Arturo Castañeda Olalde: “Busco la unidad de la institución por largo tiempo”

“Quiero que la administración sea eficiente”; “Mi gestión se sustentará en la transparencia”
Compartir
FCA, UAQ, Comunidad Universitaria, Propuesta, Aspirante, Institución, Legalidad, Elecciones UAQ
Arturo Castañeda Olalde Director de la Facultad de Contaduría y Administración (FOTOS: LUIS SÁNCHEZ. EL UNIVERSAL)
11/10/2017
06:07
Domingo Valdez
-A +A

Arturo Castañeda Olalde, director de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), aspirante a la rectoría a esa casa de estudios, asegura que su propuesta busca la unidad de la institución y es un proyecto de largo plazo.

¿Qué propuesta presenta a la comunidad universitaria?

Tengo una propuesta que por un lado piensa primero en la unidad, en recuperar la integración de todos los elementos que componen a la universidad, refiriéndome a estudiantes, maestros y trabajadores, que se vuelva a dar la unidad que tenía la universidad, que no tengamos dos sindicatos de cada uno, respetar totalmente la legalidad.

Planteo un proyecto con una visión hasta 2050, que nos permita generar las acciones que requiere la universidad de manera pensada, planeada, programada, para que la administración resulte más eficiente, y esto nos evita que estemos dando golpes de ciego, improvisando decisiones e inventando cosas que debemos de tener programadas, porque la universidad no puede dejarse llevar por muchos, como áreas de oportunidad, hay que tener una programación de las cosas, para que sea eficiente el uso de los recursos que nos da la federación, el estado o los que somos capaces de generar.

Por otro lado, esta administración tiene que estar totalmente sustentada en la transparencia y rendición de cuentas, de tal suerte que podamos decir que la universidad, en el estado y en el país es un ejemplo de anticorrupción.

Artículo
Teresa García Gasca: “Mi proyecto es incluyente para los universitarios”Teresa García Gasca: “Mi proyecto es incluyente para los universitarios”

¿De qué manera calificaría la administración del rector Gilberto Herrera?

Creo que es una administración a su estilo, excesivamente centralizada, con un exceso de intervención en ciertas situaciones que no le corresponderían mucho. Por ejemplo, en los sindicatos, al interior de las facultades y de la escuela preparatoria. Hay situaciones que cada escuela ha manejado y había dirigido cada facultad porque son los que conocen, como el chequeo de los maestros, porque con esto se sienten vigilados, hostigados.

En el caso de la Facultad [de Contaduría] desde hace 26 años teníamos un sistema para checar la asistencia de los maestros y de repente implementan una situación distinta que viene de la administración central.

También ha tenido algún acierto, que se lo he reconocido y se lo he dicho a él: El hecho de cambiar la política de admisión a la licenciatura, que todos entren por mérito propio, por un resultado académico que obtiene el aspirante, eso es maravilloso.

¿Cree que en esta elección haya candidatos apoyados por el gobierno y que haya otros apoyados por la rectoría?

Si yo lo dijera así a lo mejor, aunque seguramente no fallaría, sería una especulación de mi parte. Yo creo que estos dos actores, tanto el gobernador [Francisco Domínguez Servién] como el señor rector [Gilberto Herrera] siempre tratarán de tener una situación que prefieran, y seguramente habrá gustos.

No sé si el doctor Herrera esté metiendo las manos en este proceso, pero si lo hacer será por Arturo Castañeda, porque es evidente que su simpatía o empatía no está del lado mío, sino se encuentra hacia otro lado.

Ahora, [en cuanto a que] se meta el gobierno, sería difícil que venga y vote. Hay mucha gente, históricamente, que trabaja en la administración y también en la universidad. Hay facultades, como la Derecho y otras, que sabemos que hay maestros que tienen puestos muy importantes, y en realidad, históricamente, la relación con el gobierno del estado ha sido así, medio de ‘estira y afloja’. Ahora es más tensa que nunca, pero siempre ha sido que el gobierno mete las manos, en la autonomía y una serie de cosas más.

Definiendo al autonomía, como la conceptualiza la ley orgánica, es una autonomía de ideas, de impartición de cátedra, más que una autonomía de carácter intelectual. No queremos una autonomía financiera, si tenemos una dependencia muy marcada del gobierno federal y del estatal.

Nosotros lo que queremos es [mantener] una sana relación, que nos permita la colaboración del gobierno, para el desarrollo del proyecto de la universidad que queremos, una institución fuerte, robusta, con más capacidad de admitir a los jóvenes que aspiran a estudiar en ella. [Queremos] formar estudiantes que tengan una alta calidad técnica, en materia de conocimientos, con competencias muy desarrolladas, pero también queremos profesionistas con un alto sentido humano.

¿Cuál debe de ser la relación que tiene que existir entre la UAQ y el gobierno estatal?

Una relación de colaboración, de una sana distancia, de mucho, mucho respeto, y de colaboración, porque creo que la universidad es importante para el estado. Así, de respeto.

Compartir