Juan Martín Granados Torres: “Gran reto, consolidar Cosmos en el estado”

Hoy se instala comisión para evaluar sistema; destaca reducción de tiempo para interponer una denuncia.
La gente debe conocer mejor el Sistema de Justicia Acusatorio, señala (GONZALO IBAÑEZ. EL UNIVERSAL)
15/06/2017
03:43
Lenin Robledo
-A +A

Consolidar el modelo Cosmos en todo el estado y que la gente conozca mejor el nuevo Sistema de Justicia Acusatorio que opera en el país desde 2016 son algunos de los retos para los próximos años, dijo en entrevista para EL UNIVERSAL Querétaro el secretario de Gobierno estatal, Juan Martín Granados Torres.

El funcionario estatal hace un balance del primer año de este sistema de justicia que se implementó bajo el modelo Cosmos, del que destaca los avances que se han registrado y que han servido para llegar a una serie de indicadores que ayudarán a establecer estrategias en materia de procuración de justicia y de seguridad.

Agrega que hoy se instalará una comisión que evaluará y dará seguimiento a los trabajos realizados bajo este modelo, que se implementó en el distrito judicial de Querétaro y que entró en vigor el 30 de mayo de 2016. Anuncia, además, que será en octubre o noviembre cuando llegue el modelo a la zona serrana y en el semi desierto.

A un año de haberse implementado el nuevo sistema de Justicia Penal Acusatorio Cosmos, ¿cuál es el balance y los indicadores a destacar?

—Uno de los temas importantes es la evaluación. La única manera de saber cómo arrancamos, si lo hicimos bien y si somos correspondientes con la Constitución y sus mandatos es evaluándonos. Es la primera vez en el estado que hay indicadores de justicia y de procuración de justicia.

Vino un primer periodo de diseño para esta implementación. Encontramos que en Querétaro 48% de las denuncias que se hacían en la antigua procuraduría correspondían a delitos del orden patrimonial, básicamente todas las modalidades de robo.

Cuando una persona iba a denunciar se podía tardar de seis hasta ocho horas para que le pudieran tomar su denuncia. Se tenía que mejorar en el acceso y la facilidad para que el ciudadano realizara su denuncia, es cuando se crea un diseño informático que nos permite que hoy, en un promedio de 45 a 60 minutos, se tengan las denuncias, incluso en el lugar de los hechos.

Durante este primer año puedo decir que 61% de las denuncias de este tipo que se han recibido en el distrito judicial de Querétaro las han tomado policías con sus tabletas, en campo. El primer respondiente se ha ocupado de las denuncias de los ciudadanos. El resto, 39%, han sido tomadas por la fiscalía en sus unidades. Con la fiscalía el tiempo se reduce porque hay una mayor estandarización de conocimientos, mayor habilidad. Hay una atención específica a la denuncia.

Una de las cuestiones que quedaron claras con el modelo Cosmos es que no debe existir una confusión entre lo que es el modelo de justicia y el modelo de seguridad. El Sistema de Justicia y el de Seguridad fueron reformados al mismo tiempo en 2008; son dos sistemas complementarios, dos funciones del estado, pero no son lo mismo.

El tema de justicia implica que ningún ciudadano sea tratado arbitrariamente por la autoridad y el tema de seguridad implica que todos los ciudadanos podamos vivir en tranquilidad, en paz y en orden. Esa es la gran diferencia. Hablando de seguridad, hablamos de todos; hablando de justicia hablamos de uno solo con la autoridad. Nadie puede ser culpable hasta que no se le demuestre. En un Estado de derecho, a nadie le gustaría que la autoridad fuera arbitraria con cualquiera de nosotros, eso es justicia.

Durante este tiempo, ¿qué porcentaje de casos se han resuelto por los Medios Alternativos de Solución de Conflictos?

—Cerca de 50% de los asuntos se resuelven en la misma fiscalía. En las primeras intervenciones que existen, tanto de fiscales como de los defensores públicos, un poco más de 20% tienen una resolución vía medios alternativos y menos de 5% de los asuntos se están judicializando, justo porque los asuntos se están arreglando; se está aplicando la ley sin necesidad de condena.

Mencionaba que con la entrada del nuevo Sistema de Justicia Penal la cifra negra se había abatido, ¿continúa esta tendencia?

—Se ha estabilizado en un poco menos de 40% la recepción de denuncias, y esto es básicamente porque la gente tiene una mayor accesibilidad a denunciar. Al tener mayor facilidad, se da mayor acceso a la demanda de justicia por los denunciantes y esto ha permitido que se incremente.

Observamos cómo del 30 de mayo al 30 de junio del año pasado hubo un incremento de denuncias de más de 35%. En prácticamente 12 meses ha oscilado en una diferencia de 3% a 4%, es decir, nos mantenemos. Algo muy importante: no es que haya más delitos, lo que hay es más denuncias.

Algún sector de la población y algunos políticos han manifestado que en los últimos meses hay una percepción de mayor inseguridad en el estado. ¿Ha fallado algo en la comunicación de estos datos?

—Cuando se cuestiona al sistema de justicia se está hablando desde la seguridad. Se habla de una percepción de inseguridad pero nos estamos refiriendo al tema de la justicia. La denuncia es el primer acto que hace el ciudadano para reclamar justicia. Entonces, sí tenemos que empezar a comunicar con mayor eficiencia esta diferencia.

