#Crónica| “Ingrid, escucha, tu familia está en la lucha”