Rosa Estela Reyes García: Revisará el INAH obras en el Centro

“Incertidumbre sobre obras genera el malestar ciudadano”, dice la nueva delegada del Centro INAH Querétaro
Compartir
INAH, Querétaro, Centro Histórico, Delegada, UAQ, Secretaría de Cultura, Ciudadanos, Especialistas
Rosa Estela Reyes García Delegada del Centro INAH Querétaro (DEMIAN CHÁVEZ. EL UNIVERSAL)
31/07/2017
03:57
Rocío G. Benítez y Lorena Alcalá
-A +A

Esta misma semana Rosa Estela Reyes García, nueva delegada del Centro INAH Querétaro, espera reunirse con el gobernador Francisco Domínguez Servién y el presidente municipal Marcos Aguilar Vega, para hablar del caos generado por las obras en el Centro Histórico; la funcionaria ha pedido a especialista de la coordinación nacional de Patrimonio y el Área Jurídica del INAH que revisen expedientes de los trabajos realizados en el primer cuadro de la ciudad, para resolver las omisiones si es que existen y definir un plan maestro de las obras en conjunto, pues, asegura, la incertidumbre sobre los proyectos actuales es lo que genera el malestar ciudadano.

En dicha reunión Reyes García, prevé estar acompañada por Diego Prieto, actual director del INAH a nivel federal. La idea de la nueva delegada es que INAH y gobierno trabajen de la mano, en conjunto con otras instituciones responsables de la conservación del patrimonio cultural e histórico de la entidad, como Secretaría Turismo, Secretaría de Cultura, Universidad Autónoma de Querétaro y los mismos ciudadanos.

Una de las propuestas de la delegada para su gestión, es crear un fideicomiso con el gobierno para impulsar proyectos en las distintas áreas en las que opera el INAH, desde los museos comunitarios hasta las zonas arqueológicas. Con la sociedad civil hará foros en los que puedan expresar sus ideas, además de estar bien informados de todas las acciones que realizan en la ciudad.

¿Cómo se siente a una semana de haber asumido el cargo de la delegación del Centro INAH Querétaro?

—Muy contenta todavía, un semana no es nada. Esta semana he tenido la oportunidad de estar enfocada al tema de sitios y monumentos, un poco porque es una de las áreas que más demandan la tarea del Instituto Nacional de Antropología e Historia, por muchas razones: las casas habitaciones del Centro Histórico, los monumentos históricos, la torre de San Francisco, las obras en calle de Madero, la de Ezequiel Montes, los proyectos de la Alameda, avenida Universidad, todo lo que está significando este proyecto de intervención de obra en el Centro Histórico que tienen que ver con un desarrollo urbano.

Me he reunido con otros sectores como la investigación para ver cómo estamos en nuestras zonas arqueológicas... estoy un poco en diagnóstico, un poco ya voy entendiendo dónde andan nuestras prioridades más emergentes. Esto me ha obligado a ir a la Ciudad de México a solicitar apoyo en las coordinaciones nacionales, Diego Prieto, como director nacional de INAH, está muy comprometido en respaldar lo que ocurra en Querétaro y yo he solicitado que venga la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos y el Jurídico para poder respaldar lo que haya que resolver, relativo a esta parte urgente de las obras en el Centro Histórico.

¿Cuál fue la encomienda de Diego Prieto?

—Redinamizar el Centro INAH Querétaro con nuestros trabajadores y nuestros equipos y las relaciones que debamos tener con otras instituciones de los distintos niveles de gobierno para que de manera conjunta podamos impulsar la conservación del patrimonio nacional; tendríamos que pensar en mayores alcances regionales sin descuidar lo local, pensar en otros municipios sin descuidar el Centro Histórico, tenemos otros espacios como la Sierra, nuestra lengua, tradiciones, nuestras zonas arqueológicas, monumentos, museos, todo es lo que tenemos y hay que reinventar muchas cosas que también ya hemos experimentado…

Últimamente se ha visto una actividad muy intensa en el Centro Histórico que ha inconformado a mucha gente, ¿cómo lo ve desde ese punto la delegación del INAH, qué va a suceder?

—Ahorita todavía estoy revisando los expedientes de cada una de estas obras, para ver cuál ha sido la postura técnica del INAH, pero también me hace falta como un plan integral del Centro Histórico con todas estas distintas posturas de la vialidad. Tal vez lo que está preocupándonos es la manera en que se están juntando todas las obras y están ocasionando el caos que ahorita sentimos en el Centro.

