Bicicleta, opción para dejar el auto estacionado en la cochera

El uso de este tipo de transporte se ha convertido en una alternativa más ecológica para desplazarse, además de que implica un beneficio para la salud
Bicicleta. Opción para dejar el auto estacionado en la cochera
Foto: César Gómez
16/01/2019
03:37
Domingo Valdez
-A +A

Sergio Somera García tiene cuatro años moviéndose en bicicleta por la ciudad de Querétaro. Dice que el pasado fin de semana fue de los más tranquilos que le ha tocado vivir en dos ruedas, pues por el desabasto de gasolina muchas personas dejaron el coche en casa, y los pocos automovilistas circulaban con más tranquilidad. Espera que esta situación le sirva a la gente para valorar el automóvil, pero también que se dé la oportunidad de usar la bicicleta.

Por su parte, la organización Saca la Bici reporta un aumento en la venta de bicicletas, lo que confirma Héctor Michel Hernández, gerente de una tienda de bicicletas, ubicada en avenida Zaragoza, quien señala que sus ventas aumentaron alrededor de 20%.

Sergio, dedicado a la venta de arte con creadores locales, está convencido de que cualquier evento puede suscitar situaciones maravillosas, incluso con un costo y un esfuerzo, aunque no sacrificio porque eso es exagerado.

“En lo personal estoy muy contento. Sé, por buenas fuentes, que la calidad del aire ha mejorado, el nivel de tranquilidad también. Han disminuido los accidentes, y creo que para los afortunados que consiguieron gasolina o que tienen dos carros, o que lo usan poco, ha de ser un deleite, como lo es para mí andar en bici en estos días. Siempre es un placer andar en bicicleta, pero en estos días mucho más”, comenta.

foco_grafico_por_desabasto_se_incrementa_uso_de_bicis.jpg

Incluso, los poco automovilistas que hay los percibe mucho más tranquilos, aunque no duda que exista estrés en todos aquellos que manejan un vehículo o usan un medio alternativo.

Nunca tuve carro cuando era chico, entonces puedo vivir perfectamente sin carro. Con hijos, sin hijos, con despensa, con desplazamientos largos. Lo puedo hacer. Sé que es más difícil para las personas que crecieron con auto o que lo han tenido la mayor parte de su vida”, considera Sergio.

“Estos días me han ayudado a reflexionar que podríamos usar el auto con mayor sobriedad, con mayor conciencia, con mayor agradecimiento. Contaminaríamos menos, gastaríamos menos lana, no aumentamos el parque vehicular, el estrés, los accidentes, la inseguridad. Son muchas cosas. Creo que el uso del vehículo, desde mi punto de vista, está sobrevalorado”, enfatiza.

“Hay magníficos ejemplos de ciudades europeas, canadienses, o estadounidenses donde hay un uso más racional del vehículo y un uso más placentero de la bicicleta”, agrega Sergio.

Apunta que andar en bicicleta ayuda mucho a la salud, mejora la capacidad locomotriz y cognitiva de quien maneja este tipo de transporte y contamina menos.

Sergio Somera García dice que la mayoría de los vehículos que ve en la calle van ocupados por una persona, por lo que se le hace triste que se haya comprado la idea de tener auto de manera obligada.

Explica que él recorre en promedio al día 7.3 kilómetros diarios, básicamente por avenida Universidad, Tecnológico, Zaragoza, a veces a Constituyentes, a La Cruz, Los Arcos, y ocasionalmente a lugares más distantes, porque no tiene necesidad, aunque de vez en cuando, dice, se inventa una para poder hacer un poco más de ejercicio en la bicicleta.

El primer consejo que él daría a quienes piensan moverse en bicicleta es pedir una prestada, para que prueben cómo se sienten, pues quizá con la bicicleta no se sienten a gusto y terminan con la misma arrumbada en un patio, lo que es una tristeza, “porque el espíritu de la bici está muerto y es una pérdida económica de 2 mil o 3 mil pesos”.

Comenta que a veces se pueden encontrar bicicletas de medio uso por mil pesos o menos. Pone como ejemplo la primera que él compró en Querétaro, que le costó 800 pesos y era funcional.

especial_historia_bicis_pag_12_y_13.jpg

Lo primero es probar la bicicleta en lugares tranquilos, con poco tránsito o en las ciclopistas, para disminuir los riesgos, comprarse una luz y un casco. La confianza con la práctica aumenta y se podrán dar cuenta de los beneficios de usar ese medio de transporte.

