Estudian producto de expendios de pescado

Metrópoli 05/03/2013 01:56 Actualizada 08:35

Después de dos semanas de iniciado el operativo Cuaresma, la Dirección de Fomento y Regulación Sanitaria de la Secretaría Salud del estado ha visitado 200 establecimientos de expendedores de pescados y mariscos, tomando 100 muestras de los alimentos sin detectar, al momento, contaminación por bacterias causantes de gastroenteritis.

De acuerdo con el director del área, Alejandro Tenorio Barrientos, esta semana es la tercera del operativo de cuaresma, periodo en el que además de verificar los establecimientos donde se vende pescado y marisco, se hacen recomendaciones en los expendios para que aseguren un buen manejo de los alimentos y así evitar el riesgo para la población.

“Hemos trabajado con los expendedores, sobre todo para que conserven la cadena fría de los alimentos y no se echen a perder. Ya que al aumentar la temperatura. La parte más importante es la conservación de la cadena fría”, dijo Tenorio.

Dentro de las recomendaciones hechas a los vendedores, está la de mantener sus refrigeradores a una temperatura adecuada.

En caso de que los alimentos vengan congelados, se deben mantener así, ya que una vez que se descongelen no pueden volverse a helar.

“En los pescados y mariscos estamos haciendo muestreos, buscando dos bacterias: el vibrio cholerae y el vibrio parahaemolyticus, causantes de la gastroenteritis, para evitar que haya cualquier propagación dentro del estado. Sin embargo, los resultados han sido negativos de acuerdo con las muestras que se han hecho en el laboratorio estatal”, explicó.

Donde hay una mayor concentración de este tipo de establecimientos, es la zona conurbada. Querétaro en primer lugar, San Juan del Río, así como algunos municipios de la Sierra, explicó Tenorio Barrientos.

También, las bacterias se pueden encontrar en algunas presas donde se permite la pesca, vigilando de manera especial, que haya una buena práctica en el expendio del producto, sobre todo los viernes que es el día que no se consume carne y aumenta el consumo de pescado.

“Si la gente consume estos alimentos de una manera no adecuada, pueden llegar a intoxicarse (y sufrir) infecciones diarreicas. Además de recordar que todos somos responsables en este sentido, el lavado de manos, no consumir alimentos crudos o que se descongelen o congelen. Nuestra función es evitar una enfermedad”, recalcó.

Tenorio Barrientos, comentó que de manera simultánea y a la par de la verificación de establecimientos de pescados y mariscos, se está verificando los baños públicos, a fin de evitar que los turistas puedan enfermarse por una situación antihigiénica.

El funcionario estatal informó que en caso de que se detecte un lugar antihigiénico que se dedique a la venta de pescado, las sanciones son las la suspensión del servicio, se remite al área jurídica y se verifica cuáles son las leyes de salubridad que se están infringiendo, aplicando con ello amonestaciones que van desde una apercibimiento o una amonestación económica.

En el caso de la venta de pescados y mariscos en descomposición, se suspende el servicio, se aseguran y se destruye el producto.