Buscan que estudiantes aprecien especies de arácnidos y reptiles

Metrópoli 05/08/2014 00:01 Actualizada 10:27

El Cuerpo Académico de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro difundirá las características y funciones de los arácnidos y los reptiles, animales que usualmente causan repulsión, para informar a la población estudiantil de primaria, secundaria y bachillerato, adelantó Robert Wallace Jones, docente de dicha unidad académica.

La iniciativa, financiada por el Fondo de Vinculación (Fovin) 2013 de esta Casa de Estudios, pretende dar un panorama general de la zoología a alumnos no especializados en el tema y ampliar el conocimiento sobre estas especies. Se trata de un proyecto con vertebrados, mamíferos, reptiles del herpetario y arácnidos.

Las cuestiones que abordarán en este programa son definiciones de insectos, población, características y su función en los diferentes ecosistemas, para enseñarles a los menores de edad a valorarlos y apreciar su belleza.

El académico Wallace Jones, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, explicó que se dedica al estudio de los insectos, en específico de los curculiónidos o picudos, de los que dijo, son un grupo difícil de identificar pues hay 60 mil especies descritas en todo México, y una parte importante de éstas están en Querétaro, mayormente en la Sierra Gorda.

Indicó que es un gran coleccionista de insectos y que hasta el momento cuenta con 30 mil especímenes, resaltó que tiene una de las recopilaciones de curculiónidos mejor identificadas en el país. “Empecé con plagas de ecuménicos en Querétaro y el Bajío, de plagas agrícolas, de cuestiones ecológicas. Las plagas son un 5% de lo que son los insectos”, señaló.

Comentó que en México se apuesta más a la investigación aplicada, ecológica y urbana, en la que se busca la identificación de insectos y arácnidos en cualquier tipo de cultivo o espacio físico. “Se están haciendo programas de control del gusano descortezador; tenemos con el doctor Santiago Vergara una publicación sobre el problema del descortezador en la Sierra Gorda, que devastó cinco mil hectáreas de bosque de pino”, explicó el licenciado en Entomología por la Universidad de Massachusetts Amherst.