Vamos con la idea de hacerles daño: Miguel Herrera

Deportes 28/06/2014 00:46 Actualizada 10:10

[email protected]

FORTALEZA.— Preocuparse más por el adversario que en lo que debe hacer su equipo no es parte de la metodología de Miguel Herrera. No, ni cuando el subcampeón del mundo está enfrente.

El director técnico de la Selección Mexicana valora todas las cualidades de La Naranja Mecánica, aunque advierte que ha trabajado más en las distintas formas de hacerle daño. Su plan es que los futbolistas de Louis van Gaal se inquieten en serio por lo que realiza el contrincante.

“No vamos a estar pensando en cómo parar a Holanda”, sentencia El Piojo, en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL. “Sí, debemos estar atentos a [Robin] van Persie, (Arjen) Robben, (Wesley) Sneijder, quienes son jugadores importantes, las subidas de sus laterales, pero nosotros vamos con la idea de buscar hacerles daño, que estén preocupados en lo que hacemos nosotros”.

“Ahí está la oportunidad, como se ha presentado en los últimos cinco Mundiales. Hoy está para nosotros y estoy seguro de que estos chavos no la van a dejar pasar”.

Porque no les intimidan los 10 goles anaranjados en la fase grupal. Han detectado que los europeos no están cómodos cuando se les ataca, por lo que intentarán quitarles el balón desde el silbatazo inicial.

“Estoy muy seguro de que la vamos a hacer. Sabemos que es un partido muy difícil”, reconoce. “No dejamos de pensar que es un equipo fuerte, el subcampeón del mundo; normalmente está peleando arriba, pero tenemos un ideal y, para eso, desafortunadamente Holanda se nos cruzó y vamos a buscarlo a muerte”.

‘El Piojo’ de siempre

Además de cumplir con las diversas labores que implican su cargo de entrenador nacional, Herrera atiende decenas de llamadas telefónicas al día, se observa constantemente en la televisión brasileña, otorga entrevistas a medios de todo el orbe. Su agenda está llena; el ánimo, intacto.

Es El Piojo de siempre, el de la sonrisa fácil y la paciencia para atender a quien le solicita uno o varios minutos. Su gesto no se ha modificado, tampoco la visera de la gorra que emplea en cada práctica.

Faltan pocos detalles por arreglar para que se oficialice su continuidad en el banquillo tricolor, pero opta por vivir el momento. Ha cristalizado su mayor sueño profesional y lo disfruta al máximo. La presión es grande, mas se ha prohibido padecer. Hizo lo mismo con los jugadores… Y los resultados han sido extraordinarios.

“Eso es lo peor. Si llegas a una instancia en la que estás entre los 32 mejores equipos del mundo, tienes que gozarlo, disfrutarlo”, sentencia. “Lo peor es eso, venir a sufrir. Cuando tu chamba te hace sufrir, mejor déjala”.

“Que tienes presión y una responsabilidad mayor, claro; pero eso busca uno: tener responsabilidades, presiones. La vida es una presión; tu trabajo, una responsabilidad, y hay unos con mayor responsabilidad y presión que otros”.

Tiene uno de ésos, pero asume con calma todo lo que conlleva estar al frente del único equipo capaz de paralizar a la nación durante dos horas.

No es que desdeñe la carga innata al puesto. Lo de él es conciencia plena de que no puede generarse más tensión. Por eso, recomienda a sus hombres pasarla bien, gozar la oportunidad de jugar en el máximo evento futbolístico del planeta.

“Esta silla tiene mucha presión y responsabilidad. De repente, me decían que traigo cargando a todo México. No traigo cargando a nadie”, aclara. “Tengo un equipo que goza lo que hace, disfruta lo que hacemos, lo realizamos todos juntos”.

“Acá, ya encerrados en nuestro grupo de trabajo, empezando por la cabeza de Héctor [González Iñárritu, director de Selecciones Nacionales], Ricardo [Peláez, director deportivo del Tricolor absoluto], la mía, tomamos decisiones, pero todos estamos gozando y pasando momentos extraordinarios”.

Le encantaría hacerlos perpetuos, porque la inestabilidad del balompié nacional no permite tener la certeza de que, dentro de cuatro años, estará en Rusia. Se ha propuesto que así será, pero otros ya lo hicieron antes y no llegaron.

“En una de esas pláticas que tuve con otros técnicos, se me acercó Leo Cuéllar [timonel del Tricolor Femenil] y me dijo que me aconsejaba que detuviera el tiempo, hiciera que esto pasara lentamente, porque muchas veces no se vuelve a presentar”, comparte. “Que lo disfrutara al máximo… Y lo estoy haciendo”.

“Mucha gente me dijo, como Ramoncito Morales, que lo disfrutara. Esto, hay que disfrutarlo, porque a veces no regresa. Ya estás aquí, lo conseguiste, no vengas a sufrir, a malpasarte, porque entonces no estás gozando por lo que trabajaste… Estamos felices”.

Y convencidos de que pueden integrar al combinado que marque un parteaguas en la historia del balompié nacional. Por eso, su sonrisa es imborrable.