Juan Carlos Romero Hicks: “Acción Nacional no es propiedad de nadie”

Se suma a la lucha por la candidatura junto a Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle o Ricardo Anaya. Le dio la bienvenida a la competencia fraterna.
PAN, PAN, Ricardo Anaya, elecciones 2018, Juan Carlos Romero Hicks
Juan Carlos Romero Hicks, senador blanquiazul (Foto: Luis Sánchez)
30/08/2017
06:19
Lenin Robledo y Francisco Flores H.
-A +A

“El PAN no es propiedad de nadie”, señaló contundente en entrevista para EL UNIVERSAL Querétaro el senador blanquiazul, Juan Carlos Romero Hicks, tras ser interrogado sobre la posibilidad de que Ricardo Anaya se “agandallara” la candidatura a la presidencia de la República en 2018.

El también ex gobernador de Guanajuato reafirmó su intención de participar en el proceso interno para buscar la candidatura de Acción Nacional a la Presidencia de la República.

Indicó que el PAN tiene el reto de ser un partido unido y congruente en el que se deben valorar las jerarquías; primero México, luego el blanquiazul y al final los intereses personales.

Sobre los señalamientos que pesan sobre el líder del partido, el ex gobernador de Guanajuato confió que prevalecerá el Estado de derecho y la libertad de prensa, la cual busca la verdad y la justicia.

Por otra parte, consideró que Andrés Manuel López Obrador no tiene posibilidades de ganar la presidencia de México, puesto que carece de visión de Estado y de propuestas. Añadió que el populismo es un riesgo para México ya que no distingue partidos ni ideologías.

Romero Hicks retó a López Obrador a debatir y aseguró que no tiene duda que le ganaría al tabasqueño debido a que no tiene elementos de honestidad y de verdad, además de que carece de propuestas.

El pasado viernes 5 de mayo usted declaró para EL UNIVERSAL Querétaro que tenía la intención de buscar la presidencia para el año 2018, ¿continúa con esa idea?

—En efecto, se publicó el viernes 5 de mayo que estoy explorando la posibilidad de la Presidencia de la República. El lunes 8 de mayo lo hice de manera pública para señalar que cuando el partido [PAN] convoque a sus procesos internos, a fines de octubre, para desarrollar éstos entre mediados de noviembre o de enero, me voy a apuntar.

Es decir que ¿se suma a la clara intención que también tienen Margarita Zavala, Ricardo Anaya o Rafael Moreno Valle de buscar la presidencia del país?

—Somos varios los que hemos hecho esta expresión de adelanto. Bienvenida la competencia. En el PAN hay varias tradiciones que tenemos que consolidar; la primera es que el partido no tiene dueño, es un patrimonio público, colectivo, de México y tiene que estar a la altura de las circunstancias; segunda, que la línea es no dar línea y tercera, que la tradición que tenemos que cultivar es que haya competencias fraternas.

El proceso electoral para 2018 inicia en los próximos días y no hay un claro candidato en el Partido Acción Nacional, ¿qué piensa de esto?

—El proceso no ha empezado. La verdad legal es que todavía estamos por iniciarlo. ¿Cuáles son los pasos legales? Primero: viernes 8 de septiembre, el Instituto Nacional Electoral dará el inicio formal del proceso de renovación del Congreso de la Unión y del Presidente de la República para el 1 de julio. Segundo: a fines de septiembre los partidos políticos, con base en estatutos y normas internas, determinan sus métodos de decisión. Tercero: fines de octubre, los partidos emiten sus convocatorias para desahogar sus procesos internos. El cuarto momento se desarrolla entre mediados de noviembre y enero. Quinto momento: se entregan las plataformas electorales en la primera quincena de enero; eso es lo que marca la ley.

Ahora sólo hay son adelantos, expectativas, imaginarios colectivos, rumores, radio pasillos, que es una frase que yo inventé hace años, cuando era rector.

¿Qué ofrece como aspirante a la candidatura presidencial, cuál es su propuesta?

Cuatro aspectos; el primero es marcar agenda y los temas están claramente establecidos: violencia, inseguridad, corrupción y su madrastra la impunidad, la desigualdad, la pobreza, la economía, el ingreso familiar, el medio ambiente, nuevas políticas internacionales. Contrastar perfiles; escuchar, hay un enorme número de personas ignoradas, indecisas, resentidas, olvidadas.

Para competir de manera ética, civilizada y propositiva, ¿qué quieren los mexicanos de su próximo presidente?

—Un pre requisito: la honestidad. La corrupción es el gran escándalo y su madrastra la impunidad. De ahí en adelante hay aspectos muy importantes, al menos cinco: una capacidad ejecutiva probada; una visión de Estado; una persona con credenciales y experiencia internacional; alguien que tenga una nueva noción del desarrollo social y económico; y quien pueda construir acuerdos.

Ofrezco mi expediente, tengo una capacidad ejecutiva. Fui rector de la Universidad de Guanajuato de 1991 a 1999; construí la autonomía de la Universidad; tuve el privilegio de ser gobernador de Guanajuato de 2000 a 2006; dejé un estado sin violencia agravada, sin impunidad, con el máximo nivel de inversión económica histórica acumulada, con gran infraestructura, en temas de carreteras, hospitales, universidades y sin deuda. Eso es lo que las personas quieren, una visión de Estado.

