Crece demanda de servicios de seguridad privada

01/08/2016
01:07
-A +A

Con el desarrollo y diversificación de la inversión en Querétaro, la demanda de servicios de seguridad privada ha venido a más en el estado.

La entidad se asume como un polo de atracción de capitales, y ello ha empujado el crecimiento en la demanda y oferta de diversos servicios, entre ellos los de seguridad.

La Unión de Empresas de Seguridad Privada de Querétaro refiere que hace 25 años se asentaron en la entidad siete empresas que inicialmente comenzaron a ofrecer estos servicios.

A la fecha da cuenta de 85 firmas con autorización vigente para operar, lo que se traduce en un incremento de mil 114%. Cada empresa tiene un promedio de cinco guardias, cuando mínimo, y 200 como máximo.

“En Querétaro sigue creciendo la demanda de servicios de seguridad privada, y va en función de que vienen muchas empresas a invertir; se instalan y cuando lo hacen requieren de todos los servicios, incluido el de guardias de seguridad”, expone Mario Antonio Aguilar Becerril, presidente de la asociación civil.

Señala que la mayor solicitud de estos servicios se presenta en los ramos industrial y comercial, donde de cada 10 empresas grandes, ocho contratan servicios de seguridad privada, y las dos restantes cuentan con seguridad interna que depende directamente de las compañías.

Impulso a capacitación. Los esfuerzos de la organización, asegura Aguilar, se han orientado en lograr la profesionalización de quienes se emplean en esta actividad, a menudo personas de más de 35 años para quienes no resulta fácil conseguir un empleo.

Los retos que en ese sentido se enfrentan no son pocos. De inicio, la agrupación identifica al menos 20 empresas que ofrecen servicios de seguridad privada sin contar con el visto bueno de la autoridad.

“Desgraciadamente, en Conciliación y Arbitraje somos los que tenemos el más alto índice de demandas laborales; es debido a eso, porque hay empresas que no están normadas y que no cumplen con los requisitos mínimos”, reconoce el empresario.

El también vicepresidente de Seguridad de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) asegura que se busca cambiar la mala imagen que actualmente se tiene de los guardias, al decir que son el poli, el velador, o quien hace de todo tipo de mandados menos el de guardia de seguridad.

“Los capacitamos en prevención y combate contra incendios, en primeros auxilios básicos, en atención directa al público; les enseñamos cómo deben de contestar el teléfono y les damos un curso de relaciones humanas para efecto de cómo deben tratar a las personas visitantes. Ellos hacen rondines dentro de las empresas en las cuales están comisionados, para detectar los riesgos de inseguridad que puedan existir en las mismas.”

Reclutamiento. En el estado, alrededor de 4 mil personas se desempeñan como guardias de seguridad, de acuerdo con la Unión de Empresas de Seguridad Privada.

Antonio Aguilar explicó que el proceso para contratar a este personal parte de anuncios en el periódico, a través de los cuales se capta a candidatos.

Uno de los requisitos es que los interesados tengan un mínimo de dos años de arraigo en el estado de Querétaro, y el otro, que cuenten con estudios mínimos de secundaria.

“Ellos hacen una solicitud y nosotros les hacemos un estudio socioeconómico-laboral para efecto de determinar si son personas dignas de confianza. Una vez que les hacemos los exámenes necesarios, antes de tomar la decisión los mandamos a la Secretaría de Seguridad Ciudadana para que presenten una serie de documentos también, y ahí les dan una capacitación de dos días.

“Les hacen un examen y si cubren ese examen les dan una credencial que los habilita para trabajar como guardias de seguridad privada. Eso nos da un poquito más de certeza y de confianza con las gentes que estamos trabajando”, afirmó.

Cuando los guardias son comisionados a una empresa, quien contrata el servicio recibe un expediente completo a partir del que analiza si la persona cumple con el perfil que ellos requieren. Aguilar indica que “lógicamente no tiene cabida la gente que viene nada más a buscar el modo de ver qué se puede llevar o cómo se puede llevar algo.

“Si vemos las estadísticas de los ilícitos que han cometido los guardias de seguridad privada, es mínimo. Creo que tenemos un promedio de uno que se haya pasado de listo en el año, y ahora no hemos tenido ningún caso en ese sentido”, sostuvo.

Socialmente responsables. La Unión de Empresas de Seguridad Privada de Querétaro hace alarde de representar a empresas socialmente responsables que dan trabajo a personas que en muchas ocasiones no cumplen con los requisitos para ingresar a trabajar en alguna otra parte.

Se trata, explicó Aguilar Becerril, de trabajadores de más de 35 años de edad, de quienes se aprovecha la experiencia que tienen.

Sobre el tema del salario, refiere que está en función de lo que las empresas contratantes estén dispuestas a pagar, aunque mencionó un promedio de 5 a 10 mil pesos mensuales.

“Nosotros tratamos de pagar un buen salario, pero todo va en función de lo que los clientes a nosotros nos pagan; estamos arriba, un 20% o 30% del salario mínimo. Nuestros afiliados, que están en la Unión de Empresas de Seguridad Privada, todos cubren con todas las prestaciones que marca la ley”, aseguró Aguilar Becerril.

Reconocimiento de la autoridad. Para contar con el visto bueno de la autoridad, las empresas de seguridad privada deben contar con registro en el seguro social y deben tener el número de afiliación patronal del Infonavit.

“Nos piden que estemos registrados en [la Secretaría de] Hacienda y que tengamos el permiso de la Secretaría de Relaciones Exteriores, además del acta constitutiva, cuando es una persona moral, o la documentación, cuando es una persona física”.

Adicional a ello, quienes son socios de la unión encabezada por Aguilar Becerril deben presentar un manual de capacitación, un listado de las personas que están trabajando, una relación de las empresas a las cuales están dándoles servicio, y de forma mensual deben proporcionar información sobre si dan de baja a un trabajador o ingresan a otro.