Llaves del reino. De lo grotesco a lo romántico