Donde me pongan seré feliz: Guardado

Deportes 30/05/2014 01:13 Actualizada 10:06

[email protected]

Cuando al técnico nacional, Miguel Herrera, le fue informado que Héctor Herrera tuvo una complicada madrugada de miércoles, debido al severo malestar estomacal que padeció, sólo le vino a la mente un nombre: Andrés Guardado... Y es claro que no se equivocó.

Y es que, sin Juan Carlos El Negro Medina, su tocayo de apellido, y con José Juan Vázquez aún indispuesto físicamente, al Piojo se le ocurrió echar mano del Principito, quien ya había jugado como recuperador en la segunda etapa de Javier Aguirre en el banquillo tricolor, aunque acompañado por alguien. Nunca se había desempeñado como único volante central.

“Definitivamente fue algo inesperado, por la enfermedad que tuvo Héctor en la noche [del martes] y Miguel me preguntó si podía jugar ahí”, relata con cierto entusiasmo el dos veces mundialista. “Le dije que no había problema, así es que traté de hacerlo lo mejor posible, jugar fácil, porque así lo pide la posición... Estoy contento por los resultados de esta prueba”.

No podía ser de otra manera. La enfermedad del jugador del Porto le dio la opción de mostrarle al entrenador nacional que no sólo puede desempeñarse como lateral o volante por izquierda, que en la cancha también puede ofrecer otras opciones ante cualquier necesidad que se pudiera presentar en la Copa del Mundo.

“Eso siempre es bueno: que se abran oportunidades. Donde me pongan seré feliz, mientras juegue”, afirma, sonriente. “Si Miguel, después de esto, también me toma en cuenta como contención, adelante”, agrega, convencido de que su actuación ante Israel pudo ampliarle el panorama.

Lo único que le importa es participar en Brasil 2014 “y jugar bien, no de relleno.

“Hay que ganarse el lugar”, complementa. “Solamente es un partido [amistoso, el que se ha jugado], vienen tres muy importantes, en los que la dificultad va a ser mayor, por lo que debemos seguir mejorando, afinando detalles y, sobre todo, agarrar ritmo de partido para llegar al 13 de junio de la mejor forma”.