Encuentra una segunda oportunidad

Metrópoli 02/01/2016 01:36 Actualizada 09:24

Después de perder la vista del ojo izquierdo, tras dos cirugías que le realizaron en 2010, don Ismael Ortiz Martínez agradece la oportunidad que tuvo de continuar en el mundo laboral, pues las puertas comenzaron a cerrarse ante su discapacidad adquirida.

Actualmente es panadero en la cooperativa Pan Q Ayuda, donde es el encargado de preparar las masas para los panques y galletas que oferta esta institución en diversos mercados.

Durante una charla para EL UNIVERSAL, don Isma, como es llamado por sus compañeros de trabajo, explicó que además de las cirugías, la diabetes ha ido deteriorando su vista, por lo que tuvo que dejar de laborar en lo que sabía y que se había dedicado toda su vida a la joyería.

Dijo que en ese tipo de labores la vista es muy importante, pues los detalles que requieren los productos deben ser observados con detalle, para obtener la mejor calidad posible, así que una vez que adquirió esta discapacidad se vio en la necesidad de abandonar dicha labor.

Posteriormente al quedar desempleado inició un recorrido por diversas instituciones, empresas y dependencias para ser contratado en alguna actividad, sin embargo, no obtuvo éxito en el camino, por lo que reconoció que tuvo una baja anímica.

Fue cuando en una oficina de búsqueda de empleo, donde le comentaron que no había vacantes para él, pues los empresarios no querían correr riesgos de un accidente, encontró a una persona que le ofreció los datos de la directora de la cooperativa.

Comentó que él buscó la dirección de Pan Q Ayuda y llegó a pedir una oportunidad de trabajo, ahí fue donde conoció a Ana Yolanda López, directora de dicha organización, quien después de una entrevista laboral, lo integró a su equipo de trabajo.

Este mes es cuando cumple dos años de pertenecer a este grupo que está conformado por personas en situación vulnerable, desde tener alguna discapacidad hasta ser adulto mayor o madres solteras.

Don Isma declaró que en el momento que llegó a este lugar no tenía ningún conocimiento sobre panadería, sin embargo, agradeció la oportunidad de integrarse e ir aprendiendo en el camino sobre las actividades que hace.

Aseguró que todo lo que sabe sobre este tipo de productos que hacen en el lugar, fue adquirido con base en el trabajo diario y la capacitación de sus compañeros.

Actualmente, entre las recetas que han aprendido en el lugar y otras que les han compartido ofrecen una amplia gama de galletas y panqués que venden en diversas tiendas de la región, entre ellas Soriana, además de atender coffe break en algunos eventos empresariales.

Con los ingresos que obtiene don Isma en Pan Q Ayuda, se ven beneficiados su esposa y cuatro hijos, pues asegura que es una parte de los ingresos económicos que tienen para salir adelante.

Temas Relacionados
encuentra Segunda oportunidad