Se oponen sexoservidoras

Metrópoli 02/11/2012 16:09 Actualizada 18:36

“Las y los trabajadores sexuales de la capital queretana son quienes se han opuesto a que exista una nueva zona de tolerancia”, afirmó el secretario de Gobierno en la capital queretana, Mauricio Ortiz Proal.

El funcionario señaló que se analizará la viabilidad de reubicar a las trabajadoras sexuales en otra zona, como en su momento lo sugerido la líder de las sexoservidoras, Mónica Mendoza, quien en meses pasados propuso una zona en avenida 5 de febrero para tal fin.

Ortiz Proal manifestó que el trabajo sexual es reconocido por la Ley General de Salud del estado de Querétaro y debe ser aceptado. Agregó que se tienen que conocer a fondo las condiciones en las que da este fenómeno, para que se pueda llevar a cabo el traslado: “sobre todo respetando principios de sanidad y salubridad, en el desarrollo de su actividad”.

Sin embargo, Mónica Mendoza, lideresa de las sexoservidoras, sugirió una reubicación en una zona de la Avenida de 5 de febrero, entre la empresa de Mabe y Pilgrims Pride.
Actualmente, se ubican en la capital, en las calles Río Ayutla, y Cuauhtémoc.

Apuntó que dicha propuesta ya fue presentada al gobierno municipal y dijo que se están buscando algunas otras alternativas que sirvan para llevar a cabo en óptimas condiciones el trabajo sexual en la capital queretana.

Ante las propuestas, la secretaría de gobierno, primero busca analizar las opciones que se tienen y los requerimientos: “son las sexoservidoras y sexoservidores quienes no se quieren mover a otra zona de la ciudad debido a que su trabajo “lo consideran un gueto”, dijo Ortíz Proal.

Por lo anterior, el diputado Diego Foyo López, representante del Distrito I Zona Centro Histórico, dijo que es urgente que las autoridades municipales contemplen la reubicación de las sexoservidoras, ya que hoy se encuentran trabajando en el principal cuadro de la ciudad.

“A raíz de una serie de quejas y solicitudes por parte de vecinos de la zona, sí es realmente necesario el mover a las mujeres”, declaró.

Ortiz Proal expresó que mantendrían comunicación con el diputado local para que se “cierren filas” y en conjunto con los integrantes de la LVII Legislatura se tomen decisiones que vayan por la misma línea.

“Vamos a hablar con el diputado, venimos hablando con Mónica y con otros representantes de diversas organizaciones, para plantear una posición que nos permita darle un resolutivo a mediano y largo plazo al tema.”

Además de este debate, el municipio de Querétaro también elabora una contabilización de los y las sexoservidoras:

“Estamos construyéndolo con ello, con los actores involucrados en la materia y esperamos en fecha próxima poder dar más información al respecto”, expresó.

Mónica Mendoza indicó que se busca mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras sexuales al acercarse a las autoridades municipales que son quienes toman decisiones y proponerles “que el trabajo sexual sea reconocido como trabajo y de igual manera dignificado”.