Campamentos, alternativa para disfrutar

Los Sauces, de doña Casimira, y El Platanal, de don Manuel, se ubican en Arroyo Seco, a las orillas del río Ayutla, un “jacuzzi natural”
Sierra Gorda, campamentos, Jalpan, Arroyo Seco, Grupo Ecológico Sierra Gorda, servicios turísticos
La agrupación festejó su aniversario con un desfile de mojijangas, la obra de teatro Detectives del medio ambiente y un concierto de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Querétaro
01/07/2017
03:40
Gonzalo A. Flores
-A +A

Cuántas enseñanzas las de la Sierra Gorda. Cuántos escenarios naturales que convergen, para decirle al ser humano que no necesita tanto de lo que cree para coexistir en armonía.

La tierra provee y más si se trabaja. Como la de don Manuel Loredo, que llegó cabalgando sobre su yegua de más de 20 años, La Pinta, a la orilla del río Ayutla, bello escenario natural que corre en la parte posterior de su terreno, que se ubica sobre la carretera Jalpan-Río Verde, en el municipio de Arroyo Seco.

especial_sierra_campamentos_2.jpg

Venía de una reunión, según contó. Andaba de short, camisa y sombrero, pues aunque el reloj marcaba pasadas las cinco de la tarde, los intensos rayos de sol todavía eran constantes sobre la piel del anfitrión y los visitantes.

Rebasa los 60 años, señor siempre sonriente y amable, en todo momento servicial, quien mostró con gran satisfacción lo que tanto tiempo le ha costado construir.

En su terreno, uno encuentra cientos de árboles frutales. También instaló algunos tanques para la crianza de tilapia. Don Manuel ha sabido complementar sus ingresos al ofrecer espacios para campamento, además, construyó un par de cabañas, como parte de la red de microempresas apoyadas por la empresa integradora Productos y Servicios Turísticos Sierra Gorda.

Los espacios son promovidos e incluidos dentro de los recorridos que ofrece Grupo Ecológico Sierra Gorda, que encabeza la alianza de organizaciones hermanas que conforman la estrategia de conservación, en la que las comunidades locales son incluidas en la administración y operación, con lo que se generan oportunidades de desarrollo social y económico para los dueños de la tierra.

especial_sierra_campamentos_5.jpg

Su campamento se llama El Platanal, porque en la mayoría del terreno sobresalen las pencas de plátano macho, costillón le dice don Manuel, mientras baja al río por un sinuoso camino, desde la entrada en la carretera.

En su terreno también se da aguacate, mango, papaya, ciruela, entre una variedad de flora silvestre abundante.

Tras la última curva, se llega a una superficie plana, donde se encuentra una amplia área para acampar, así como unas palapas y los sanitarios; por ahí ya se puede descender al cause.

Un automóvil permanecía estacionado y un grupo de paseantes estaba sumergido en el agua cristalina, que es el mejor remedio para el calor. Algunos visitantes recién llegados hacen lo mismo, mientras otros esperaban la llegada de don Manuel para conocer un poco de su historia.

Manuel Loredo es originario de Arroyo Seco; sólo él y su esposa reciben a los visitantes, pues contó que sus hijos desempeñan sus trabajos en otros lugares.

Desde hace poco más de tres años se aventuró a incorporarse a los servicios turísticos que se ofrecen en la Sierra Gorda queretana, con la construcción de tres cabañas ecológicas, hechas de una mezcla de lodo y paja en sus paredes y con techos de madera por dentro y lámina por fuera. Por el momento, son dos las que están en pie y en servicio; don Manuel contó que una cabaña la perdió por estar muy cerca del río y, una vez que aumentó su cauce por la lluvia, se llevó la construcción.

