30/04/2017
14:36
Gonzalo A. Flores

Globos aerostáticos vuelan por el cielo de Humilpan

Cientos acuden al primero de 3 días del Alegra Festival 2017 y viven la experiencia de volar en globo.

Diez globos aerostáticos surcaron los cielos huimilpenses, en el primero de  tres días que conforman el Alegra Festival 2017, desde ayer hasta el domingo. Se trata de un encuentro que se celebra por segundo año consecutivo, organizado en las instalaciones del complejo residencial Los Encinos, y si bien está dirigido al público en general, sus principales destinatarios son los niños, pues además de los vuelos anclados y vuelos libres de exhibición, se cuenta con diversas actividades recreativas que complementan a la perfección la experiencia como una amplia zona de juegos inflables y trampolines.

La de los globos aerostáticos es una actividad en la que se requiere madrugar para así aprovechar las corrientes de las primeras horas del día y realizar los vuelos en globo. La fiesta comienza exactamente después del balneario Cimacuático, en el camino que lleva a la comunidad La Noria, se encuentra la entrada a la zona residencial que está en su segunda etapa de construcción. Aún está oscuro. No pasan de las 6 de la mañana y junto a un pequeño escenario comienzan a acomodarse diversas camionetas con los globos y las canastillas a cuestas, de las que desciende el personal encargado de la preparación de los vuelos.

Afuera del lugar, una gran fila de niños provenientes de una escuela de la localidad espera el acceso al día inaugural del festival, que a pesar de ser muy temprano, ya contagiaba de entusiasmo con la música que se programaba mientras se alistaban tanto pilotos como público.

Mientras las grandes fundas con los globos aparecían en el terreno del lugar —que será parte del campo de golf que tendrá el complejo residencial— se abrió el acceso a cientos de personas que esperaban en la entrada para ver de cerca todo el proceso para preparar un vuelo.

El despliegue de los primeros globos que se inflaron cautivan la atención de pequeños estudiantes y sus maestras. Extendidas en el piso, las estructuras son enganchadas y los globos poco a poco van cobrando su forma con aire frío que los expertos en aerostatismo introducen con ventiladores antes de aplicar el aire caliente.

Otro de los momentos más espectaculares y que provocó el asombro de pequeños es esa parte final del inflado. Las grandes llamaradas de quemadores que se ubican en la parte superior de la canastilla de pasajeros comenzaron a aparecer un poco antes de que amaneciera por completo, por lo que la ligera oscuridad realzaba aquellas llamaradas incandescentes, de las que se podía sentir su calor algunos metros a la redonda.

Pero los expertos no tardan mucho en tener los globos listos. A las 7 de la mañana, los primeros siete globos ya están totalmente levantados y en espera de la orden para el inicio de los vuelos. Hay gran entusiasmo entre los presentes, adultos y niños por igual, pues algunos de ellos viven por primera vez la experiencia de subir a un globo aerostático.

Uno de los expertos se presenta como el capitán Francisco Martínez y es uno de los pilotos de uno de los globos que realiza vuelo libre en la primera jornada de actividades del festival.

Paco, como le gusta que le digan, platicó con EL UNIVERSAL Querétaro y aseguró que el aerostatismo “es una de las actividades más seguras, porque no dependemos de cosas móviles o alas para poder volar. Técnicamente un globo no vuela sino que flota en el aire al hacerse una burbuja de aire caliente en todo el espacio que nos rodea”. Explicó que esta burbuja está a expensas de las condiciones climatológicas “como lo son dirección e intensidad del viento, pues nosotros como pilotos sólo podemos subirlo o bajarlo”.

Aunque no sea posible guiar el globo en vuelo, Paco Martínez aceptó que “se puede dar una posible trayectoria porque a diferentes alturas hay varias corrientes de aire, no es lo mismo volar a 100 que a 300 metros, nosotros subimos o bajamos el globo para dar una posible trayectoria pero no es exacta, en un globo no existe el ir de un punto A al B y de regreso”, añadió, al tiempo de subrayar que en la actualidad los vuelos en globo se utilizan para exhibiciones panorámicas, campañas promocionales, como en este caso con Residencial Los Encinos.

