Llegar a casa: Querétaro y su magia de cobijar con el corazón