“Ahora queremos hacer una más, la primera que hicimos se la llevó el río y las otras dos ya las construimos más arriba. El contacto con el Grupo Ecológico Sierra Gorda se dio por medio de los mismos compañeros y me pareció una gran idea, pues nos dieron capacitaciones para construir las cabañas y para atención turística. Nosotros pensamos en salir adelante, buscar los medios para darle más opciones a los turistas y cada año presentar nuevas cosas”, platicó.

especial_sierra_campamentos_6.jpg

En efecto, don Manuel siempre piensa en cómo mejorar y tener sus instalaciones al 100% para cuando lleguen los visitantes. Actualmente, dijo, se encuentra con la tarea de revestir con tierra una nueva la rampa de acceso al lugar, “pues con las lluvias se ha ablandado y es para que sea una mejor entrada para los turistas”.

Un complemento importante para don Manuel es la crianza de tilapia, actividad que realiza en conjunto con otros habitantes del lugar; aunque ese proyecto lo echaron a andar gracias a un apoyo de Sagarpa años atrás. La producción le sirve para ofrecer este platillo entre la variedad de alimentos que ofrece a quienes ocupan las cabañas o acampan en el lugar.

Antes de convertirse en El Platanal, don Manuel sembraba maíz en el terreno; después de conocer las opciones de proyectos que ofrecía el Grupo Ecológico Sierra Gorda, optó por sumarse a la red de ecoturismo en la zona.

El servicio vino a complementar sus ingresos, pues con la producción de mojarra, que implementó con algunos de sus compañeros desde hace 15 años y que genera alrededor de 50 kilos al mes, más las cabañas hechas con eco tecnologías y el espacio para campamentos, así como con la producción de las frutas que se dan en su terreno, es como don Manuel sortea el día a día. No depender de una sola fuente de ingresos le da más tranquilidad, sin perder de vista que la tierra provee cuando se trabaja.

Jacuzzi natural.

Los Sauces es otro de los campamentos que está incluido como destino ecoturístico dentro del Grupo Ecológico Sierra Gorda; también se encuentra en Arroyo Seco.

Para llegar se toma la carretera federal 69 Jalpan-Río Verde; aproximadamente sobre el kilómetro 26 está la entrada a la localidad de Ayutla donde hay que dar vuelta a la izquierda. Tras recorrer un kilómetro sobre camino pavimentado, se llega al cruce del río Ayutla. Después de cruzar el cauce, del lado izquierdo y a unos 200 metros más adelante, está el campamento.

El campamento cuenta con dos cabañas construidas con la técnica de bioconstrucción y materiales de la zona. Cada una tiene espacio para cuatro o cinco personas y dispone de baños secos o ecológicos.

Las dos cabañas están a las orillas del río Ayutla, rodeadas de mangos, naranjos y una rica variedad de flora local. Además, hay un amplio espacio para acampar.

La encargada del lugar es doña Casimira García, quien contó que el campamento como tal existe hace 15 años. Sin embargo, han pasado cuatro años desde que construyeron las cabañas ecológicas, sobre las que orgullosa afirmó: “Entre mis hijas y yo las construimos”.

especial_sierra_2.jpg

La infraestructura que ha servido para incrementar el número de visitantes, pues platicó que en temporada alta —las vacaciones de verano— hay que hacer reservaciones con anticipación, debido al alto flujo de visitantes.

“La idea es hacer más cabañas, porque gracias a Dios cada año llegan más turistas, pero en eso andamos, porque esperábamos la temporada de mango, porque de ahí nos sale algo, extra pero este año estuvo muy baja la producción, así que estamos en espera”, indicó.

En el comedor, doña Casimira ofrece milanesa de pollo, chilaquiles, enchiladas, camarones al mojo de ajo, mojarras y aguas de sabor, entre otros platillos que complementarán la visita del paseante.

“A los que llegan, siempre les digo: Bienvenidos al jacuzzi natural. A la gente le encanta estar aquí, despertar sin nada de ruido, salvo el sonido de los pájaros y del río, la mayoría vienen aquí a despejarse de todo, aunque no falta el que pide Internet pues por sus trabajos quieren estar pendientes”, añadió.

Son cuatro hijos, su esposo y doña Casimira los que dependen directamente de esta microempresa, que poco a poco, con la ayuda de Grupo Ecológico Sierra Gorda y su propio esfuerzo, hacen del río Ayutla un destino que se ha adaptado a la perfección al ecoturismo que se ofrece en el estado de Querétaro.

Comentarios