Juan Martín Granados Torres: “En Querétaro no hay presos políticos”

En Querétaro no hay presos políticos, lo que se tiene son personas sujetas a procesos judiciales por violar la ley
Secretario de Gobierno, Derechos Humanos, Presos Políticos, Seguridad, Autoridad, Libertad de Expresión
Juan Martín Granados Torres, secretario de Gobierno (Foto: Demian Chávez)
26/06/2017
03:39
Francisco Flores
-A +A

En Querétaro no hay presos políticos, lo que se tiene son personas sujetas a procesos judiciales por violar la ley y afectar los derechos de terceros, y que acusan de ser víctimas de represión para cobijarse en la bandera de la impunidad, pero la autoridad estatal no lo permitirá, sentenció el secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres.

Entrevistado por EL UNIVERSAL Querétaro, el funcionario estatal subrayó que el gobierno no coartará la libertad de expresión y de manifestación de dirigentes sociales y políticos, a pesar de que utilicen el insulto y la denostación hacia las autoridades, sin embargo, recalcó que no se permitirá por ninguna situación que violen la ley.

También expuso que esta entidad enfrenta presiones importantes en el tema seguridad, especialmente por el crimen organizado asentado en el Estado de México, Michoacán, San Luis Potosí y Guanajuato.

En Querétaro, subrayó, la prioridad es mantener el estado a salvo de la influencia de la delincuencia organizada y para ello es importante mantener las corporaciones policiacas sanas y lejos de la injerencia del crimen organizado, además de que se continuará con el trabajo de inteligencia, que se reforzará con la apertura del Centro de Análisis de Información en Seguridad, cuya inauguración será finales de año.

Asimismo, dijo que por ser una entidad que cuenta con actores políticos de experiencia y participación colaborativa, “que privilegian el diálogo a pesar de sus diferencias”, en Querétaro se espera que el proceso electoral en 2018 sea de altura y en consenso.

Granados Torres señaló que existe una comunicación permanente con los partidos políticos de oposición, lo que permite resolver diferencias y problemas por medio del dialogo. “Las puertas de la Secretaría de Gobierno están siempre abiertas”, apuntó.

¿Cómo ve el ambiente político y social que se vive en la entidad?

—Ha sido contenida una inercia; nos encontramos que con la visión que tiene el gobernador Francisco Domínguez observó situaciones que lo llevaron a tomar decisiones estratégicas, como el transporte, la seguridad y el desarrollo social para combatir la desigualdad, el cual es el principal eje del gobierno y me parece que el gabinete fue diseñado en razón de eso. Hay una apuesta importante en la educación, que es un motor importante para luchar contra la desigualdad. Por eso el gobernador se encuentra impulsando de manera muy importante el desarrollo de la educación media superior.

Por otro lado, está la salud como un derecho de las personas, pero también como una necesidad. Hoy tenemos problemas de salud a nivel nacional de manera importante, por eso estamos trabajando en materia de fortalecimiento de infraestructura hospitalaria, mayor atención para las madres embarazadas, para niños y las personas de la tercera edad. El sistema de salud pública se está fortaleciendo en Querétaro.

También el sistema de seguridad se está fortaleciendo, es por eso que a finales del año tendremos un sistema que permitirá hacer un análisis de la información y entonces tendremos información en los cuerpos policiales que generarán acciones puntuales y concretas para que haya tiros certeros sobre la detención de delincuentes.

Además, el tema de la movilidad va avanzando y construyendo; es un tema complejo que necesita varios elementos a conjuntar, pero que se va avanzando de manera firma.

En materia económica, tenemos finanzas sanas, que fue un tema que desde un principio le preocupó al gobernador, ya que sin finanzas sanas no se puede pensar en un piso de seguridad o en un piso de infraestructura, como son carreteras, las cuales hoy en día por sus buenas condiciones están generando cadenas de valor en la producción y el mercado. Esa infraestructura que faltaba la estamos construyendo.

El gobernador habla de que no hay queretanos ni de primera o segunda, todos somos de primera y por eso no sólo estamos construyendo infraestructura en la zona metropolitana de Querétaro, sino también en el semidesierto y en la Sierra Gorda.