Venimos de un sistema tradicional que sí hacía esa confusión y que era muy conveniente para muchas autoridades que inhibían la denuncia. Era un trámite verdaderamente insufrible el pasar por agencias del Ministerio Público, entonces nadie acudía para denunciar un robo de 150 pesos a un transeúnte o a una tienda de conveniencia por 50 pesos. Hoy tenemos robos denunciados por esa cantidad. Qué bueno que denuncian, entre más información se tenga, mucho mejor, porque la información ya no está en computadoras aisladas, ya está en un sistema informático en donde es analizada por unidades especiales tanto de la fiscalía como de las policías. El hecho de que haya más denuncias no significa que haya más delincuencia.

Nuevas estrategias

¿Qué se está haciendo en materia de seguridad?

—Se está atendiendo con más policías, con sistemas que generan una depuración de las corporaciones, eliminando gente incompetente o corrupta. Se trabaja en esquemas de mejora policial, de equipamiento, con mayor coordinación entre las corporaciones y con un tema de inteligencia que se está potenciando con la creación de los C4 en los municipios de Corregidora, San Juan del Río y Querétaro, además de la construcción del Centro de Información y Análisis para la Seguridad, que esperamos que esté funcionando a finales de este año.

Hay quienes señalan que el nuevo sistema de justicia es muy laxo, ya que los delincuentes son detenidos y no se quedan en la cárcel, generando el efecto “puerta giratoria”, ¿qué piensa al respecto?

—Es un fenómeno que se da. Las personas ingresan a las fiscalías e inmediatamente salen porque el delito que se les imputa no está considerado como grave y no tiene una necesidad de medida cautelar de tipo oficioso.

En el sistema anterior, cualquier persona que fuera detenida, incluyendo un accidente, tenía que depositar una caución para poder salir en libertad, fuese el delito que fuese. Sin embargo, el mismo sistema penal era violatorio de su presunción de inocencia. Primero se les detenía y luego se hacía el procedimiento. Hoy, la justicia con calidad implica que se respete este derecho humano: ser inocente hasta que no se demuestre que alguien cometió el delito. El hecho de que se respete el derecho a la libertad no puede implicar que esa libertad se convierta en un riesgo para la sociedad de Querétaro.

El modelo Cosmos ya se implementó en el distrito judicial de San Juan del Río ¿cómo va el rediseño ahí?

—Ahora sólo hemos avanzado en el distrito judicial de San Juan del Río [San Juan del Río, Tequisquiapan y Pedro Escobedo]. En condiciones más o menos análogas se ha podido transferir el modelo a otros operadores con los que se ha tenido que trabajar doble, pues habían aprendido un sistema absolutamente ineficiente. Entonces, volver a enseñar y aprender sobre lo aprendido siempre genera un poco más de rechazo y resistencia. Hay un incremento semejante de denuncias por parte de los policías [un promedio del 60%].

Las instrucciones

¿Cuándo llegaría el modelo Cosmos a los otros doce municipios?

—El avance dice que podría llegar el siguiente cuatrimestre, en octubre o noviembre. Ya se empezó con los procesos de capacitación. También habrá tabletas en estos municipios, pero en las zonas más urbanas donde haya mejor conexión a internet que permita su uso. Estamos hablando de la sierra, del semidesierto y el sur del estado, que es Amealco y Huimilpan. El modelo Cosmos, es flexible, se adapta; fue creado para las necesidades de Querétaro.

¿Cuáles serían los retos del modelo Cosmos para los próximos años?

—En estos momentos lo más importante para el sistema acusatorio en todo el país es mostrar eficiencia y evidencia de que se resuelve el mayor número de casos posibles; que lo está haciendo con una justicia de calidad. Precisamente por eso la instrucción del gobernador fue que al año de la implementación se instale una comisión evaluadora nueva, la cual se conformará este jueves. Esta comisión estará encargada de darle seguimiento y evaluación al Sistema de Justicia Estatal.

De acuerdo con el plan de trabajo que el gobernador nos ha marcado, hay tres retos para el modelo Cosmos: el primero es su consolidación, que implica que logremos la extensión en cobertura en todo el estado; el segundo reto es generar una mejor comunicación social, que la gente sepa qué es el Sistema Acusatorio. Es un gran reto, incluso en el ámbito nacional.

La opción que tenemos para comunicar mejor la justicia acusatoria es generando indicadores, que la gente sepa qué hacemos, para qué lo hacemos y cómo nos medimos; que la justicia no sea algo propio de abogados, algo muy técnico, que nadie entienda.

El tercer gran reto es que todos aquellos sistemas que entran en contacto con los sistemas a los que se refiere Cosmos, que es justicia y seguridad, también tengan una alineación. Todos los estados de la República tenemos que obedecer a una Constitución y a un solo Código Nacional, entonces no es posible que las decisiones que hoy se toman en los estados tengan diferencias de apreciación y de interpretación de la norma por parte de las autoridades federales.

¿El caso Alameda es un ejemplo?

—Podría ser uno de los muchos ejemplos. Estoy hablando de una problemática a nivel nacional que incluso ya ha sido señalado por el mismo presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Comentarios