Se encuentra usted aquí

Autódromo es un hormiguero

27/10/2015
03:42
-A +A

La Gran Carpa de la Fórmula Uno empieza a llegar a la ciudad de México. Toneladas de material, autos, pilotos y staff de las escuderías empezaron su arribo a la capital para encarar el Gran Premio de México que se disputará este 1 de noviembre, en el Autódromo Hermanos Rodríguez, tras 23 años.

Son cerca de 400 toneladas de material de las 10 escuderías del serial las que están arribando a la pista de la Magdalena Mixhuca en una logística compleja y sin margen de error que comenzó a planearse meses atrás.

“Un evento así se tiene una organización, planificación y logística, desde que se anuncia la sede del mismo Gran Premio. Aproximadamente hace un año se confirmó que en esta fecha sería la carrera en México y se empezó a coordinar la logística para poder traer todo el material del Gran Premio al Autódromo Hermanos Rodríguez”, detalla en entrevista con EL UNIVERSAL Ernesto Delarue, director de Aduanas de la FIA OMDAI México.

El material necesario para una carrera de Fórmula Uno implica infinidad de elementos por equipo como son 40 juegos de neumáticos, dos mil 500 litros de combustible, 200 litros de aceite, 90 litros de líquidos de enfriamiento y hasta 19 mil piezas y refacciones del auto, según un inventario de Red Bull.

Para transportar todo este material para el GP de México, se trazó un complejo plan de traslado que incluye la participación de diversas entidades como aduanas, empresas de transporte, seguridad y apoyos de gobierno en todos sus niveles.

“Como es una gran logística, se empezó a mandar material desde hace tres meses con cosas como equipamiento, herramientas, llantas, combustible, aceite y refacciones que empezaron a llegar en su mayor parte por barco. Se mandaron desde Europa y arribaron a Veracruz. Fueron muchos contenedores los que llegaron con antelación”, dice Delarue.

El directivo encargado de las aduanas expone que hay material, como los propios autos, que no pueden llegar con antelación pues fueron utilizados en el pasado Gran Premio de Estados Unidos, apenas disputado el anterior domingo. Este empalme de fechas obligó a que se optara por mandar las cosas por aire en lugar de un traslado terrestre.

“Dada la premura de la carrera de Austin con la de México, en el momento que acabó el GP de Estados Unidos se guardó todo el equipo y se mandó directo a México. El domingo acabó la carrera en Austin y ese mismo día guardaron todo para que este lunes empezaran a llegar los primeros contenedores al Distrito Federal. El miércoles debe de llegar todo el equipo. Ya está todo programado en cuanto a vuelos, aterrizajes, recibo de carga y descargue en el aeropuerto”, agrega.

Los autos, uno de los principales activos de toda carrera, viajan en compartimentos especiales y desarmados para un mejor traslado. Unavez que aterrizan en la capital, junto con el resto del material, tienen todas las facilidades para agilizar su arribo al Hermanos Rodríguez.

“En este caso como hay mucha premura, todo lo que está llegando, se le está dando un fast track para que salga directo al autódromo en un traslado que será escoltado. En el autódromo se va a resguardar y ahí se hará el registro fiscal que se va a instalar como otra situación extraordinaria en apoyo a la carrera”, revela.

Ernesto Delarue resalta que estas situaciones extraordinarias buscan apoyar a un evento que pondrá en alto al país a nivel mundial.

“Es importante señalar que esta carrera y el esfuerzo de logística, es por México. Por ello se están dando muchas facilidades en varios rubros, no solo en el tema aduanal, sino en transporte público, seguridad, en todas las áreas involucradas en este evento”, enfatiza el directivo.

México ya transpira a F1.