“Queríamos hacer radio pero no comercial”: Arturo

Actualmente, Radiocensura es una marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) como un concepto radiofónico.
Radiocensura, Proyecto, Concurso, Locutores independientes, IMPI,
Foto: César Gómez y Luis Sánchez
04/06/2017
03:29
Gonzalo A. Flores
-A +A

Arturo Almanza León llegó a la redacción de EL UNIVERSAL Querétaro para ahondar acerca de Radiocensura, otro proyecto ganador del concurso, el cual tiene 10 años de existencia en el mundo radiofónico independiente.

“A partir del tercer año empecé a armar un equipo de locutores independientes, que no estuvieran en la radio comercial y, mediante cursos y diplomados a los que iba, hacía amistad con alguno que veía con la habilidad y aptitudes para ser locutor y entre todos se hacen los guiones y se graba”, relató.

Arturo es el productor de los contenidos para Radiocensura, trabajo que ha desarrollado durante los últimos 10 años, aunque son siete de oficialmente de transmitir por internet, a través de Itunes.

Entre las primeras formas de difundir sus contenidos, el locutor recordó que regalaban discos con los programas en bares y varios lugares, pero reconoció que “nadie es profeta en su tierra”.

“Teníamos más jale Michoacán y Guanajuato, pero la plataforma de Itunes nos dio la oportunidad de poderlo difundir a nivel global”, señaló.

Actualmente, Radiocensura es una marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) como un concepto radiofónico.

“Todo nació porque éramos varios los que queríamos hacer radio pero no comercial, no nos veíamos presentando a Belinda, ni yendo a controles remotos a vender casas, aunque es muy respetable el trabajo de la radio comercial, cumple con informar y con hacer entretenimiento para la gente, pero nosotros buscábamos otra cosa”, explicó Arturo.

Durante los siete años que el proyecto tiene en la web, han cosechado su audiencia, aunque ésta se concentra en Estado de México, Guanajuato, Michoacán, incluso Colombia y Venezuela, por encima de los escuchas locales.

Esa amplitud de audiencia les ha beneficiado para lograr contenidos internacionales, pues han podido cristalizar entrevistas con bandas de Estados Unidos o Europa, como Brujería o 3Teeth, que el año pasado fue incluido en la gira de Tool.

“Nuestra producción es muy buena, cuando [la gente y las bandas] escuchan el programa y ven los seguidores en redes sociales les llama la atención e incluso estos músicos son mucho más amables y accesibles que si aquí en México pides una entrevista con algún grupo”, comentó el hombre.

Es una producción que, recordó Almanza León, “nació con humor, somos fanáticos y seguidores de Alejandro González Iñárritu y de WFM, sobre todo en producción y voz de Martín Hernández, también admiradores de Olallo Rubio; pero, después, nos dimos cuenta que sí nos encasillábamos mucho”.

Decidimos dejar de escuchar y mejor inspirarnos con otras cosas, cine, arte, música, cosas así y nos enfocamos en música en la actualidad. También hablamos de libros, cine, documentales, de repente también nos clavamos en tratar de abrir la mente, para no sentirnos atrapados, de perder miedos y ponemos ejemplos”.

Arturo platicó que, hace poco, crearon un playlist con el soundtrack de la vida de un migrante, pues un mexicano que trabaja en Los Ángeles se puso en contacto con ellos: “Tenía rollos severos de depresión, pero se puso en contacto porque escuchó un podcast llamado México te extraño, en el que tratamos de analizar porque allá el mexicano sí respeta, sí está acojonado por las leyes, es un ciudadano modelo en otro país no importa si es profesionista o indocumentado”.

“La idea era de que nosotros no sentimos a nuestro país nuestro porque no lo hemos perdido, porque hubo otros países como Alemania que lo perdió todo, Bélgica, Japón, pero se levantaron y ahora son potencias, pero precisamente porque perdieron y crecieron de nuevo, ayudándose entre todos. Este chavo nos escribió y platicó que le gustó mucho, él ya tenía ideas depresivas y esto le ayudó”, agregó.

El proyecto no cuenta con patrocinios, ninguna estación los ha querido incluir en su programación por ser un concepto tan alternativo y, sin embargo, sus producciones se venden. “De ahí nos hemos hecho de recurso y también por la venta de productos, pues hemos hecho nuestras playeras y mercancía”, refirió.

Para el concurso de RTQ se presentó lo mejor de siete años, “lo que creemos es lo elemental de Radiocensura, es lo que se está transmitiendo los domingos por cuatro semanas entre mayo y junio, pero esperemos que no quede ahí y que nos den un espacio por más tiempo o que otra estación le interese la propuesta”.

El nombre del proyecto nació después de una breve experiencia en la radio comercial —hace ya unos 15 años— donde por decir “fregonsísimo” al aire no pudo continuar. “De ahí viene el nombre de Radiocensura, porque en un principio sentí que no habría lugar para mí en la radio, por lo menos en ese tiempo, ahora sí y fue mejor que sucediera así, pues nos sentimos muy orgullosos del producto que tenemos”.

Comentarios