#Crónica | Regresa Lele, la hija viajera de Amealco

La famosa muñeca vuelve a casa después de recorrer varios países
#Crónica | Regresa Lele, la hija viajera  de Amealco
Foto: Mitzi Olvera
18/08/2019
06:40
Domingo Valdez
-A +A

La gente se reúne alrededor del escenario en la calzada de Los Arcos, donde cinco jóvenes arman a Lele, la muñeca artesanal originaria de Amealco de Bonfil, Querétaro, que recorrió tres continentes promoviendo la cultura del municipio y a la entidad.

Enrique Mireles, responsable del montaje de Lele explica que cinco maletas son las que transportan a la muñeca, de las cuales la más grande traslada el tocado, por ser la pieza más grande y delicada.

Ninguna de las maletas pesa más de 25 kilogramos para evitar un gasto extra en los vuelos, y los responsables de su montaje son contratistas del gobierno. Ningún funcionario viaja con Lele, explica.

Los Arcos, la avenida más emblemática de Querétaro, con su acueducto, permanece cerrada al tránsito vehicular. Desde el viernes en la noche se cerró el acceso para montar los escenarios y los diferentes puestos de muñecas, platillos típicos y otros productos que se ofrecen en esta verbena, que forma parte del 18 Encuentro de Culturas Populares y los Pueblos Indígenas en Querétaro, que tuvo una primera etapa en Amealco y que tiene su continuación en la capital.

Las mujeres indígenas, originarias de esa población comienzan desde temprana hora la instalación de sus puestos, donde ofrecen las tradicionales muñecas. También se instalan quienes venderán alimentos representativos.

El montaje de Lele sobre un escenario resulta complejo, pues en otras ocasiones se hizo a ras de piso. Es un reto para el personal operativo, pues deben de maniobrar en poco espacio.

El rompecabezas

El trabajo comienza cuando inflan las diferentes piezas de las que está formada Lele. Los pies son una, el cuerpo es otra y la cabeza, una más. Luego, proceden a colocar la cara, el cabello y el tocado. Esta es la parte más compleja del armado, pues se debe de tejer la corona que lleva sobre el pelo. Tres hombres trabajaban en ello.

Es casi mediodía y los trabajos avanzan. La gente comienza a llegar a Los Arcos. Las actividades, como talleres de elaboración de muñecas y presentaciones artísticas y culturales, están programadas desde las 12:00 horas.

El montaje de Lele llama la atención de todos los paseantes que, pacientemente bajo el sol, observan cómo los trabajadores comienzan a dar forma a la muñeca que estuvo en España, Inglaterra, China, Australia, Estados Unidos y Canadá.

Mientras en el escenario se da forma a Lele, en la avenida trabajadores del gobierno del estado colocan bancos de plástico para la gente que quiera presenciar los espectáculos que se ofrecerán.

Los bancos pronto son usados por la gente que quiere ver el montaje de Lele. Los llevan hacia la zona con pasto de la avenida, bajo las sombra del Acueducto o bajo los árboles, del otro lado de la vía.

Las fotografías y los “lives” para Facebook comienzan a realizarse. Los queretanos no pierden la oportunidad de grabar a Lele, que gracias a la campaña se convierte en uno de los símbolos de la entidad.

Sobre el camellón de Los Arcos se montan otras muñecas, pero de menores dimensiones, miden apenas tres metros de alto.

Las muñecas pronto se vuelven el centro de atención de los paseantes, quienes aprovechan para tomarse fotografías. En una, incluso se forma una fila de personas que esperan su turno.

Artículo
Lele se ha convertido en la embajadora cultural de Querétaro, mostrando al mundo nuestra identidad al visitar Madrid, España; Londres, Inglaterra; Sidney, Australia; Shanghái, China; Chicago, EUA; Montreal, Canadá; San Francico, EUA; y Los Ángeles, EUA
El 18º Encuentro de Culturas Populares y los Pueblos Indígenas recibirá a LeleEl 18º Encuentro de Culturas Populares y los Pueblos Indígenas recibirá a Lele

Poco a poco, Lele toma forma

Cuando los trabajadores colocan la funda de tela con el estampado de la cabeza los teléfonos celulares salen de los bolsillos y son apuntados al escenario. Lele ya tiene rostro.

Mariela Morán, coordinadora de Comunicación Social del gobierno del estado, supervisa los trabajo, junto con su personal. Se le une tiempo después la secretaria de Cultura, Paulina Aguado.

