"Polito", más que un kinesiólogo, es confesionario de jugadores