“Lo importante es otorgar confianza y fe al cliente”: Raúl

17/11/2017 17:11 Candy Rangel Actualizada 17:11

Gracias al oficio que heredó de su padre, Raúl puede mantenerse

El estacionamiento del mercado de Santa Mónica, en la delegación de Felipe Carrillo Puerto de la capital queretana, es el lugar donde mucha gente lo ubica, lo busca y lo recomienda.

Abogado de profesión, Raúl, originario de Atlacomulco, Estado de México, cuenta que la capital de Querétaro que lo recibió hace años vivía otra realidad.

El gusto por elaborar muebles es un don heredado por su padre, quien era comerciante y “vendía de todo”, recuerda Raúl. Rememora que más tarde él y su hermano se encargaron de fabricar los muebles.

“Nadie cree en ti, nadie tiene la esperanza en ti”, relata Raúl, pero la visión de mercado le permitió dar el primer paso para su negocio.

En los primeros años del negocio de los muebles, anduvieron por diferentes partes y rincones del país; sin embargo, no todo fue maravilla para poder vender y posicionar su mercancía, pues sufrió un incidente cuando le robaron su camioneta al entregar la producción. Después de eso Raúl decidió asentarse en tierras queretanas.

Raúl narra que llegó a Querétaro porque era un estado bonito, con mucha tranquilidad y seguridad; ahora dice que, con tanta gente que ha llegado, se ha urbanizado y se ha extendido, por lo que ahora se tienen que cuidar más las personas.

Recuerda que todo era un baldío, pero la urbanización llegó y con ello la clientela, algo que le permitió quedarse en el lugar con su familia y echar a andar el negocio.

Sostiene que, no le gusta ser usurero, quitarle a la gente algo le sirve, pues lo que vende son artículos de primera necesidad; sin embargo si existen retrasos en los pagos, siempre les pide comunicación, porque entiende que hay situaciones complicadas en la economía familiar.