Con 24 años de experiencia en aerostatismo, Paco contó que principalmente opera los fines de semana en las pirámides de Teotihuacán, en el Estado de México, y se sumó a la iniciativa de Alegra Festival 2017 para ser 10 globos los incluídos en esta edición, número que dijo se pretende crecer para el próximo año.

El piloto ahondó sobre los precios de los globos aerostáticos en la actualidad y aseguró que el costo depende del tamaño. “Hay medidas establecidas que dependen del número de personas, hay de dos hasta 12 personas, además de que las canastillas hay diferentes modelos, así que un globo nuevo puede valer desde 30 mil hasta 80 o 100 mil dólares, dependiendo las características del globo”, reveló.

Paco recordó que estudió para piloto aviador pero tuvo la oportunidad de comprar su primer globo hace 24 años y “me encantó, me enganché con los globos y es a lo que ahora nos dedicamos de lleno, he podido recorrer gran parte de la República Mexicana y ahora con la operación de globos en Teotihuacán”, afirmó el piloto que ha participado en todas las ediciones del Festival Internacional del Globo de León, Guanajuato y que actualmente es parte de la asociación Amigos de vuelos sin alas, un aeroclub que cuenta entre sus integrantes a la mayoría de los pilotos con más experiencia y los mejores equipos.

El vuelo

Pasaban las 7 y media de la mañana cuando el equipo de esta casa editorial subió a uno de los globos que realizaría vuelo libre. Eran seis personas junto al piloto los que volarían en el globo de mayor tamaño de los 10 en exhibición. Primero se indica como subir a la canastilla, de qué lugares apoyarse y de cuales no.

Ya a bordo, y mientras unos ayudantes detienen la canastilla, el estruendoso sonido de los quemadores sorprende así como la sensación del intenso calor en la cabeza de los pasajeros, sin embargo, es sólo la falta de costumbre pues es totalmente seguro.

El piloto se identifica como Jorge, quien procedió a dar las instrucciones de vuelo. Desde donde asirse, “aunque si el vuelo es muy tranquilo no es necesario que se sujeten”, pasando por las partes de la estructura y cuerdas que no se deben agarrar en ningún momento como pasajero, hasta la cuestión más importante: el clima.

“Dependemos del clima, la velocidad y dirección nos las da el viento, no sabemos qué tiempo vamos a volar, qué altura vamos a alcanzar, ni qué distancia vamos a recorrer, ahora sí que no sabemos a dónde vamos a aterrizar y otra cosa que le da más adrenalina es que no conocemos la zona y es muy probable que el vuelo dure mucho tiempo porque el viento va en dirección a las montañas”, indica el piloto.

Hecha la advertencia, quienes detenían en tierra la canastilla con los pasajeros la sueltan para que el globo comience su elevación que genera ligero vértigo en los pasajeros. El de Jorge, fue el cuarto de cinco globos que lograron su despegue. Los otros cinco se quedaron abajo para vuelos anclados. Poco a poco, los globos y las personas disminuían de tamaño por la altura.

Desde abajo, varios grababan los despegues con sus teléfonos celulares. Jorge imprime calor al globo constantemente pero la corriente de viento hace que el globo se desplace rápidamente hacia la zona montañosa. Se alcanza una altura que supera los 100 metros, sin embargo el piloto advierte que no será un aterrizaje sencillo. Disfrutar aquel paisaje desde las alturas vale el riesgo.

Nuevas instrucciones llegan a los pasajeros pues se prevé que al bajar, por el viento, la canastilla pegará varias veces contra el suelo así que hay que sostenerse bien y flexionar las rodillas. El descenso, como previno, es brusco y fuera de las instalaciones residenciales, pero sin ningún contratiempo. Fueron alrededor de 20 minutos desde el despegue hasta el aterrizaje, no obstante, significó una grata experiencia para los pasajeros.

En el lugar donde se desciende se espera a los ayudantes que se encargan de regresar el globo a la zona de despegue, además de llevar a los pasajeros. Una experiencia que estará disponible hoy y el domingo desde las 5:30 am.