Brasilia, Río y Sao Paulo, carísimos

Deportes 27/05/2014 00:28 Actualizada 08:31

RÍO DE JANEIRO.— En el gigantesco Brasil los precios de los servicios varían un poco de ciudad en ciudad. Río de Janeiro es, con Sao Paulo y Brasilia, de las más caras.

Para empezar, salir del aeropuerto internacional en taxi puede costar entre 20 y 26 dólares, dependiendo si el destino es el centro, Santa Teresa, Tijuca, Laranjeiras o Flamengo, y 26 a 31 dólares a Botafogo, Copacabana, Ipanema y Leblon.

Una forma más económica de trasladarse desde el aeropuerto de Galeão es con el Real Auto Onibus, un transporte especial que cuesta 6 dólares y tiene diferentes recorridos. Desde la Rodoviaria o terminal de ómnibus, el taxi sale entre 9 y 25 dólares, dependiendo del destino.

En días de Mundial, dormir en la Ciudad Maravillosa puede costar desde 67 dólares por noche en un sencillo hostel, en habitación compartida. En el centro, en cambio, la habitación doble con desayuno incluido se consigue a partir de 200 dólares. Un cuarto doble con baño compartido en una posada de Santa Teresa cuesta 250 dólares y en Barra de Tijuca, la habitación doble con vista al mar vale 570 dólares.

En Ipanema y Copacabana, siempre en Río, las estancias disponibles son por paquete de cuatro noches, a partir de mil 400 dólares la doble, con desayuno. Una habitación en un departamento del barrio Catumbí, zona muy humilde cercana al Maracaná, cuesta 30 dólares. Ya en Leblon, el valor de una habitación privada para dos personas sube a 320 dólares la noche.

Comer en un restaurante puede costar entre 13 y 30 dólares por kilo. Para una cena con entrada, plato principal y un trago hay que calcular entre 35 y 54 dólares. Los sucos de frutas salen entre 2 y 3 dólares; una hamburguesa, de 3 a 8 dólares.

Como siempre, la playa tiene sus propios números: 4.50 la sombrilla, 1 dólar el agua mineral, 1.80 la latita de refresco, 2 la cerveza, 5 dólares la caipirinha y 6 dólares la caipivodka. En este caso, se trata de precios “oficiales”, que seguramente los vendedores querrán ajustar durante el Mundial, así que probablemente habrá que negociar.

Los típicos pareos que se usan para tomar sol sobre la arena cuestan entre 11 y 15 dólares, y un par de Havaianas se consigue a partir de 8 dólares. La oferta gastronómica paulista es la más completa del país y se puede comer en el Mercado Municipal por 9 dólares o en un buen restaurante japonés por 45 dólares.

Dormir en Brasilia, cerca del Estadio Nacional Mané Garrincha, promedia los 315 dólares por noche en una habitación standard doble, con desayuno. El taxi desde el aeropuerto al Sector Hotelero Norte, de la capital brasileña, cuesta entre 19 y 23 dólares.

En el resto de las sedes del Mundial, como Salvador, Recife, Fortaleza, Manaos y Cuiabá, dormir y comer es un poco más barato.

En todas las ciudades viajar en colectivo cuesta un dólar, aproximadamente. El Metro más caro es el de Río, a un dólar con 40 centavos, y el más barato el de Porto Alegre, que apenas cobra 70 centravos de dólar, seguido por el de Belo Horizonte, a 80 centavos. La bajada de bandera de taxi más baja la tiene Manaos, a un dólar 50 centavos y la más cara, nuevamente Río de Janeiro, a 2 dólares. En el resto de las ciudades, el taxímetro comienza a correr a partir de 1 dólar con 80 centavos.

Temas Relacionados
Brasilia río Sao Paulo carísimos