La Biznaga: un hábitat sui generis para amantes del café

Nuestras Historias 09/02/2018 18:18 Actualizada 18:28

Aldo Hernández es uno de los empleados con más años en La Biznaga, 10 de los 16 que lleva abierto el café. Narra que originalmente sólo abría por la tarde, como era el concepto original de sus creadores, Edgar Márquez, Saúl Farías y Rosita Márquez, originarios de Irapuato, Guanajuato, pero que se aventuraron a abrir este concepto en tierras queretanas.

Los clientes nuevos no saben qué ver de inicio, si la carta con el menú o las paredes decoradas con imágenes de santos, guajes para agua o sombreros.

En la mañana, junto con Aldo trabajan Carla Martínez, la cocinera; Christian Bermúdez, quien hace el pan y las bebidas; Citlalli Méndez, la mesera, y Olimpia Granados, encargada del local, aunque en total trabajan alrededor de 20 personas.

Además de concepto sui generis del sitio, Aldo puntualiza que trabajan en un concepto “para apapachar” a los clientes, a través de visitas a un lugar de descanso, donde se brinde comida orgánica a los visitantes, masajes relajantes y lugares para acampar, con lo que el concepto crecería más.