El ambiente ya es de fiesta en Los Arcos. Familias completas llegan. Caminan por entre los puestos, compran muñecas y otras artesanías. Algunas más aprovechan para almorzar. Existe variedad para todos los gustos, desde las tradicionales gorditas, acompañadas de nopales, frijoles, mole de xoconoxtle, o mole de conejo, hasta el zacahuil de Jalpan de Serra. No pueden faltar las tostadas de arriero, elaboradas con maíz azul y nopales. Las nieves y aguas frescas son de las socorridas.

Se escucha la música de una banda de guerra. Es la Banda Sinfónica Juvenil Santiago de Querétaro, que se convierte en el centro de atención cuando llegan tocando “La Marcha de Zacatecas”.

La banda se detiene a la altura de donde está el escenario de Lele, pero en los carriles contrarios de la avenida. Esperan ahí, y ahí mismo tocan algunas piezas.

A la par que se arma a Lele, otro grupo de trabajadores da los últimos toques al escenario. Suben estructuras, colocan un atril y hacen pruebas de sonido. Alrededor del lugar hay un centenar de personas que observan cómo visten a la muñeca monumental.

Artículo
Secretaría de Cultura organiza el evento gratuito
Lele inspira festival en la capital del estadoLele inspira festival en la capital del estado

Tres décadas de muñecas

Andrea Amalia Ramírez Hilario vino desde Santiago Mexquititlán, en el municipio de Amealco, para vender sus muñecas, que aprendió a hacer hace más de tres décadas.

“Hubo un centro de trabajo donde nos enseñaron a hacer las muñecas. Fuimos a trabajar a ese centro hace como cuarenta años. Nos pagaban 105 pesos a la semana por aprender a hacer la muñeca”, narra.

Sin embargo, dice que no les convenía lo que les pagaban, por lo que decidió hacerlas por su cuenta. A la fecha hace 200 piezas. Dice que sólo en este tipo de eventos sale a vender, pues su producción la entrega a otros vendedores para que las comercialicen.

Cada ocho o 15 días entrega las muñecas que elabora para que sean vendidas en otras ciudades.

La elaboración de un muñeca, indica, requiere alrededor de tres horas de trabajo. “Se tienen que pintar los pies, las manos, la cabeza, el cuerpo. Tenemos que coserla, cortarla, rellenarla, pegarla. Luego coser cada pieza.

“Ya que está pegada por completo, le cortamos y cosemos el vestido. Le ponemos su pañal, su vestido. Luego su cabello, la peinamos y al final los ojos”, abunda.

Comenta que este tipo de eventos son buenos, pues han favorecido que la gente conozca más a la muñeca originaria de Santiago Mexquititlán, pues antes no era tan reconocida, muy poca gente la conocía y la relegaba. “Ma da mucho gusto porque ahora el municipio [de Amealco] también fue reconocido como Pueblo Mágico”.

Lele está casi lista. Los operarios terminan de colocar los encajes blancos a la blusa color rosa mexicano. La falda blanca está también colocada en las piernas de la muñeca que ahora puede ser apreciada por los queretanos, luego de que se convirtiera en centro de atracción en redes sociales por sus imágenes en diferentes capitales del mundo.

Proceden a colocar el tronco y la cabeza sobre los pies. De un lado los trabajadores empujan y del otro jalan. Todo se hace con precaución, pues la ropa y peinado ya están terminados.

La cantidad de personas que se acercan a observar a Lele aumenta. Los vendedores de fruta, paletas y botana también. Aprovechan la concentración de personas para ofrecer sus productos.

Los presentes se sorprenden, pues no imaginaban que Lele fuera inflable. Los más sorprendidos son los niños, que ven cómo la tradicional muñeca, que cientos de mujeres ofrecen en las calles del centro de Querétaro, puede alcanzar un tamaño tan grande.

Conforme pasan las horas el número de personas en Los Arcos aumenta. Por la noche será una romería donde los queretanos podrán disfrutar, como pocas veces lo hacen, de la avenida con su acueducto que, ahora junto con Lele, se convierten en dos símbolos representativos de la entidad.

La muñeca tradicional de Amealco, nombrada hace un año Patrimonio Cultural de Querétaro, es el centro de esta fiesta, junto con las manos de decenas de mujeres indígenas de Amealco que todos los días con su trabajo convierten a este pieza artesanal en una tradición viva de la entidad.

Comentarios