Se encuentra usted aquí

Un marginal en busca de libertad

La serie retrata la corrupción latina al interior de una prisión
Mexicanos, Colombianos, Actores, Los Campos, Bandidos latinoaméricanos, Universal Channel, Diego Pacheco, El Marginal
Foto: Universal Channel
12/02/2018
04:18
Erika Monroy
-A +A

Los capos colombianos y mexicanos han sido la inspiración para varios programas de televisión. Conocidos y reconocidos en el mundo, las historias de bandidos latinoaméricanos han abundado en los últimos años.

Ahora, Argentina tiene su turno para hablar de sus propios malandros. El actor colombiano Diego Pacheco participa en la serie El marginal, primera producción original y latina que presenta Universal Channel.

Para él, la historia habla de la realidad de América Latina.

“El marginal no es una denuncia, simplemente hace un retrato neutro y una opinión acerca de una corrupción que existe, de una realidad latinoamericana”, comentó.

El programa cuenta la historia de Miguel Dimarco (Juan Minujín), un ex policía que entra a la prisión de San Onofre como convicto, haciendo uso de una identidad falsa (Pastor) y con una acusación creada. Su misión es infiltrarse en una pandilla de prisioneros que opera desde el penal y que secuestró a la hija de un prominente juez del país, para descubrir su paradero y ayudar a liberarla.

La serie presenta sus capítulos de lunes a viernes a las 21:00 horas en Universal Channel.

“Puedo decir que es una serie carcelaria diferente. Ya conocemos la atmósfera en estos lugares y, de alguna manera, podemos predecir lo que va a pasar gracias a todas las películas que hemos visto. Pero en este caso también abunda en el trasfondo de la libertad, en ese afán de Pastor (Juan Minujín) por hacer lo que sea a cambio de obtener su libertad, de ese instinto de supervivencia”, comentó.

Las grabaciones de la producción a cargo de Underground Producciones y TV Pública se llevaron dentro de una prisión abandonada.

“Alguna vez pensaron en demolerla pero no lo hicieron debido a lo histórico que significa y a su infraestructura. En ocasiones caminábamos y encontrábamos cosas que los presos habían dejado como dedicatorias y fotos”, describió en entrevista telefónica desde Argentina.

Al ser colombiano, Pacheco tenía mucho conocimiento sobre los bandidos y la forma de actuar de ellos, sin embargo, decidió que la mejor forma de preparar a su personaje fue encerrarse a sí mismo en su casa por 27 días. “A mi cuerpo y a mi mente les transmití otra información que tenía que ver con estar restringido de salir, eso me ayudó un montón”.

km

 

Comentarios