“Pertenecer, debe ser por amor”

Metrópoli 02/06/2014 00:21 Actualizada 08:51

Siempre están ahí, listos para cualquier emergencia, siempre dispuestos y con las maletas preparadas. No se sabe cuándo serán requeridos ni por cuánto tiempo, su labor estar es estar.

Durante el recorrido que EL UNIVERSAL Querétaro tuvo por la base aérea Santa Lucía, en el municipio de Zumpango, Estado de México, se conoció uno a uno a los diferentes escuadrones.

De principio, el recibimiento firme, serio de parte del guía, orgulloso elemento de la Fuerza Aérea Mexicana. Tres horas aproximadamente es lo que dura el recorrido completo, tiempo suficiente para ablandar la conversación con el guía, quien para trasladar a los visitantes utiliza su automóvil. Una vez puesto para arrancar llama la atención el asiento trasero. Una maleta de viaje, ¿va usted de vacaciones?, se le pregunta, la respuesta es la menos imaginada.

“Qué más quisiera”, afirma con una sonrisa mordaz, “en cualquier momento puede presentarse algo y somos llamados y debemos de acudir de inmediato a la base”.

—¿Están acostumbrados a estos llamados, qué pasa por sus mentes cuando son requeridos?

“Te acostumbras. Es nuestra labor, nuestro compromiso con el país y lo hacemos con gusto y con orgullo. Aunque también siempre queda algo que te rompe y que es la familia a la que no sabes por cuantos días dejarás de ver y comunicarte con ellos. En mi caso, yo soy casado y vivo aquí en la base aérea Santa Lucía, rento una casa y vivo con mi esposa y mi hijo. Una vez planeamos nuestra comida de aniversario, estaba cocinando con mi esposa, nos gusta cocinar juntos, y me llega un llamado. Solo alcancé a decirle felicidades, tomé las llaves del auto y me dirigí a la base…ya ni las maletas tenía que hacer”, recuerda el militar.

“Si quieres ser de la Fuerza Aérea, debe ser por amor. Hay cosas que tienes que sacrificar y esa persona debe entender. No te miento, duele salir así de repente”, dijo.

“No cualquiera aguanta pertenecer. La recompensa viene cuando regresas a casa sabiendo que cumpliste con tu país, acudir en donde hay siniestros y estar con la gente muy de cerca. Ahí no te puedes doblar, las personas tienen la imagen de que somos serios, que sólo nos dedicamos a indicar qué hacer”.

Temas Relacionados
pertenecer debe ser amor