Señala abogado, no se puede vender

Deportes 30/05/2014 01:13 Actualizada 09:47

El Querétaro FC no puede ser vendido a nadie mientras no se condene a Amado Yáñez, dueño del equipo y presidente de la empresa Oceanografía, quien legalmente sigue siendo su propietario, ya que no hay una sentencia que le refiera como culpable del hecho o los hechos que se le atribuyen, afirmó Calixto de Santiago Silva, presidente del Consejo Directivo del Colegio de Abogados Litigantes de Querétaro.

Ayer, la Procuraduría General de la República (PGR) informó, en un comunicado, que ejecutó una orden de aprehensión, girada por el Juez 14 de Distrito de Procesos Penales Federales de la Ciudad de México, en contra de Yáñez Osuna, por un delito previsto en la Ley de Instituciones de Crédito, por el uso de información falsa para obtener un crédito.

Ante este panorama, hasta que no esté sentenciado Yáñez Osuna se puede vender el equipo “porque ni siquiera han hecho una acta administrativa donde refieran directamente que ya Amado Yáñez no es propietario, aun cuando la Femexfut pudiera referir que ya no lo necesita o que ya no lo quiere, necesitan seguir un procedimiento”, señaló en entrevista de Santiago Silva.

Explicó que desde el punto de vista legal, el Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) deberá nombrar administrador.

“Administra mientras se resuelve este tema y posteriormente se entrega o se vende, para que no se dilapiden los bienes y se vende a quien tenga la capacidad económica para que lo pueda comprar en un remate, como en todas las subastas del SAE”.

Asimismo, se tiene que ver la figura jurídica con la que el SAE toma al equipo. “A partir de ahí podemos definir si es como producto de actos ilícitos, si es como medio de un delito o que el SAE va a entrar a administrar por alguna circunstancia de índole fiscal”.

Al estar el SAE exclusivamente como administrador, y de no conocer directamente cómo se maneja el futbol, tiene que encontrar una figura que pueda administrar el equipo, porque el SAE y el Estado mexicano no tienen capacidad técnica ni económica para solventar los requisitos que requiere un equipo de Primera División”.

La autoridad fiscal no puede rematar el club, porque la forma jurídicamente más “pulcra” es rematar directamente para quitarle la propiedad por un juicio directamente en contra de Amado Yáñez, quitarle el equipo por una venta en subasta pública, en remate público, donde cualquier interesado pueda comprar directamente al equipo o comprar los derechos.

“El SAE tiene que mantener el monto o lo que cuesta Gallos Blancos para posiblemente venderlo, si existe o no delito en contra de Amado Yáñez, primero debe haber acción de culpabilidad en su totalidad, y una sentencia en consecuencia que refiera que el equipo Gallos Blancos, por los hechos ilícitos que éste realizó, es producto y por eso lo compró con estos hechos ilícitos, es lo primero que tiene que determinar el SAE”.

El SAE lo que debe hacer es buscar un administrador “hasta la resolución final de juicio, no pudiera adelantarse a hecho o actos que no están en sus momentos en las atribuciones que éste tiene”, explicó de Santiago Silva.

La Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) tampoco puede desaparecer al equipo pues es parte de un proceso legal, “es una determinación que la Femexfut no va a realizar, porque tampoco se puede desaparecer un acto jurídico de la noche a la mañana cuando hay finanzas de por medio”.

“En ese sentido, el Poder Judicial con una sentencia sí puede referir ‘te requiero, te quito este equipo porque son instrumentos del delito’, o sí porque fue un hecho ilícito, por cómo lo compraste, pero hasta el momento en el que lo determinen los poderes Judiciales, no sólo un acto administrativo donde se le quite el equipo a Amado Yáñez y vendérlo”.

Llegado el momento, el proceso normal que sigue el SAE para vender bienes incautados o asegurados es a través de una subasta y no una venta directa “porque al final de cuentas se debe vender al mejor postor para tratar de recuperar el mayor monto de dinero para realizar la reparación del daño, si en algún momento existiera o que hubiera hecho Amado Yáñez, repararlo a los probables ofendidos”.

En caso de declararse inocente a Amado Yáñez el SAE tendría que devolverle sus empresas y no sólo eso, “si existe un perjuicio, debe de repararlo la PGR”, agregó el experto en Derecho.