También estamos viviendo una presión importante en el tema de seguridad y en términos de economía, generada en el exterior. Querétaro no es una isla, Querétaro está en el centro del país y por aquí pasa prácticamente todo, por aquí circula la principal red ferroviaria, tenemos un aeropuerto con una capacidad impresionante de crecimiento de actividad comercial y de pasajeros, también tenemos la principal carretera es circulada en el país; nuestra ciudad capital es de los principales destinos turísticos no playeros de todo el país, todos los fines de semana vemos nuestras principales plazas llenas de turistas; Querétaro vive tranquilo, vive en paz, trabajando.

¿Ha sido difícil contener en Querétaro los problemas de inseguridad?

—En el tema de seguridad debemos ser claros en dos ámbitos, una es la presión que existe de parte de la delincuencia organizada que está operando en las entidades vecinas: tenemos un problema de violencia muy fuerte que se ha hecho público y manifiesto en Guanajuato. También tenemos una violencia crónica en el Estado de México y Michoacán; existen zonas en San Luis Potosí en donde la delincuencia organizada tiene presencia importante, pero evidentemente en Querétaro estamos trabajando con lo que tenemos y estamos cuidando que nuestros cuerpos policiales se mantengan sanos.

Hay un indicativo que es importante que conozca la gente, cuando la policía no va al lugar que se le llama para atender un problema es un indicativo de que esa policía tiene algún tipo de colusión con la delincuencia organizada; en Querétaro, cuando un ciudadano le habla a un policía, el policía siempre llega, la gente se quejará de que siempre tarda en llegar, ya sea por cuestiones tecnológicas o saturación de llamadas, pero lo cierto es que siempre llega. Un segundo indicativo es que existen detenciones frecuentes y constantes de delincuentes. Cuando la policía está permeada por la delincuencia no hay tales detenciones.

En otros tiempos las detenciones las realizaban los cuerpos federales o militares, como también sucede en otros estados, pero en Querétaro también las hacen, y con mucha frecuencia, las policías del estado, quienes aseguran sujetos peligrosos y células de la delincuencia organizada.

Esto significa que hay trabajo e inteligencia y una actividad importante en cuanto al monitoreo de los objetivos particulares y que hay una comunicación permanente de manera confiable entre las distintas corporaciones de la federación, estado y municipios y también con otras entidades. No es ninguna casualidad que haya operativos en los que se cierren las fronteras del estado y por medio de estas acciones se detengan sujetos peligrosos.

El principal objetivo y la tarea esencial de todas las corporaciones policiacas del estado es mantener a salvo a Querétaro de la influencia de la delincuencia organizada.

El segundo ámbito en el que se está trabajando en materia de seguridad es trabajar con el ámbito social, para que los jóvenes tengan oportunidades de trabajo, educación y diversión, y también trabajar de la mano de las familias, con quienes estamos haciendo una gran alianza debido a que nadie le conviene que nuestros jóvenes crezcan robando, por eso tenemos que reforzar el trabajo de valores y educación, pero eso no es una responsabilidad del estado; éste es el facilitador, por eso se ha pedido y seguiremos pidiendo es que los ciudadanos nos ayuden diciendo qué ven, qué sucede y qué pasa.

Poco a poco, con el fortalecimiento de las instituciones, estamos haciendo cuerpos policiacos más sólidos.

Un solo ejemplo de lo que pasaba antes: el 60% de los poquitos policías que encontró la presente administración estaba cuidando puertas o funcionarios, o bien sus capacidades de actuación ya estaban obsoletas. Hacer un policía lleva entre seis u ocho meses y también se aplica una cantidad de recursos importarte.

Las generaciones de nuevos policías no pueden rebasar un número de 60 o 70 personas, debido a que estamos buscando que tengan un entrenamiento adecuado; el equipamiento está en proceso; la construcción del Centro de Información para la Seguridad estará para finales de este año.

¿Cómo es la comunicación con los actores políticos de oposición?

