Se encuentra usted aquí

Un esfuerzo tenaz que redituó plata

27/06/2016
01:08
-A +A

El rostro de sufrimiento delata el esfuerzo que ha hecho José “El Sargento” Pedraza, quien en los últimos metros de la marcha de 20 kilómetros aprieta el paso para colgarse una medalla.

El soldado de tez morena va devorando el tartán del Estadio Olímpico Universitario que en su interior tiene a una multitud entregada al marchista mexicano. Pedraza va en camino a quedar en las medallas pero el sacrificio ha sido mucho.

Desde la salida José Pedraza tuvo inconvenientes. Un competidor pisó el zapato del mexicano y lo rezagó 40 metros que de inmediato borró con paso extenuante que provocó una baja de energía. A los cinco kilómetros ya estaba en la punta con el grupo en el que se encontraban Golubnichy, Smaga, Reimann y el estadounidense Rudy Haluza.

Faltando cuatro kilómetros para la conclusión de la prueba, “El Sargento” ya está en el tercer sitio. El bronce es mexicano, pero aún falta pavimento que recorrer y... otro incidente.

Pedraza en la subida del estadio se tropieza y para no cometer un faul, tuvo que hincar la rodilla en el piso, justo cuando estaba a unos metros de los soviéticos.

Cuando entran al Estadio Olímpico la gente causa un monumental alarido que enciende a Pedraza.

El grito que sí identifica “El Sargento” es el de Jerzy Hausleber, el mítico entrenador que lo arenga a vaciarse en el último tramo para vestirse con otro color que no sea el de bronce.

Pedraza atacó con rabia. Es la primera curva de la pista. Smaga cede ante el brutal acoso. Es rebasado por Pedraza. Pero va tras él. Y el mexicano tras Golubnichy.

El estadio explota en júbilo. Su competidor hizo un rebase y va por más.

Pero en los últimos 50 metros, Golubnichy da el resto; ese que Pedraza entregó en la salida de caminata y cuando se tropezó en la entrada al inmueble.

Golubnichy cronometró una hora, 33 minutos y 58 segundos; Pedraza, una hora y 34 minutos; Smaga, una hora, 34 minutos y 3 segundos. Medalla de plata para Pedraza pero que adquirió destellos de oro por el esfuerzo que hizo “El Sargento” el 14 de octubre de 1968.