Yo me pregunto en momentos si el caos tiene que ver con que el cronograma de todas las obras no se ajustó entre el estado y el municipio o tiene que ver con que tenemos miedo al cambio o tiene que ver con que tenemos miedo a lo que no conocemos, entonces si no conocemos el plan no sabemos lo que va a pasar y tener incertidumbre siempre será un asunto delicado, a nadie nos gusta que nos sorprendan.

Yo creo que una de las cosas en las que yo voy a insistir es en la información, en el conocimiento del plan integral para que se sienten a la mesa todos los especialistas.

Si tuviéramos a todos los niveles de gobierno sentados en una misma mesa con el plan integral de desarrollo urbano, entonces hacemos un plan maestro y unas etapas ejecutivas, porque también son obras que tienen que ver con el tiempo más que con las administraciones políticas y sexenales.

¿Entonces INAH y gobierno deben trabajar de la mano?

—Sería que todos trabajemos de la mano.

¿Y no se estaba llevando así?

—No lo sé, pero yo eso es a lo que vengo, si hay preocupación y desconocimiento, hay que buscar que nos den la información para saber de qué estábamos hablando, por ejemplo, como delegada del Centro INAH estoy revisando los expedientes de la obra de Madero, la Alameda y de pronto digo, por qué están tan separados, porque no los juntamos en un solo plan integral: el Centro Histórico; y luego ya por pedacitos están las obras. Esa es mi propuesta, metamos el proyecto integral del Centro Histórico de Querétaro, con todas sus distintas etapas y procesos, y hagamos un plan de manejo... a lo mejor estoy diciendo algo muy apresurado pero el cronograma debe organizarse un poco más, porque se nos encimaron muchas obras, cada una de las obras es complicada, pero encimadas es mucho más complicado.

¿Será que ha faltado coordinación?

—Eso es lo que yo me pregunto. Será que no se hablan entre los que están, no sé si se llame el estado, el municipio o el ingeniero y el arquitecto, no sé si son los responsables de las obras o son las instancias de gobierno, por eso quiero que nos sentemos todos en una mesa, yo ahorita ya estoy entrevistándome con los vecinos, estoy pidiéndole a los arquitectos que me traigan los expedientes para entender cuáles son los lineamientos que el Instituto Nacional de Antropología ha avalado y a la hora de ejecutar la obra qué sí se ha respetado, estoy pidiendo que venga las instancias especializadas del INAH a nivel nacional, las coordinaciones nacionales de monumentos a Querétaro para sentirnos seguros técnicamente de lo que estamos avalando y al Jurídico para sentirnos seguros de lo legal y con todas estas partes llegar con el presidente municipal y con el gobernador a ver qué, de parte de ellos, se está haciendo, pero también está sitios y monumentos, también está turismo, también está la Universidad Autónoma de Querétaro, que tienen sus expertos y sus capacidades que podrían perfectamente ayudarnos a crear un plan de manejo.

El análisis que vendría a hacer el equipo de la CDMX, ¿para cuándo estaría listo y cuándo sería esa plática con gobierno?

—Yo estoy pidiendo la cita con el alcalde para la próxima semana y con el gobernador, y estoy pidiéndole a Diego que me mande apoyo dentro del área de monumentos históricos y a él mismo que me acompañe a la visita con el gobernador, de modo tal que tengamos acuerdos sólidos en términos de responsabilidades y personalidades, que me presenten, y luego ya aquí entre nosotros quedarnos en las mesas operativas de trabajo que también ya existen…

¿Entonces para esta reunión con gobierno vendría Diego Prieto?

—Ése es mi plan. Diego está completamente interesado y está respaldándome, yo me siento muy segura porque él está comprometido, todos sabemos que Diego quiere muchísimo a Querétaro y está bastante bien informado de las características de esta ciudad.

¿Qué papel juega el INAH en la toma de decisiones gubernamentales? Porque pareciera que es un accesorio, todo el mundo dice sí: es que lo tiene que avalar el INAH, pero al mismo tiempo parece que a las autoridades no les interesa está autorización; por ejemplo en las obras de Madero se dio a conocer un acta firmada por el ex delegado Manuel Naredo, donde solicitan que no se intervenga con maquinaria pesada y no se metió una máquina, se metieron dos, entonces qué sucede en ese sentido, ¿hay una desobediencia, o qué pasa?

