#Crónica| Regalan conciencia ambiental durante Día del Niño

Dan árboles a menores; explican cuidados
#Crónica| Regalan conciencia ambiental durante Día del Niño
Foto: Mitzi Olvera
01/05/2019
06:11
Domingo Valdez
-A +A

Los niños de la escuela Benito Juárez, entre las calles Zaragoza y Allende, recibieron un regalo especial en su día. Un grupo de ciudadanos preocupados por la tala regaló arbolitos donados por el dueño de un invernadero, para crear conciencia en las nuevas generaciones sobre la importancia de cuidar el entorno.

Jessica Álvarez es una de la ciudadanas encargadas de esta labor social. Ella destaca que los voluntarios que trabajan no pertenecen a ningún partido político, que son ciudadanos preocupados por su medio ambiente, no quieren que los árboles sean talados y desean una ciudad y un mundo más verde.

arbolitos_mo_15.jpg

Explica esto cuando una mujer se acerca a preguntar el precio de los árboles. Jessica responde que no los venden, que se dan a los niños durante su celebración y deben adoptarlos.

No es sólo recibirlos, abunda, se deben hacer responsables de ellos, cuidarlos, regarlos, ver que crezcan.

La dinámica que hacen los ciudadanos abarca los dos turnos. Se dice preocupada por la tala de árboles que se lleva a cabo en varias vialidades, como Zaragoza y Bernardo Quintana, donde para crear el eje estructurante del Qrobús se cortan árboles ya maduros, los cuales tardaron muchos años en crecer.

“Estamos con una mesita, recabando firmas, y aparte, de parte de un señor que tiene un invernadero nos donó árboles, entonces venimos con los niños. En lugar de regalarles un juguete, en lugar de darles una cosa, generar la conciencia de plantar un árbol, de cuidar un árbol, de que se comprometa a cuidarlo, que exista ese compromiso que ya existe, y debe existir en las futuras generaciones”, relata la voluntaria.

Enfatiza que no regalan los árboles así porque sí, pues debe haber un compromiso por parte de los infantes para cuidar a ese ser vivo que están recibiendo en sus manos. Para ello, dice, se les explica cada cuánto tiempo deben regarlo y con qué cantidad de agua, pues también el líquido es un recurso que poco a poco se agota, y en Querétaro esta situación es mayor.

Destaca también, además de la buena respuesta de los niños, el compromiso con el cual recibieron las plantas, ya que muchos, aunque entusiasmados con el regalo, fueron honestos y dijeron que no tenían espacio en sus casas para sembrarlo, dejándolo en manos de alguien más que tuviera esa opción.

Jessica señala que solamente en el turno matutino de la escuela lograron colocar en adopción 47 árboles; por la tarde también llevaron la misma dinámica para apoyar al medio ambiente.

arbolitos_mo_8.jpg

A raíz de que en redes sociales se hiciera público el retiro de árboles en diferentes zonas de la capital para la construcción de los carriles del Qrobús, así como en San Juan del Río, en el Puente de la Historia, se crearon grupos de ciudadanos preocupados por su medio ambiente y por la conservación de las especies vegetales.

Dichos grupos han manifestado que son apartidistas, pues no quieren que se confunda su iniciativa con una causa más de facciones o partidos de oposición que “montados” en la lucha ambientalista, traten de sacar “raja” política del asunto.

“No somos de derecha ni de izquierda. Somos la tierra. Aquí no estamos abanderando a nadie. Somos ciudadanos que estamos despertando y queremos defender lo que no se ha defendido en muchos años”, subraya.

Lamenta que la mayoría de la gente no tome conciencia de la situación vivida a nivel global y que se vea como una cuestión política, cuando en realidad “todos estamos en este barco llamado tierra, y que si se hunde nos hundimos todos”.

Por ello, llama a los ciudadanos a unirse a la defensa del medio ambiente y la masa verde de la ciudad, pues aunque no se haga nada, las consecuencias serán para todos los seres vivos.

El antecedente

Cuando se anunció la ampliación de la carretera 200, en el municipio de El Marqués, y se dijo que se talarían árboles con más de 250 años, grupos de ciudadanos se movilizaron a la zona. Incluso, hubo algunos que llegaron a dormir en el sitio para evitar que durante la noche pudieran derribar esas especies centenarias.

Las manifestaciones escalaron a tal medida que los trabajos fueron suspendidos por varios días, hasta que se llegó al acuerdo de respetar a la grana mayoría de los árboles en la zona.

 

Comentarios