El primer sitio católico del estado

03/08/2013
12:21
-A +A

La Iglesia Chiquita, fue el primer templo católico que se instaló en el estado de Querétaro, esto en 1529, cuando el indio Conín (fundador de Querétaro) decidió adoptar la religión católica como propia.

El templo se ubica en el municipio de El Marqués, pronunció el historiador y cronista originario de dicha demarcación, Mariano Quiroga Martínez.

“La arquitectura de este templo cristiano cuenta con tres arcos de elevación circunferencial, de los cuales cada uno simboliza la búsqueda de la humanidad europea con Nuestro Dios Padre; asimismo, están ornamentados con hendiduras que representan las plumas de Quetzalcoátl”, expuso.

Conín fue un indio otomí que huyó con un grupo de indígenas a lo que hoy se conoce como La Cañada, en el municipio de el Marqués, al inicio de la conquista española en la Gran Tenochtitlán, para posteriormente formar pacíficamente el estado de Querétaro.

El 25 de diciembre de 1529, llega e este territorio el encomendero español Don Hernando Pérez de Bocanegra para evangelizarla. Su estrategia fue proponerle a Conín (nombre que significa ruido) una colonización de forma pacífica y civilizada.

“Es por ello que Don Hernando le comisiona a su secretario Don Juan Sánchez de Alanís, la tarea de edificar el primer templo (La Iglesia chiquita), para proceder con la evangelización de los indígenas en el lugar, como primer acto la celebración del bautismo de Conín”, narró Quiroga Martínez.

El nombre católico que recibió el indio fue Hernando de Tapia, en honor a Don Hernando Pérez de Bocanegra, cofundador de este pueblo y a Don Andrés de Tapia, un heroico capitán de batallas que tenían como objetivo lograr la colonización en La Nueva España.

En el recinto se encuentra una gran pila de cantera rosa, en la que se presume, Conín recibió uno de los sacramentos, el del bautismo.

De la misma forma, el territorio conformado pacíficamente se denominó como Querendaro, para después derivar en Querétaro, esto por la pronunciación de los lugareños.

“Dos años más tarde, Hernando de Tapia organizó un ejército con el que venció a las tribus indígenas y rebeldes que se negaban a la evangelización, librando la célebre batalla en el Cerro del Sangremal, del ahora Barrio de La Cruz, ubicado en la capital de nuestro estado”, refirió el cronista marquesino.

No obstante, cuenta la leyenda que la evangelización de los indios queretanos se llevó gracias a la aparición del Apóstol Santiago de Compostela, acompañado de una cruz, durante un eclipse, el 25 de julio de 1531. En la actualidad, este templo rinde culto a Nuestra Santísima Virgen de Guadalupe, la cual se festeja el 12 de diciembre de cada año.