Se encuentra usted aquí

Estadio Corregidora cambia de color

Desde ayer trabajadores pintan la fachada de azul
Estadio Corregidora cambia de color
Foto: Mitzi Olvera
09/07/2019
06:01
Domingo Valdez
-A +A

El estadio Corregidora tendrá nueva cara, pues ayer comenzaron a pintarlo de color azul, en lugar del rojo o guinda que lució desde su inauguración.

“El Coso del Cimatario”, como también se le conoce, comenzó a cambiar su fisonomía este lunes, cuando dos pintores en una grúa, comenzaron a temprana hora a pintar de azul la fachada.

En redes sociales comenzaron a surgir algunas imágenes con el estadio casi en su totalidad pintado de azul, pero en realidad, los trabajos avanzaban de manera lenta. Sólo dos páneles y medio hasta el mediodía del lunes habían cubierto la fachad.

El Corregidora, inaugurado en 1985 para el Mundial México 1986, siempre lució el color rojo en su fachada. Aunque con el paso del tiempo se volvió guinda.

Justo el día del aniversario número 69 del equipo de los Gallos Blancos, comenzaron los trabajos de pintura en color azul. También en las redes sociales se comenzó a especular que el cambio de color obedecía a cuestiones políticas, pues el gobierno del estado es panista, cuyo color representativo es el azul.

La cuenta de Twitter Pico de Gallo escribió: “El estadio Corregidora es azul” ah vamos a votar por el PAN entonces... - Nadie pinches nunca!!!”.

Artículo
Directiva, cuerpo técnico y exjugadores asistieron al CEGAR para festejar. Habrá cambios en el Corregidora
Gallos celebra su 69 aniversario Gallos celebra su 69 aniversario

En el gobierno del estado, dueño del estadio de futbol, no dieron información al respecto, señalando que sería hasta este martes cuando se darían algunos datos. Mientras que el club Gallos Blancos, no difundió ninguna información sobre los nuevos colores del estadio.

Alrededor del recinto todo luce tranquilo. Los estacionamientos son usados por rotuladores de taxis, personas que llevan a pasear a su perros, o que van a algunas de las oficinas cercanas y dejan sus vehículos en el sitio.

Al interior, se observa el ir y venir de los trabajadores que pintan el interior del estadio con los colores blanco negro, aunque el más notorio es el azul.

Empleados de la empresa de seguridad privada del estadio niegan el acceso para tomar fotografías. El jefe de los vigilantes dice a través de un radio: “qué se esperen 15 días y ya lo verán terminado”. El vigilante de la puerta se encoge de hombros. No puede hacer nada contra la orden de su jefe.

En unos días el estadio habrá cambiado, luciendo sus nuevos colores, luego de poco más de tres décadas con el color rojo, que con el paso de los años se hizo guinda, como el color del partido del nuevo gobierno federal.

Comentarios