Jerarquía del América presionó al árbitro

Deportes 31/08/2012 00:47 Actualizada 00:47

Aturdidos aún por el descalabro a manos del América, Gonzalo Pineda y Adrián García Arias coinciden en que la jerarquía del América haya jugado en contra de los Gallos Blancos a partir de las tres polémicas expulsiones que aplicó el árbitro Miguel Ángel Flores.

“Nosotros no tenemos tanto peso como el América”, insinúa García Arias; mientras que Pineda concede que “puede ser, aunque es algo que desconozco”, en relación a que los equipos grandes sean favorecidos por los árbitros, dada su experiencia en tres clubes importantes a lo largo de su trayectoria, de la talla de Pumas, Guadalajara y Cruz Azul.

“La verdad que es difícil que nos pidan en la Federación que no hablemos ni digamos nada cuando pasan estas cosas”, lamenta El Gonzo. “No quiero hablar mucho del tema de mi expulsión, simplemente decir que en ningún momento lo insulto, aunque él dice que sí. Uso palabras altisonantes, pero en ningún momento hacia él, simplemente referente a la jugada y son palabras normales dentro del futbol, que todos usamos”.

La queja de Pineda crece ante lo que él considera una injusticia. “Grité ‘faul’ y una palabra, y ya, pero en ningún momento insulto al árbitro. Es increíble que me eche por eso, lo mismo que Adrián [García Arias]. Después le voy a preguntar a su vestidor que por qué me echó y se pone nervioso y comienza a tartamudear, porque no sabía”.

Enseguida, reflexiona: “No entiendo por qué pasan estas cosas cuando los jugadores del América le gritaban directamente a él groserías y no hacía nada. Es difícil, pero vamos a seguir. No pensar tanto en eso, sino en los retos que se nos vienen”.

La queja del Gonzo coincide con la de García Arias, quien minutos después corrió la misma suerte.

“A mí nunca me ha gustado hablar de los árbitros, pero yo quisiera saber que alguien me diga que por exclamar, de espaldas, sin verlo a él y decir ‘no manches’, es expulsión, se me hace muy gracioso. Yo siempre he sido muy respetuoso, pero me parece que estaba muy nervioso el señor”.

Y agrega: “Nosotros no tenemos tanto peso como el América, pero hoy no podemos poner pretextos, porque el equipo está teniendo muchas desconcentraciones”.

Por eso, Pineda sugiere que al término de los partidos los árbitros también ofrezcan conferencia de prensa para que sean más abiertos a las decisiones que toman y hagan una especie de careo con el jugador.

Porque, para colmo, la situación en el Querétaro no es nada cómoda para los futbolistas. “Es una situación complicada”, acepta Gonzalo. “Estoy sufriendo mucho, es algo que no me había tocado vivir nunca y que es una presión muy agobiante en el día a día, en la mentalidad y en muchas cosas, pero no queda de otra más que trabajar, unir al grupo y hacerle frente. Es muy complicado. Sólo estando aquí se puede saber lo que se vive”.