He participado en las grandes reformas del país y voy a seguir en ellas, tengo experiencia internacional. Encabecé la red de universidades más grande el continente, 360 en 24 países; en el consejo de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tuve muchas relaciones internacionales; coordino el tema internacional con los senadores del PAN; nuevas visiones de desarrollo. Sé que el populismo uniforma la mediocridad y que no funciona, hay que generar nuevos esquemas de desarrollo y, finalmente soy una persona que sabe concertar, me gusta hacer política, el diálogo, escuchar y construir.

Está clara la demanda que está haciendo Margarita Zavala a Ricardo Anaya, ella considera que está haciendo proselitismo desde la presidencia del PAN, ¿usted opina lo mismo?

—Las normas internas y externas determinan los calendarios y obligan a todas las personas que están en cargos directivos del partido; si alguien del Comité Ejecutivo Nacional, de las comisiones estatales o municipales deciden competir para elecciones, van a tener que separarse de sus cargos. La norma ya lo previó, así que habrá que estar atento a las decisiones de cientos de personas que podrían estar involucradas.

En un escenario donde el presidente del PAN se “agandallara” la candidatura, ¿llevaría a un rompimiento interno?

—El PAN tiene el reto de ser un partido unido, congruente, incluyente y sensible, tenemos que poner la jerarquía; primero es México, luego el partido y finalmente los proyectos personales. Nos corresponde a todos la unidad, hay que aportarla y no solamente esperarla de los demás.

¿No ve un escenario de ruptura?

—Los escenarios son de grandes retos, evidentemente que la pasión es natural y puede haber afinidades para una persona o para otra, lo importante es que ésta sea de una manera ética, civilizada y propositiva.

¿Qué opina de los señalamientos que se la han hecho recientemente al presidente del PAN, Ricardo Anaya?

—Quiero creer que va a prevalecer el Estado de derecho y la libertad de prensa. [Los medios de comunicación] tienen tres valores fundamentales: la verdad, la libertad y la credibilidad y todos estamos sujetos al Estado de derecho. Yo tengo la confianza de que los señalamientos que se han puesto en relieve, si llegan a procesarse, encontrarán la verdad, la libertad y la justicia.

En entrevista para EL UNIVERSAL Querétaro, el ex consejero presidente del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), José Woldenberg, consideró a Andrés Manuel López Obrador como un candidato con amplias posibilidades para ser presidente el próximo año, aunque no con la garantía. ¿Qué opina usted?

—El populismo es un riesgo para México porque no distingue partidos ni de ideología. Es parte del museo de arqueología del siglo pasado. Es la ilusión vana que no tiene propuestas innovadoras, que señala enemigos y empieza a hacerlos grandes.

Lamentablemente frente al descrédito de la clase política hay personas que tienen confianza en ese tipo de opciones. Creemos que en su momento, haremos un debate, y será un gran privilegio ganarle porque no tiene elementos de honestidad, carece de elementos de verdad y no tiene propuesta.

Hay dos situaciones en el contexto político internacional que están llamando la atención en el mundo. Por una parte el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y por otra, la situación de Venezuela, con Nicolás Maduro, ¿Cree que eso va a influir en las elecciones del próximo año que se realizarán en México?

—Son los populismos. El populismo ya no distingue partidos e ideologías. Lo vimos en el brexit, en Reino Unido; lo vimos en Estados Unidos, inventan enemigos, el enemigo es México, la causa del desempleo, la inseguridad, el déficit de las barreras comerciales es México; lo vimos en Venezuela. Son muy seductores, empiezan por caminos democráticos pero luego se sienten los dueños de la verdad, los únicos honestos, los únicos que pueden atender las soluciones.

En América Latina corrieron como la humedad, en Ecuador, Bolivia, en Argentina y ahora lo estamos viendo en Venezuela. Empieza como un intento democrático y ahora es insostenible, es un estado fallido, hay un quebranto al Estado de derecho, no hay contrapesos republicanos, no hay libertad de expresión, no hay libertad de los medios de comunicación, no hay libertad económica, no hay libertad de tránsito. Estos populismos extremos son ignorantes, dogmáticos, alejados de la ciudadanía y carecen de sensibilidad real.

¿En caso de que gane López Obrador, cree que México pueda volver un Estado fallido?

—No va a ganar porque carece de lo necesario. No pasa la prueba de la honestidad, no pasa la prueba de la competencia en cargos ejecutivos, carece de propuesta, no tiene visión de estado. Sin embargo, frente al desprestigio de los partidos y la clase política es un tema sensible porque las personas quieren creer en algo y estos seductores de espejitos ilusorios son muy graves y dañinos.

Por otra parte, ¿qué piensa de la violencia que está viviendo el estado de Guanajuato?

Hemos de reconocer que hay una descomposición de violencia e inseguridad y tenemos que atajarla. He hablado con el gobernador [de Guanajuato] Miguel Márquez, que está haciendo un gran esfuerzo. Sin embargo, hay que poner mucha atención con elementos de inteligencia, prevención, denuncia y sobre todo con Estado de derecho.

Comentarios