FIFA expulsa al ‘mordelón’ Suárez

Deportes 27/06/2014 02:17 Actualizada 03:30

[email protected]

RIO DE JANEIRO.— Luis Suárez fue suspendido por nueve partidos con la selección de Uruguay y cuatro meses de cualquier actividad futbolística por morder a un oponente, y se perderá el resto de la Copa del Mundo.

La FIFA informó que el castigo de Suárez comienza el sábado, cuando Uruguay enfrenta a Colombia por los octavos de final del Mundial. El delantero y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) pueden apelar, pero la sanción seguirá en efecto.

El goleador de la selección Celeste fue sancionado por morder el martes pasado al jugador de Italia, Giorgio Chiellini, durante el partido que Uruguay ganó 1-0 a Italia para avanzar a la segunda ronda del Campeonato en Brasil.

“Este comportamiento no puede ser tolerado en una cancha de futbol, mucho menos en una Copa del Mundo, donde millones de personas están atentas a lo que ocurre”, expresó el director de la Comisión Disciplinaria de la FIFA, Claudio Sulser, según el fallo leído por la vocera del organismo rector, Delia Fischer.

El castigo con la selección uruguaya significa que Suárez probablemente se perderá la Copa América del próximo año, al igual que el inicio de las eliminatorias para el Mundial de 2018. La sanción de cuatro meses lo marginaría del comienzo de la temporada de la Liga Premier con su club Liverpool.

La FIFA también le impuso una multa de 100 mil francos suizos (111 mil dólares).

La sanción, si bien es muy dura, no debe sorprender demasiado, ya que este no es el primer incidente en en el que Luis Suárez tira una mordida a un rival en un partido.

En 2013 recibió una suspensión de 10 partidos en Inglaterra por morder el brazo del defensa del Chelsea, Branislav Ivanovic.

Tres años antes, cuando jugaba para el Ajax holandés, fue suspendido siete encuentros de la liga de los Países Bajos por morder a Otman Bakkal, del PSV Eindhoven.

Unas 500 personas con banderas de Uruguay y carteles contra FIFA asistieron al aeropuerto de Montevideo para recibir a Suárez.

Los aficionados cantaron consingas como “¡el que no salta es un inglés!”.