El ataque que dio el oro olímpico, listo

Deportes 31/05/2014 01:01 Actualizada 09:13

[email protected]

ARLINGTON.— Ser pieza clave en el, hasta ahora, logro más importante en la historia del futbol mexicano parece acercar a Giovani dos Santos a la titularidad mundialista. Todo depende del pequeño hechicero de ébano… Y su buena memoria futbolística.

Miguel Herrera reitera que Oribe Peralta tiene un sitio asegurado en el ataque mexicano para Brasil 2014. Gio, Javier Hernández, Raúl Jiménez y Alan Pulido, son los candidatos a acompañarle, mas aquel mágico verano en la Gran Bretaña otorga ventaja al futbolista del Villarreal.

Esta tarde, ante Ecuador, será el socio del Cepillo, tal como sucedió en los Juegos Olímpicos Londres 2012. Si recuperan la sincronía, El Piojo confirmará que son su dupla elegida para la XX Copa del Mundo.

“La idea es que Oribe mantenga un buen nivel para que sigamos con la idea de que inicie los partidos”, ataja el director técnico nacional. “Esta pareja ya jugó un torneo importante y ganó la medalla de oro”.

“No habían arrancado juntos en los Olímpicos; sin embargo, fueron los que cerraron los últimos tres partidos. Se entendieron bastante bien. Llevaron la medalla de oro a México, así es que ya se conocen, saben cómo se maneja cada uno. Vamos a tratar de ver si sigue ese acoplamiento”.

Las características de ambos ofrecen una atractiva fórmula compuesta por contundencia, velocidad, desequilibrio, buen disparo de media distancia, inteligencia y hasta eficiencia en el juego aéreo. Mientras el perfil natural de Peralta es diestro, Giovani marca diferencia gracias a su pierna izquierda.

Se reencontrarán más de medio año después, ya que los de este día serán los primeros minutos de Dos Santos bajo las órdenes de Herrera.

Rotación en la trinchera

Al igual que con la portería, El Piojo abre la lucha por ser el único contención que requiere su sistema. Héctor Herrera y José Juan Vázquez competirán, Carlos Salcido peleará por ser defensa central o lateral.

El futbolista del Porto será el primero en ingresar a la sala de audiciones. Lo iba a hacer el miércoles, contra Israel, pero un problema estomacal se lo impidió.

Habituado a jugar como segundo recuperador o volante ofensivo, el canterano del Pachuca le ha confesado al estratega sus vicisitudes para adaptarse, mas Miguel confía en que puede lograrlo.

“Vamos a verlos. Tenemos dos partidos para hacerlo, (le daré) uno a cada uno”, adelanta. “Hubiéramos querido ver a Herrera, quien muy pocas veces ha jugado ahí, solo. Está en una posición en la que debe darle sostén al equipo y se encuentra muy aplicado”.

El Gallito sí está acostumbrado a eso, acompañando a (Luis) Montes y al Gullit (Peña), haciendo una muy buena cobertura”.

Si el bicampeón del futbol mexicano se impone, Herrera aclara que su tocayo de apellido podría encontrar acomodo en otra zona del campo.

“No puedo quemarlo diciendo que va a jugar de contención y es la única opción que tiene”, subraya. “Sé que puede jugar de doble contención o como un volante por fuera”.

Como con Giovani, todo depende de él.