Güilo y pulque, tradiciones que la autoridad prohíbe