—En el tema particular ya tuve la entrevista con el arquitecto coordinador de la obra, con base en los documentos que el licenciado Manuel Naredo firma y, bueno, revisar dónde hay omisión y solicitarle los testigos que nos reporten de manera más científica las afectaciones o consecuencias de las vibraciones para determinar qué es la maquinaria pesada y qué no es maquinaria pesada, pero luego entramos en una serie de dudas respecto a la claridad, o subjetividades respecto a qué es maquinaria pesada y qué no, y qué tanto impacto está teniendo la “mano del chango”, que ya me enteré que así se llama la máquina, entonces para retirar los adoquines y demás; los testigos no estaban y ya están colocados, entonces el papel del INAH es supervisar qué se autoriza en sus documentos, que lo que le llamamos la licencia esté respetándose a la hora de la ejecución y para eso están los arquitectos de Monumentos Históricos, supervisando la ejecución y ya se solicitó que se pongan estos testigos, para reportar las consecuencia de esta maquinaria.

A nosotros nos importa que los monumentos históricos no sean afectados y si son afectados tendrá que haber una reparación de daños, entonces para qué meternos en esta consecuencia si podemos evitarla. Ahorita lo que impulsaría es la conservación preventiva, no necesitamos que se nos echen a perder las cosas para meternos a intervenirlas, sino tratar de evitar que suceda, entonces el papel del INAH es conservar nuestro patrimonio edificado en el Centro Histórico, pero sin esta posibilidad de planeación a través de un plan de manejo y un programa integral.

¿Qué pasaría si en esta revisión de documentos de las obras hay omisión, jurídicamente hay una responsabilidad?

—Sí, justo por eso pido la intervención de la Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos y la de Monumentos Históricos para tener perfectamente claro en este momento qué pasaría con lo que se vaya encontrando, si el arquitecto Arturo Balandrano Campos, que es el coordinador nacional de Monumentos Históricos está en esta mesa y ahí se determina, según los testigos, que sí hubo afectación, en ese momento él con toda la experiencia que tiene podrá proponer la alternativa para no perder tiempo, porque yo no soy experta en monumentos históricos. Me parece que ahorita lo más importante es atender con celeridad esta crisis que se dio para poder conocer el plan de largo plazo; mi labor será atraer a la gente especialista desde el INAH para ofrecer soluciones rápidas a lo que se encuentre.

Respecto al Museo Regional, ¿qué viene?, porque uno de los proyectos que se tiene es implementar un elevador y hacer más accesible el museo.

—Venía platicando con el director del Centro INAH Guanajuato y me estaba contando que él tenía un fideicomiso con gobierno del estado que le daba un montón de recursos, y entonces yo pregunté ¿hay manera de hacer un fideicomiso y nos den recursos para más proyectos? Entonces ahora quiero hacer un fideicomiso (...) y con estos recursos, porque queremos un elevador por muchas razones, para hacer accesible la visita de otro tipo de públicos, pues sí, pero luego dices y con qué y dónde, tenemos que juntar muchas cosas en términos de la pertinencia del lugar porque es un monumento histórico, pero luego cuánto nos va a costar y de dónde vamos a sacar el recurso, entonces yo primero voy a crear el fideicomiso para ejecutar nuestros proyectos.

¿El resto de los centros INAH tienen fideicomiso?

—No, son muy pocos los que los tienen, y nosotros queremos hacer uno.

—¿Y qué se necesitaría para que hubiera un fideicomiso, sensibilidad?

—Las voluntades institucionales y el proyecto que te respalde, porque yo le pido al gobernador un fideicomiso y me va a preguntar para qué. Yo tengo que tener los proyectos para fundamentar la necesidad de un fideicomiso.

En estas próximas citas que tendrá, ¿está contemplada una cita con Paulina Aguado, titular de la Secretaría de Cultura de Querétaro?

—No, ahorita yo no tengo citas a esos niveles, mis citas son con el presidente municipal y con el gobernador, y una vez resuelta esa parte, entonces ya voy con instituciones para los otros proyectos, tendría que tenerlas, por ejemplo, con todos los presidentes municipales, por ejemplo, lo del Cerrito.

Y con Paulina tengo muchas posibilidades de proponerle cosas porque conozco el ambiente y ya lo viví, entonces ya sé qué proponer y ver si llegamos a acuerdos, yo le apuesto mucho a la buena relación y donde se pueda avanzamos y donde no, no nos vamos a detener. Yo no me pienso perder el tiempo en trabajar con quien no quiera, sino en avanzar con quien sí.

Compartir

Comentarios