#Especiales: Activista promueve que antros cuiden a mujeres

La vocera del Comité Promotor de Alerta de Género considera necesario que los lugares se declaren contra la violencia
Violencia de género, Maricruz Ocampo, Comité Promotor de la Activación de la Alerta de Género para el Estado de Querétaro
Maricruz Ocampo afirma que los bares deben contar con personal calificado para actuar contra cualquier agresión (Foto: Archivo)
26/11/2017
03:36
Domingo Valdez
-A +A

Patricia “M” señala que en varias ocasiones, cuando sale “en noche de niñas” junto con sus amigas, se han sentido vulnerables dentro de los bares y antros a los que acuden, debido a que no falta el hombre que, ya en estado de ebriedad, las acose y las quieran obligar a que bailen con él.

El caso de Patricia y sus amigas no es raro, señala Maricruz Ocampo, vocera del Comité Promotor de la Activación de la Alerta de Género para el Estado de Querétaro, por lo que medidas de protección, como la colocación de carteles en los baños de mujeres, en donde la administración del lugar las invita a denunciar si son víctimas de acoso o se sienten en riesgo; como sucedió en un bar de la ciudad de Tijuana, en Baja California.

En los antros queretanos sería una medida positiva para terminar con situaciones de violencia en contra el sector femenino.

Patricia y sus amigas acostumbran salir con cierta frecuencia. Por lo regular son siete amigas las que se reúnen para salir, que nunca van acompañadas de hombres.

“Vamos a lugares distintos. Por lo regular los hombres [que se acercan] entienden que es una salida de amigas, pero nos ha tocado que llega alguien muy tomado y está muy insistente, por más que le decimos (que no nos interesa nada con él) ahí sigue. Nos cambiamos de lugar o lo dejamos solo, pero sigue insistiendo.

“A veces los de seguridad [dentro del sitio que visitamos] como ven que somos sólo mujeres nos cuidan. En todos los lugares a donde hemos estado, han tenido esa cercanía con nosotras”, apunta.

Relata que también les ha tocado ver escenas de violencia. La más reciente ocurrió en un antro de San Miguel de Allende, en Guanajuato, donde una pareja discutió en el lugar porque el muchacho, en estado de ebriedad, se acercó a la mesa donde estaba Patricia y sus amigas y la novia de éste se tornó violenta, hasta que un elemento de seguridad se acercó a ellas.

No todo ha sido así. Les ha pasado que cuando están en el antro, han llegado a jalar a alguna de sus amigas, para que se acerquen a una mesa, pero “la bolita” les ayuda a cuidarse entre ellas.

En lo personal, asegura que cuando llega a salir con algún joven y se siente incómoda suele detener las cosas.

Protección

Precisa que si hubiera antros o bares donde hay protocolos de protección hacia las mujeres, en aras de erradicar las conductas de acoso y violencia de género, acudiría más a ese sitio, “porque uno va a divertirse y desestresarse del trabajo, de la cotidiano de tus días, y que tengas ese respaldo de que no te va a pasar nada o que vas a estar protegida, de cierta forma, te da más confianza y ánimos para ir ahí”.

Agrega que en ocasiones acuden a los bares que ofrecen botellas gratis o promociones de “mujeres gratis”, aunque antes tratan de averiguar más sobre el ambiente que se vive en el lugar, buscando que no sean de “mala muerte”.

Ocampo señala que la violencia de género está muy presente en los antros de Querétaro. Incluso, dice, hay un lugar donde la atracción es una joven que en shorts sube a bajar las botellas que están en la pared y que los asistentes piden.

Asimismo, llama la atención de los antros que ponen nombres de adjetivos peyorativos contra las mujeres, y que son autorizados por las autoridades municipales para usarlos como razón social.

Del mismo modo, resaltan las promociones en las cuales las mujeres no pagan ‘cover’ porque “nadie da nada gratis. Cuando están diciendo que entramos gratis o que el consumo para nosotras no tiene costo, el producto que está vendiendo ese lugar somos las mujeres. Esos sitios promueven que hay chavas jóvenes, vulnerables, a las que además vamos a emborrachar. Eso es algo muy común”.

Explica que cuando se combina el alcohol en una relación en donde ya ha existido algún tipo de violencia, por lo regular se incrementa. Siempre hay un vínculo muy cercano entre el consumo de alcohol y la violencia hacia las mujeres.

Medidas de seguridad

En relación a la iniciativa del dueño del bar de Tijuana, que invita al sector femenino a denunciar el acoso, subraya que no sólo se quedó en esa iniciativa al interior, sino que también promueve el mejoramiento de la infraestructura urbana, con calles mejor iluminadas.

Sobre la posibilidad de que las organizaciones feministas y civiles promuevan medidas de este tipo entre los antreros queretanos, apunta que tanto los clientes como los empresarios se verían beneficiados.

“Tenemos una situación de presencia de violencia al interior de muchos lugares y que además cuando se pelean las parejas, las chavas se sienten acosadas o violentadas. La mayoría de las ocasiones la gente saca las manos. Dicen que esa no es su bronca, que ellos lo resuelvan. Me gustaría buscarlos [a los dueños de bares] para concientizarlos sobre el tema de la violencia contra las mujeres y ver la manera en la que ellos puedan llamarles un taxi, ayudarla a salir”, añade.

Ocampo resalta que en muchos lugares se droga a las mujeres que acuden a divertirse. “Debemos promover que las mujeres estén seguras, que no les pongan nada a las bebidas, que puedan salir en caso de ser hostigadas, a veces ni siquiera son sus parejas quienes las hostigan o acosan, que tomen las medidas necesarias, que se sepa que en ese antro no se tolerará que se agreda a las mujeres, y se declaren como un espacio que no tolerará la violencia de género”, dice.

Estas medidas se pueden implementar en los centros de diversión de Querétaro; poco a poco crece la indignación por la violencia contra el sector femenino, aunque mucha gente no sabe cómo intervenir sin ponerse en riesgo. Si se ponen en práctica estas medidas, sin una exposición física el beneficio es mayor.

Asimismo, si un lugar declara su intolerancia hacia la violencia de género, donde no se tolerarán este tipo de acciones, los acosadores lo pensarán dos veces. Además deben contar con personal calificado para actuar contra estas acciones, daría confianza a las jóvenes que acuden a estos lugares, se sentirán protegidas porque serían lugares más agradables para estar; así el antro se convierte en un sitio socialmente responsable.

Otro beneficio, puntualiza la activista, sería desde el punto de vista turístico, si se corre la noticia de que en Querétaro hay cero tolerancia contra el acoso y la violencia de género, propiciaría que el turismo se sienta más tranquilo y seguro.

Comentarios