23/02/2017
07:51
Compartir

Menores infractores desean recomponer el camino

Son 5O hombres y una mujer, de entre 15 y 21 años, quienes permanecen en el Centro de Internamiento y Ejecución de Medidas para Adolescentes, un lugar donde estudian y han aprendido diversos oficios y artes que, dicen, les ayudarán cuando alcancen su máximo anhelo: la libertad
Compartir

Un total de 51 jóvenes, de entre 15 y 21 años, están recluidos en el Centro de Internamiento y Ejecución de Medidas para Adolescentes (CIEMA), ubicado en la carretera a Chichimequillas, en San José El Alto.

Azalia Camarena Cabrera, encargada de despacho de la dirección, señala que el CIEMA, primer centro de internamiento en Querétaro y el cuarto en el país en obtener una certificación de la Asociación Americana de Prisiones (ACA, por sus siglas en inglés), entró en operación en 1986 con la intención de reinsertar a menores infractores en la comunidad.

De acuerdo con Camarena Cabrera, con este objetivo actualmente se imparten diferentes talleres para los jóvenes a través de seis áreas técnicas: Pedagogía, Psicología, Trabajo Social, Criminología, Medicina y dental.

Como parte del proceso de certificación otorgado por ACA, se debe cumplir con 138 estándares internacionales, entre los que destacan seguridad en el inmueble, promoción de un ambiente seguro, así como la implementación de programas y actividades que ayuden a los internos a reintegrarse exitosamente a la comunidad y otorgar un trato justo con estricto apego a los derechos humanos.

“En el proceso de pérdida de la libertad se busca hacerles saber que están en un lugar porque están cumpliendo una medida de internamiento y cómo lo van a superar, adhiriéndose a las actividades que hay a través de las diferentes áreas técnicas, de sus mismos compañeros y de sus actividades culturales”, indicó Camarena.

Las actividades interdisciplinarias impartidas en este centro a 50 hombres y una mujer, incluyen talleres de deporte, carpintería, herrería, música, lectura, fotografía, pintura y serigrafía, entre otros.

Camarena informó que además se imparten cursos de escolarización acreditados por el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), en colaboración con el Colegio de Bachilleres de Querétaro (Cobaq). Precisó que actualmente cuatro jóvenes cursan la primaria, 15 secundaria y 32 preparatoria.

Las dependencias gubernamentales que trabajan con el CIEMA son el Instituto Municipal de la Juventud Querétaro; el Instituto de Deporte y la Recreación del Estado de Querétaro (Indereq) y próximamente la Secretaría de la Juventud (Sejuve) del estado, que impartirá puestas teatrales, muralismo y cursos de sketch.

Camarena puntualizó que como parte de la certificación en el CIEMA también se imparten pláticas de prevención del suicidio, pues se han identificado casos de depresión en los internos, que han sido atendidos y son esporádicos.

“Todo adolescente que ingresa al centro de internamiento recibe una plática al respecto y hay muchísimos procedimientos que lo refuerzan, para que él tenga autoestima equilibrada en torno a su situación, a su vida familiar y a los compañeros con los que va a convivir al interior. Se trata de darle herramientas que le van a servir para saber cómo defenderse del exterior”, dijo.

Comentó que actualmente 60% de los jóvenes que han cumplido su sentencia en el CIEMA cuentan con un programa de seguimiento a sus conductas, por orden de un juez.