#Crónica | Piden mayor difusión para plazuela Mariano de las Casas

Comerciantes señalan poca afluencia de visitantes por falta de espectáculos y atractivos
#Crónica | Piden mayor difusión para plazuela Mariano de las Casas
Foto: Mitzi Olvera, El Universal
04/08/2019
07:33
Domingo Valdez
-A +A

Una familia se acerca a la carreta de Silvia Torres, quien vende artesanías en la plazuela Mariano de las Casas. Las jóvenes mujeres observan las pulseras y collares, pero no compran nada.

Unas cuantas carretas con artesanías son las que permanecen en este lugar. Frente a ella, el imponente templo de Santa Rosa de Viterbo, considerado la joya del barroco queretano, luce con las puertas cerradas, aunque se debe a los mecanismos de apertura de las mismas. Quienes saben, se acercan y empujan la puerta. Los turistas pasan de largo, sin conocer uno de los templos más elaborados de la ciudad.

“Hay veces que no vendo nada. Hay veces que me voy con 10 pesos. Con lo más que me he ido es con mil pesos, pero es muy variable. En vacaciones me ha ido bien, no me quejo. Pero ahorita no sabemos si nos van a traer eventos, las proyecciones o algún otro evento, porque ahorita no se ve nada de gente”, asevera.

Frente al templo, la plazuela luce semivacía. Unos cuantos turistas pasean tranquilamente. Se toman fotografías con la fuente y el templo de fondo y se marchan. En los restaurantes de la zona acuden a comer en su mayoría empleados de las oficinas cercanas, o algunas personas que se detienen a tomar un café o que quedan de verse con alguien en la zona.

Silvia ofrece artesanías, desde muñecas, pulseras, collares, anillos, ropa, así como souvenirs de Querétaro. Señala que desde hace ocho años que se dedica a la venta en el sitio. Cuando comenzó vendían en el piso, luego les pusieron las carretas.

La mujer narra que aprendió a hacer artesanías durante el tiempo que trabajó en un negocio en el centro de la ciudad. Ahí empezó a hacer este tipo de piezas. En otra época hacía también arreglos para fiestas, así como flores de migajón, además de piezas de repujado.

“Hay compañeros que se desesperan porque no hay venta, pero si no venimos, menos venta habrá (…) nos hace falta difusión. Aquí la plaza es muy bonita, aquí se necesita que haya difusión, que nos traigan eventos, pero que sean en la misma plaza, porque casi no hay”.

Apunta que los autoridades no quieren mucho comercio ambulante, pero hay muchas plazas que son desaprovechadas, pues no hay eventos en las mismas, todos los espectáculos se ofrecen en lugares como la Plaza de Armas o los jardines Zenea y Guerrero.

pag_6_historia_artesanos_de_santa_rosa_mom_4.jpg

Exigen más espectáculos

Considera que diversificando los escenarios para los espectáculos no se concentraría tanta gente en un par de plazas, cuando ellos, en la Mariano de las Casas, en contadas ocasiones tienen espectáculos.

Silvia explica que se recupera de una cirugía. Tiene unos días que regresó a vender, pero encuentra todo igual. A un costado de su carreta, uno de sus compañeros espera clientes mientras lee una biblia.

“Aquí lo que nos ha ayudado a veces, son las proyecciones. Ahora que está la fuente (danzarina) también, pero nos hace falta más difusión y, sobre todo, la vigilancia. Ha pasado de que nos han abierto las carretas, nos han robado todo. La verdad, no tenemos apoyo del gobierno”, señala.

Las carretas, dice, las comparten con otros vendedores, a veces entre integrantes de la misma familia, o como ella, que está sola en uno de estos puestos artesanales. Difusión y vigilancia, señala, son vitales en la plazuela, además de la presencia de eventos.

portada_secundaria_historia_artesanos_de_santa_rosa_mom_.jpg

El show de las fuentes

El espectáculo de la fuente danzarina comienza. Los chorros de agua se mueven al ritmo de la música de fondo, mientras una decena de paseantes observan por unos minutos y luego se retiran, sin más, buscando otro lugar para visitar, pero estando poco tiempo en el sitio.

Precisa que hace tiempo se le dio mantenimiento a la fuente, pero no la dejaron bien, pues no usaron materiales de calidad y se ve descuidada.

En una de las jardineras, cuatro hombres en situación de calles se protegen del sol. Colocan cartones y bolsas de plástico de color negro, cerca de donde se sientan. Son sus pertenencias que llevan de un lado a otro.

Un vigilante se acerca al sitio. Platica con un vendedor mientras no pierde de vista a los cuatro hombres. “Es el vigilante del proyector”, dice Silvia, y añade que ya se presentaron intentos de robo del equipo de cómputo que sirve para las funciones audiovisuales que usan como pantalla la fachada de Santa Rosa de Viterbo.

En la noche la plazuela sirve de dormitorio para personas en situación de calle, que en ocasiones llegan desde la tarde, “para apartar lugar”, bajo los arcos que se ubican en los costados de la plazuela.

Silvia agrega que las carretas están deterioradas por el paso de los años y los actos vandálicos, lo que propicia que den mal aspecto. Pide que se arreglen y todas se vean iguales, pues la cromática de las mismas es diferente.

“A ver si, primeramente Dios, nos manden eventos y más gente para acá”, puntualiza.

Artículo
Una vez al mes, los anticuarios exhiben diversos artículos y otras curiosidades en la explanada del Jardín Corregidora
Antigüedades. Objetos con gran valor histórico Antigüedades. Objetos con gran valor histórico

Comentarios