Se encuentra usted aquí

Creando conciencia en la ciudad

Inauguran las instalaciones de Aire de Campo en Querétaro, un biocentro orgánico que busca apoyar a productores locales

Con un ameno cóctel se inauguró el primer Biocentro orgánico “Aires de Campo” en Querétaro.  En el lugar se contó con la presencia de Enrique Hernández Ponce, director de Zona Bajío y del creador del complejo el arquitecto, Mario Medina. Este espacio tiene como objetivo ser un centro de consumo y distribución de productos orgánicos, así como punto de venta de pequeños productores locales. Este proyecto inició en 2001 por Guadalupe Latapí. 

“Me encantan los productos orgánicos y el estilo de vida saludable, fue muy interesante para mí que me llamaran a ser director de este proyecto. Creo realmente que es una tendencia que viene con mucha fuerza y con bastante crecimiento, al ser elaborados de una manera que cuida por completo el medio ambiente” indicó Enrique Hernández, director de zona Bajío.

Durante el coctel de presentación el director mencionó  algunos de los proyectos que pondrán en marcha en la ciudad dentro de este nuevo espacio, como por ejemplo: un huerto ubicado en la terraza de la biosfera que permita reciclar CO2,  realizar cursos o talleres para niños, así como algunas clases de yoga y meditación.

Su arquitectura Biosustentable fue planeada para que desde su nacimiento hasta su desaparición causara el menor impacto posible a la localidad. El material y los detalles de la fachada fueron producidos por manos Otomís de una comunidad de Amealco.

“El edificio fue conceptualizado como un ser vivo; el color del edificio, la piel, representa los campos de trigo y semillas a base de sillar como material principal. Tiene formas geométricas presentes en la naturaleza, como cortes de algunas frutas, denominadas teselas. Además cuenta con captación de aguas pluviales, sistemas de ahorro de energía pasivos y sistemas de ahorros de energía activos” comentó Mario Medina, director del despacho de Arquitectura Biosustentable México (ABM).