—Tenemos comunicación permanente con todos los representantes de las fuerzas políticas, también con los de los organismos públicos y líderes sociales. Con todos estamos trabajando, con algunos resolvemos problemas que son añejos, pero siempre tratamos de mantener la puerta abierta, antes de aplicar la ley está el diálogo; si nosotros somos capaces razonablemente de ponernos de acuerdo, no vamos a tener por qué apelar a la aplicación de la ley.

La ley se aplica únicamente solamente cuando un interés superior de que se mantenga el orden, las libertades y los derechos, pero el consenso, el dialogo y el debate participativo y colaborativo siempre te van dar como resultado que todo el proceso siempre llegue a un buen fin.

Rumbo a 2018

¿Cómo espera que transcurra el próximo proceso electoral?

—En Querétaro yo veo que hay mucha capacidad de diálogo, veo fuerzas políticas con experiencia, con integrantes que saben hacer política, que saben que el sustento de la política es el diálogo, veo jóvenes con muchas capacidades que se conjuntarán con actores de mucha experiencia.

Entonces yo percibo que el próximo proceso electoral, en Querétaro, será de mucha altura y consenso dentro de las diferencias, y eso permitirá que la exposición de las ideas y propuestas queden con claridad para la ciudadanía para que pueda elegir las mejores opciones.

Durante las últimas semanas algunas organizaciones sociales han dicho que en Querétaro hay presos políticos, ¿cuál es la opinión al respecto del secretario de Gobierno?

—Se habla mucho de represión y presos políticos. El asunto es que todos los que alegan represión han tenido la libertad y la seguirán teniendo sobre lo que piensan, pueden decir lo que quieran e incluso hasta de denostar a cualquier servidor público que les cae mal, eso es no solamente libertad de expresión sino la plenitud de la expresión.

En segundo lugar, cuando se habla de presos políticos, preciso que son personas que han cometido un delito y que están sujetos a un proceso judicial y que si obtienen su libertad es bajo ciertas restricciones y bajo ciertas condiciones que judicialmente se han dado. Tan existe el derecho a la defensa y a la expresión que ahí están unas manifestaciones públicas como son las marchas e incluso las denostaciones y la plenitud de las personas de seguir diciendo lo que quieran.

Lo que hay que precisar es que ninguna persona, con el derecho que tiene de decir lo que quiera o lo que crea, puede violentar la ley y los derechos de terceros. Yo creo que decir que son presos políticos para poder tener una bandera de impunidad no es algo que se va a permitir. Cada vez que violen la ley y cada vez que dañen a terceros en sus derechos, esa ley les será aplicada.

Los discursos, las opiniones que son parte de la libertad de expresión, esos derechos no se discuten, porque esa es la opinión de cada quién, lo único cierto y objetivo es que hay expedientes en su contra por violentar la ley y afectar derechos de terceros.

Caso Alameda Hidalgo

¿Cómo van las negociaciones con los comerciantes que reclaman ser reinstalados en la Alameda?

—El municipio tiene una resolución judicial de un recurso de amparo que debe cumplir, las decisiones judiciales se acatan, no se debaten ni se negocian, entonces la decisión judicial se tendrá que cumplir en términos de la decisión que se defina.

La única manera de que esta decisión judicial se pueda modificar es que exista la voluntad del quejoso; en este caso las personas que reclamaron el amparo, la voluntad racional y razonable de que se pueda dar lo que se llama un cumplimiento sustituto, es decir, tomar otras opciones que les ha ofertado el municipio.

En este momento se encuentran en el diálogo; el señor gobernador nos instruyó para participar en esta mesa y confiamos en que la organización social sea lo suficientemente razonable como para aceptar el cumplimiento de que esta sentencia se dé en un espacio distinto, dado que la alameda no es de su propiedad, la alameda es un espacio público que le permite disfrutar a todas y todos los queretanos.

Si hubiese cerrazón, es decir que no haya razonabilidad de parte de la organización, entonces el gobierno del estado utilizará todas las herramientas jurídicas para que la Alameda quede en manos de quien es su único propietario y el único con derecho a disfrutarla a plenitud, que son las familias de Querétaro.

Si llegado el momento está organización no entiende ese interés superior el estado tomará las acciones legales que tenga que tomar, pero la Alameda es y seguirá siendo de los queretanos.

Comentarios