#Crónica | Amealco, de fiesta por el regreso de la muñeca Lele

Artesanía otomí vuelve tras ser embajadora de Querétaro en varios países
#Crónica | Amealco, de fiesta por el regreso de la muñeca Lele
Foto: Demian Chávez, El Universal
10/08/2019
05:56
Alma Gómez
-A +A

Amealco de Bonfil está de fiesta porque su embajadora volvió a casa. La muñeca otomí Lele, que viajó por el mundo representando a Querétaro y principalmente a sus artesanías, está de regreso.

Instalada en el atrio de la parroquia Santa María de Amealco, en el Centro Histórico de aquella demarcación, Lele cautiva a turistas y locales que pasean por el jardín principal. A pesar del sol abrasador, se forman largas filas para fotografiarse a los pies de la muñeca indígena, vestida elegantemente con colores rosa mexicano, amarillo y azul rey.

“Es muy extraño cómo reconocemos nuestro patrimonio hasta que otros países también lo hacen. Yo creo que todos los queretanos ya conocíamos este tipo de muñecas, pero no les dábamos la importancia; en cambio, si la vemos en Londres o en Los Ángeles, ahí sí nos sentimos orgullosos y decimos: ‘Mira lo que hacemos en México’. Como sea, nunca es tarde para reconocer el trabajo de los artesanos mexicanos”, comenta Roberto Mendoza, quien asiste junto con su familia al jardín principal para apreciar la imponente muñeca.

Lele partió de Querétaro hace meses para ser embajadora en varios países del mundo: visitó Madrid, España; Londres, Inglaterra; Shanghái, China; Sydney, Australia; Chicago, San Francisco, Los Ángeles, en Estados Unidos, así como Canadá. En esta gira, la muñeca que mide seis metros de alto generó más de cien millones de impactos en los puntos de exhibición.

Del 9 al 11 de agosto, en Amealco se realiza la edición 18 del Encuentro de las Culturas Populares y los Pueblos Indígenas en Querétaro, evento que busca fortalecer y promover las distintas manifestaciones culturales e indígenas, y en el que Lele es la invitada de honor.

Por ello, el jardín principal se encuentra lleno de color y artesanías. En esta zona no pueden faltar las muñecas otomíes, hechas de trapo y completamente a mano, como si fueran primas lejanas de la famosa Lele. Los artesanos tapizan sus pequeños puestos con estas muñecas en todos los tamaños y colores, esperando que el cliente no regatee el precio.

Para concientizar sobre el trabajo de los fabricantes, Yuvisela Hipólito López, artesana desde los 13 años, imparte el taller ‘Cómo fabricar tu propia muñeca otomí’. Aunque dicha actividad tiene cupo limitado, los lugares se ocupan rápidamente.

adobebridgebatchrenametemp19pag_10_cronica_lele_dc_.jpg

En el kiosko principal, maestra y aprendices se instalan alrededor de unos largos tablones. Hipólito López reparte el material necesario a cada una de sus alumnas, junto con un pequeño cuerpo sin vestir de lo que será la muñeca.

La artesana da las primeras instrucciones y para su sorpresa, algunas personas no pueden ni siquiera ensartar el hilo en la aguja, así que les facilita el trabajo lo más que puede. Mientras, en silencio, los asistentes piensan que realizar una de estas muñecas tan queridas y a las que constantemente regatean el precio, no es tarea fácil.

Yuvisela espera que el impacto mediático de Lele cree conciencia sobre las arduas jornadas de trabajo a las que se someten para realizar cientos de estas muñecas, por lo que pide a los ciudadanos respetar el trabajo artesanal y valorar lo hecho en México, así como valoran los productos de las grandes tiendas departamentales.

“Este tipo de talleres de elaboración de muñecas llama mucho la atención, pero lo más importante es crear conciencia, por eso no cobramos. Queremos que la gente vea todo lo que es hacer una de esta, y eso que yo traigo ya varias piezas hechas, prácticamente todo el cuerpo de la muñeca; ellos tienen que vestirla. Queremos que aprendan a no regatear el trabajo de las artesanas, no sólo en Querétaro. sino en todo el país”, señala.

Yuvisela Hipólito es artesana gracias a las enseñanzas de su abuela y su mamá. Ahora, su hija es la cuarta generación que se dedica a hacer muñequitas otomíes. La artesana confiesa que la elaboración de estos artículos surgió en su familia por necesidad; sin embargo, ahora se ha convertido en un negocio familiar que las llena de orgullo.

“La gente que regatea nuestro trabajo piensa que como aquí en Amealco se produce mucho la muñeca, cree que aquí hay fábricas, pero no es así. No somos fábricas de muñecas, sino talleres pequeños y familiares, donde hacemos artesanías. Nos tardamos hasta una semana para producir 70 muñecas y eso que somos 5 o 10 personas trabajando al mismo tiempo.

“A la ciudadanía le pido que consuma productos mexicanos, que compren artesanías. No sólo lo digo por la muñeca Lele, porque por ejemplo un artesano puede venderte una camisa en 500 pesos y eso mismo te cuesta una prenda en una tienda departamental. Tenemos que entender que nosotros mismos hacemos crecer nuestra economía, así damos trabajo a los artesanos del país”, comenta.

La muñeca Lele estará en Amealco de Bonfil del 9 al 11 de agosto. Después de esto concluirá su gira en el municipio de Querétaro, donde se instalará junto al acueducto de la ciudad.

pag_10_cronica_lele_dc_6.jpg

Comentarios