Aprovechan último día de descuento

Metrópoli 01/03/2013 00:22 Actualizada 08:21

Las siete delegaciones en el municipio de Querétaro y las instalaciones del Centro Cívico atendieron a los contribuyentes que aprovecharon el último día del descuento de 8% en el pago del impuesto predial.

En la delegación Centro Histórico, la fila de contribuyentes no fue tan larga como se preveía; quienes acudieron a pagar coincidieron en que la indecisión y la cuesta de enero fueron los causantes de que asistieran hasta el último momento de febrero.

“Está tranquilo, pensé que por ser el último día del mes tardaría más pero no, está tranquilo”, comentó un ciudadano.

Isaías Pérez, otro contribuyente, dijo aprovechar el descuento para evitar los recargos. “Vengo año con año para que no suban los recargos; por eso vine ahorita, porque a partir del primero de marzo suben los recargos. Esta vez pagué como 300 pesos. De ahí no pasa, casi siempre pago lo mismo”.

Para María de la Luz Hernández, el no haber realizado el pago con antelación se debió a las diversas deudas que tuvo que cubrir en enero, aparte de la indecisión. “En enero todos los pagos se nos juntan, pero ya pegué, fueron mil 219 pesos”, comentó.

La contribuyente añadió que acostumbraba hacer su pago con anticipación y desde enero acudía a las cajas recaudadoras; pero debido a problemas económicos no pudo pagar anteriormente: “siempre pago en enero pero esta vez no pude”.

María manifestó que “es un impuesto que tenemos que pagar, para qué dejarlo hasta el último, mejor hay que aprovechar el descuento”.

Quien no corrió con tanta suerte tener el descuento fue una mujer de 83 años, quien acudió al Centro Cívico con la ilusión de ser beneficiada con 8% de rebaja; pero su sorpresa fue que debido a una anomalía en las escrituras de su predio fue imposible que realizara el pago.

La mujer de la tercera edad expresó su descontento: “me fue mal, porque no he pagado, vine a ver si me hacen el descuento, pero pues no. Dicen que los papeles de las escrituras no están bien, traigo una hija que está arreglándolo, porque yo ya no puedo andar de aquí para allá”.

La inconforme aseguró haber realizado su pago —en otras ocasiones— sin ningún problema y sufragando la misma cantidad: “todo el tiempo he pagado los mismo, pero ahora me dicen que no podré pagar hasta como por ahí de marzo”.

En tanto otros contribuyentes se pusieron al día con los impuestos, como Jesús Ríos Martínez, quien pagó 76.74 pesos.

Jesús afirmó que su bajo monto se debe a que es pensionado: “pagué 76.74, es por la pensión que tengo, para mí no importaba qué día lo pagara, pero cuando uno no es pensionado hay que aprovechar el descuento”; añadió haber “visto que mucha gente se ha quejado, dice que casi le sale igual que el año pasado, no sienten mucho el descuento”.

Comentó haberse ausentado por un momento de su trabajo, para poder hacer su pago. “No había venido antes por falta de tiempo y por desidia; el otro día pasé pero había mucha gente y dije ‘mejor vengo luego’, pero hoy sí asé. Aquí en la delegación no me tardé ni cinco minutos, esperemos que así siga”. Así como Jesús fueron varias las personas que solicitaron permiso para ausentarse de sus labores con el propósito de ir a las cajas del predial.

El hombre pensionado se admiró de haber tardado tan sólo cinco minutos en realizar su pago.

Esto en la delegación Centro Histórico, en cambio, en el Centro Cívico la afluencia de gente fue mayor, por lo que en este sitio la espera se prolongó hasta 10 minutos.

A diferencia del Centro Histórico, las oficinas municipales tenían un beneficio para quienes fueran a realizar su pago en automóvil, pues podían ingresar al estacionamiento y al mostrar el recibo de pago la tarifa era nula; en contraste en el CH resulta más difícil encontrar un sitio donde estacionarse, a menos que el automovilista decida pagar estacionamiento.