En Brasil no se fían del Tri ni de los otros rivales de grupo

Deportes 31/05/2014 01:01 Actualizada 09:48

[email protected]

TERESÓPOLIS, Brasil.— Los jugadores de la selección brasileña de futbol son unánimes al ser consultados sobre si existe un adversario más peligroso que otro en Grupo A del Mundial que arranca el próximo 12 de junio.

“Creo que lo que está claro es que vamos a tener dificultades contra todos, porque si no, ellos no estarían en una Copa del Mundo”, dijo el zaguero Thiago Silva.

El defensa del París Saint Germain detalló las características que a su entender tiene cada una de las selecciones que comparten con Brasil el primer sector.

“Camerún es técnico, Croacia marca bien y México siempre nos da trabajo... en fin, tendremos muchos problemas por delante”, evaluó Silva.

También el guardameta Julio César consideró “muy difícil” responder cuál equipo puede ser catalogado como el más peligroso, pues “caímos en un grupo que considero complicado”, indicó.

“No hay ninguna selección que uno pueda garantizar que no hará un buen Mundial”, aseguró.

Por su parte, el delantero Jó, del Atlético Mineiro, dijo que su expectativa “es encontrar una dificultad nueva en cada partido”.

“Tenemos rivales de mucha calidad por delante”, subrayó el atacante del Galo.

La selección canarinha está concentrada en la Granja Comary, en Teresópolis, región serrana de Río de Janeiro, donde se prepara para intentar hacer realidad el sueño de lograr en casa su sexto título mundial.

Ronaldo se dice ‘consternado’

Mientras tanto Ronaldo, ídolo del futbol brasileño, máximo goleador en la historia de los mundiales y además miembro del comité organizador de la justa, se manifestó “consternado” por los preparativos caóticos para la Copa Mundial y sostuvo que se cumplió poco de lo que se prometió.

“He seguido todo muy atentamente. Esperaba que todo saliera bien, aun hasta el último minuto. Es una vergüenza. Me siento consternado. Hay un desprecio hacia la población. Creo, principalmente, que no hubo una planificación seria. Y tuvimos tiempo: siete años”.