Vigilarán a las purificadoras de agua

Metrópoli 03/01/2016 01:15 Actualizada 01:34

El director de Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud en el estado, Raúl Rogelio Chavarría Salas, dijo que en este 2016 reforzarán la vigilancia hacia las purificadoras de agua, con el objetivo de cubrir 80% del padrón.

Indicó que la dependencia establece una vigilancia sanitaria en las purificadores, que de acuerdo con el censo 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) son 342 en la entidad.

Sin embargo, comentó que la dependencia tiene registrados 413 establecimientos, entre purificadoras de agua que realizan todo el servicio, incluyendo el lavado de garrafones, hasta aquellos inmuebles automáticos en donde únicamente se ofrece el agua purificada.

“Pretendemos en este 2016 alcanzar una cobertura de este universo de establecimientos de 80% de vigilancia, actualmente estamos en el 40%, todas son vigiladas, pero no podemos hacerlo al 100% y estamos escogiendo los municipios”, aseguró el funcionario estatal.

Mencionó que en 2015 se hicieron 90 verificaciones a las purificadoras de agua, a partir de las cuales se suspendieron 13 establecimientos. Al englobar los resultados del 2014 y 2015, dan un total de 24 negocios suspendidos.

“Anomalías graves, se encuentra relacionado al área de llenado, por contaminación cruzada, ya que debe mantenerse aislado de las demás áreas, por lo general encontramos que no tiene cuidado de su área de llenado, y está en contacto con la calle, paso de camiones, vehículos y mantienen abiertas las puertas y eso es una anomalía grave para nosotros”, aseguró.

Agregó que dentro de las anomalías graves, 16 establecimientos incurrieron a faltas importantes y con ello se hicieron acreedoras a sanción administrativa.

Además, comentó que se tomaron 92 muestras y que en 15 se detectaron “coliformes totales” y mal lavado de los garrafones, por lo cual los negocios fueron sancionados.

Las sanciones van desde suspensión de actividades y una multa administrativa que van de 2 mil a 3 mil pesos, explicó.

Estos establecimientos se generaron en Amealco, Colón, Corregidora y Querétaro, todas ellas, por agua con mala calidad microbiológica o mala higiene.

“Nosotros hemos hecho actividades de fomento, en donde les decimos que debe de traer perfectamente limpio el interior y aunque han aumentado las envasadoras automáticas que brindan agua las 24 horas, les pedimos que deben de estar alejadas de la calle, deben tener puertas herméticas en donde se mete el garrafón, sin embargo, en algunas no cierran”, indicó.

Las recomendación a la población para cuando acuden a una purificadora de agua, de acuerdo con la dependencia estatal, es verificar que el establecimiento sea higiénico, que no tenga una conexión directa con la calle y que estén las puertas cerradas, ya que son indicios de que están cumpliendo con las normas de calidad.

“Nosotros nos encargamos de vigilar todo el proceso, las tuberías que deben estar limpias y desinfectadas, para los usuarios también deben verificar que este higiénico y deben de llevar lavado su garrafón”, concluyó Chavarría Salas.