en la entidad registraron cinco mil 559 casos por picadura de alacrán, y en lo que va de este año son tres mil 539 los casos registrados, de los cuales, los grupos de edad más afectados han sido los de entre 25 y 44 años, con mil 348 casos; y 780 casos de personas de entre 15 y 24 años.

Para prevenir las picaduras por alacrán, la Secretaría de Salud recomienda mantener la casa ventilada y fresca; evitar el almacenamiento de escombros como ladrillos, piedra o madera; tapar grietas y agujeros; alejar las camas de las paredes; y no dejar prendas en el piso.