Sigue la ola de violencia

Deportes 28/02/2013 00:14 Actualizada 08:42

[email protected]

CIUDAD NEZAHUALCÓYOTL.— Es el juego del miedo, el de las frustraciones y los enojos. El que obliga a los empresarios a recurrir a extremas medidas de seguridad.

Sí, el futbol provoca temor.

Después de los incidentes del pasado fin de semana en San Luis Potosí, Guadalajara y Querétaro, ayer se sumaron los de Ciudad Nezahualcóyotl. En un partido de Copa entre Neza y América, que ni siquiera registró la mitad del aforo, la violencia volvió a pasar factura en el futbol mexicano.

Esta vez, antes, durante y al término del partido celebrado en el mundialista estadio Neza 86.

Previo al compromiso —una hora antes— seguidores con prendas amarillas se juntaron para provocar a las porras locales; el cálculo es de aproximadamente medio centenar de fanáticos americanistas, contra tres decenas de nezatlenses. De esa primera refriega hubo de todo: piedras, palos, corretizas y la intervención de la policía, que recurrió a los gases lacrimógenos para dispersar a los rijosos.

Posteriormente, cuando el encuentro de futbol había iniciado, sobre el minuto 12 de acción (alrededor de las 15:12 horas), estalló una gresca entre seguidores del América, identificados como la barra Ritual del Kaoz, ubicados en la cabecera norte del inmueble. Repentinamente comenzaron a golpearse entre sí, a pesar de que no había seguidores rivales. Estos seudoaficionados portaban mantas y pancartas que los relacionaban con Nezahualcóyotl, Iztapaluca, Ecatepec y otros municipios mexiquenses.

Sobre la tribuna se dieron las corretizas, lanzamiento de objetos y finalmente las capturas. Hubo varios sujetos que fueron golpeados por varias personas a patadas, puñetazos e incluso tubos que formaban parte de las rejas del estadio.

De estos incidentes hubo varios heridos, con los rostros ensangrentados, producto de la refriega. Uno de ellos fue atendido por fractura de nariz y al menos una decena de ellos trasladados y atendidos por las unidades de paramédicos de la Cruz Roja.

Después de esta segunda bronca, la tribuna norte prácticamente se vació, luego de ver rodar por la misma a varios seguidores, víctimas de las golpizas. Algunos optaron por brincarse las rejas para buscar ponerse a salvo en otra zona de la grada, lo que causó miedo e incertidumbre entre la multitud que se dio cita a este escenario.

La cosa no paró ahí. En pleno partido, muchos se salieron del estadio para continuar su inexplicable batalla. Y como era de esperarse, al término del duelo hubo más corretizas en las calles y nuevos enfrentamientos. Un camarógrafo de Fox Sports resultó herido, al ser derribado.

A causa de estos incidentes, la cadena TDN decidió retirar a sus comentaristas e ingenieros del estadio, por lo que la transmisión de radio se suspendió y la de televisión terminó siendo narrada en el estudio.

El club Neza reportó que al final se detuvieron a nueve personas, las cuales fueron remitidas al Ministerio Público de La Perla. La Liga exigió, por su parte, una investigación a fondo.

Temas Relacionados
violencia futbol Neza américa