Además, se beneficia a la misma comunidad, pues no se compara en nada una bicicleta con un automóvil, en lo que se refiere a estrés, contacto con la ciudad, costo, pues los vehículos dañan las calles, más en el caso de las adoquinadas del primer cuadro queretano, mientras que una bici no maltrata casi en nada las calles.

Otro aspecto es el disfrute de la ciudad, algo que casi nunca se puede hacer en un vehículo. Recorrer las calles en bicicleta permite descubrir y ver la ciudad con otros ojos. Se conocen nuevos lugares, personas, sitios de interés, se redescubren las calles por las que se transita a diario y que por ir en un auto uno ignora.

Aumentan ventas de bicis

Julio Espínola, presidente de Saca la Bici, dice que a raíz de la crisis de abasto de gasolina las ventas de bicicletas aumentaron 20%. “Nosotros hemos recibido información de las tiendas, como de usuarios, haciendo ellos mismos de que usan más la bicicleta. A mí me ha tocado escuchar en foros, en auditorios que no tienen nada que ver con movilidad, hasta en auditorios religiosos en los que se ha recomendado el uso de la bicicleta”.

La venta de bicicletas, señala, aumentaron debido a la conciencia masiva del uso desmedido del automóvil.

El desabasto de combustible, dice, ha generado aspectos positivos entre los ciudadanos, esperando que exista mayor conciencia entre la población, pues además los hidrocarburos un día se agotarán, expone Espínola.

Añade que en estos días pudo observar que la gente dejó de usar sus automóviles y, por otro lado, se compartió el coche con los vecinos o los amigos.

“Estoy contento con este simulacro de conciencia masiva, que se volteen a ver las maneras de hacer más eficientes los viajes, que sean compartidos, caminando, o no hacerlos, porque a veces uno está moviéndose sin necesidad. En las familias a veces usan los tres carros que tiene para sus actividades, de manera indiscriminada. El combustible es un recurso no renovable y hay que hacer más conciencia en ese sentido”, subraya.

especial_historia_bicis_pag_12_y_13_2.jpg

Cómo comprar una bicicleta

Sobre las recomendaciones para comprar una bicicleta, Espínola explica que lo primero es observar que la tienda en donde se compre tenga al personal experto para asesorar al consumidor en torno a la mejor bicicleta de acuerdo a sus necesidades. Eso da seguridad y comodidad al conducir.

Si ya se tiene una bicicleta y no se usa con frecuencia, es que se vaya a un taller mecánico especializado, donde puedan recomendar qué partes reparar y refaccionar, además de dar consejos de mantenimiento, pues la falta del mismo es la principal causa de accidentes o falta de confianza de las personas que salen en bicicleta.

Asimismo, es necesario respetar las señales de tránsito, pues los ciclistas se deben de considerar a sí mismos como otro vehículo en la carpeta asfáltica, que se diseñe una ruta por donde se va a transitar, para no utilizar las vías más transitadas o que comúnmente se usaban como automovilistas, usar vías alternas, vialidades secundarias, como calles con vehículos que no circulen a gran velocidad.

Además, ser cordiales con los automovilistas, respetar al peatón, no usar audífonos, utilizar algún chaleco reflejante, chamarra fluorescente, casco, guantes y que se lleve herramienta básica para solventar una ponchadura o una reparación menor.

Por otro, lado, Héctor Michel explica que en esta semana las ventas de bicicletas aumentaron entre 20% y 25%.

Dijo que en su mayoría son personas que buscan movilidad en trayectos cortos, y que al no encontrar abasto de gasolina, buscan alternativas para trasladarse.

Agrega que espera que la gente se siga moviendo en bicicletas, y que no sea solamente por la necesidad ante el desabasto de combustibles.

Las bicicletas de montaña, dice, son de las más buscadas y comerciales que hay y que se pueden conseguir. Comenta que la bicicleta ideal depende de la distancia que se pretenda recorrer.

Los precios pueden variar entre los 2 mil 300 hasta 5 mil 500 pesos, dentro de una gama media, pues las más especializadas pueden llegar hasta los 15 mil pesos. Hay gente que llega a comprar cascos, candados, luces, esas son personas que están desempolvando las bicicletas, afirma.

 

arq

 

Comentarios