Jesús Rodríguez Hernández: “Encauzar al partido, deber de la militancia”

Considera que el PRI llegará fortalecido al proceso electoral; reconoce que el nepotismo ha debilitado la fuerza política
PRI, Querétaro, José Calzada, Ex goberoador, Diputado Fereral, Proceso electoral 2018, Elecciones 2018,
Jesús Rodríguez Hernández Ex alcalde de Querétaro (RICARDO LUGO. EL UNIVERSAL)
05/02/2018
03:49
Víctor Polenciano
-A +A

La militancia y no el ex gobernador, José Calzada Rovirosa, es quien debe encauzar las decisiones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Querétaro. Él debe hacerse a un lado, advirtió el ex alcalde capitalino, Jesús Rodríguez Hernández

En entrevista para EL UNIVERSAL Querétaro, el también ex diputado federal reflexionó sobre la situación que vive actualmente el tricolor en la entidad y los actores que han debilitado a esta fuerza política; no obstante, dijo que la situación puede ser reversible y que el PRI llegue fortalecido al proceso electoral.

¿Cómo ve la injerencia de José Calzada en el PRI?

—Bueno, tiene derechos porque es militante del partido, como entidad pública nacional, y desde luego que es partícipe en militancia a nivel local en la toma de decisiones pero, y lo subrayo, él no ha entendido que ya terminó su rol de jefe político en el partido. Ya dejó de ser gobernador y eso no lo ha entendido.

Estos dos años, casi tres, ha seguido, a través de las dirigencias, influyendo en la toma de decisiones y eso no es lo mejor, debería, como la mayoría de los exgobernadores, hacerse a un lado y dejar que sea la militancia, con los equilibrios, pesos y contrapesos que se dan, encauzar las decisiones del partido.

¿Cómo fue su relación con José Calzada, siendo diputado y él gobernador?

—Institucional, de colaboración, de apoyo. Bueno, no podemos pasar por alto que éramos representantes de la población de Querétaro en la Cámara de Diputados y, en consecuencia, pues tenemos que ayudarle a las autoridades municipales y a las estatales; y además, como compañero de partido, había una colaboración y una comunicación fluida e institucional.

¿Cómo aprecia el manejo que ha tenido el dirigente Juan José Ruiz del PRI, en Querétaro?

—Yo creo que en su conducción él ha estado con poca posibilidad de tomar las decisiones porque él obedece a quien es su jefe político. Se explica que él cumpla con lo que dice José Calzada; entonces, eso lo ha llevado a no tener una conducción de partido más amplia, de mayor riqueza en la pluralidad que hay interna en el partido.

Tal parece que para ser candidato tienes que cumplir con requisitos fuera de estatuto: uno, haber colaborado en el gobierno de José Calzada y el otro, que en algunos casos se da, tener una carpeta de investigación abierta. No hemos sido un partido de oposición, no hemos señalado los errores, que vaya que son muchos, que tienen las autoridades de turno.

¿Esta situación con los calzadistas ha lastimado al partido, en Querétaro?

—Pues, por lo menos lo han cerrado, no solamente físicamente, porque el día que fui a presentar mi recurso de inconformidad estaba cerrado, si no también políticamente.

¿Quiénes son los dirigentes de sectores y organizaciones ? Pues la gente que colaboró con él (José Calzada) ¿Quiénes son los candidatos? También la gente que colaboró con ellos o sus esposas. La esposa de uno de los colaboradores de Juan José Ruiz es la candidata de Tolimán, la esposa de uno de los colaboradores de Sócrates Valdés es la candidata en Colón, eso no es política, es nepotismo.

¿Podría repercutir negativamente en el proceso electoral?

—¡Claro! Si le cierran la expectativa, la participación a otras mujeres y hombres militantes a esos mismos cargos a los que no tuvieron oportunidad, pues por supuesto que no llegamos con toda la fuerza que tiene el partido; sí la tiene, pero no está conducida, no está aglutinada, está pulverizada y si no hay un buen resultado al final de este proceso electoral puede que el fenómeno que se presente sea la balcanización, o sea, que vuelve el partido a su origen.

¿Se corre el riesgo, en Querétaro, de caer a un tercer lugar si las cosas no se hacen bien en el proceso interno?

—Estamos en un segundo lugar, donde tenemos el tercer lugar más cercano que el primero. El riesgo está latente y cuando entras en una competencia no sabes cuál va a ser el resultado final. Los estudios de opinión y la auscultación que se hace de las personas, pues te dan una idea de lo que puede ocurrir, pero nunca tienes certeza.

A pesar del punto en el que nos encontramos, ¿el PRI puede recomponer esta situación?

—Desde luego, y así lo tenemos que pensar, yo siempre trato de ser positivo.

¿Entonces, sí hay una crisis?

—No estamos en el mejor escenario. La crisis es en todos los partidos, no excluyo a nadie. Estamos en la oportunidad de mejorar las decisiones que hasta el momento se han tomado en el proceso local y en el federal.

Respecto al proceso interno que se vive en el PRI, ¿cómo ve la imposición de Luque como aspirante?

—Yo no le pondría ese nombre porque finalmente es una convocatoria abierta, estamos participando varios y en distintas etapas ha habido resultados diferentes (…) Así como aquí, a nivel local, han tomado decisiones y han nombrado a diferentes personas; es el mismo mecanismo, son órganos constituidos legal y estatutariamente, los integran y van a tomar una decisión.

¿Sería un error decir que ya es el candidato Luque?

—Formalmente, no ha acabado el proceso y además esta comisión de postulación, entre otras atribuciones, tiene una muy delicada en la que está Querétaro (…) La entidad, al igual que otros estados, tiene la obligación de garantizar la equidad de género, significa que la primera fórmula, en cada estado de la República, la mitad a nivel nacional la tiene que encabezar una mujer. Esta convocatoria en la que estamos participando es de mayoría relativa, pero no dice de qué fórmula y hay dos fórmulas.

Finalmente, usted se ha preparado para ser gobernador toda su vida, ¿no?

—Soy de las personas en Querétaro, no muchas, algunas, que hemos tomado a la política como una profesión. De tiempo completo me dedico a estudiar, a prepararme, a recorrer el estado, a tener relaciones a nivel federal y en las oportunidades que me han dado de cargos públicos, siempre he procurado entregarme totalmente; tengo la experiencia y he dado los resultados. Siempre he dicho de mi aspiración para gobernar a Querétaro, que solamente me tocaría, como última oportunidad en tiempo, la que sigue. Si en la que sigue no tengo la oportunidad, mi ciclo habrá concluido, en cuanto a buscar la gubernatura del estado.

km

Comentarios